Contenido Nacional o “la mejor política industrial es la que no existe”

Share

Casi todos estos encuentros con participación de conocedores nacionales y de allende de nuestras fronteras, se han llevado al cabo en la Ciudad de México; capital donde hace ya varios lustros, al entonces secretario de comercio, hoy Secretaría de Economía, Jaime Serra Puche, se le atribuyó la tristemente célebre consigna: “la mejor política industrial es la que no existe”. Frase lapidaria hecha pública a finales del gobierno del presidente Carlos Salinas.

La idea de lo dicho fue un botón emblemático sobre la concepción de lo que según debió ser la industrialización de México en las vísperas (1994) de un Tratado de Libre Comercio, y de una apertura del país al mundo. La esfera académica de entonces y sus centros de investigación al igual que un grupo considerable de empresarios se quedaron con las ganas de ser escuchados a plenitud, pues muchas de sus propuestas iban inclusive en contra de aquella aseveración industrial.

La industrialización en su acepción más amplia hizo posible que Corea del Sur, Taiwan y otros países conocidos entonces como los famosos tigres asiáticos, incluida China, hoy se hayan convertido en potencias industriales gracias a que varias de sus esferas productivas generaron cadenas de manufactura en sus diversos procesos que las fortalecieron e impulsaron.

La industrialización ahí fue delineada por un Estado informado e impulsada por las empresas tanto públicas y privadas y sus inversiones.

¿Se habrá aplicado en aquellos países la consigna de que “la mejor política industrial es la que no existe”?

En algún momento de la historia reciente, la industria petrolera mexicana ocupó el primer lugar en la producción de petróleo en aguas someras, gran parte de esa conquista se debió, a que la manufactura para la extracción y producción de componentes y equipo se fue generando paulatinamente en territorio nacional debido a los aportes de las empresas prestadoras de servicios a Petróleos Mexicanos, a la propia empresa petrolera, y sin duda alguna, a los aportes que de forma contundente hizo el Instituto Mexicano del Petróleo.

Bajo la nueva legislación y para el año 2025, PEMEX deberá tener un mínimo de 38 por ciento de CN para su producción en campos convencionales y un 35 por ciento en campos no convencionales. Actualmente ya se trabaja para conquistar esos objetivos, pues Petróleos Mexicanos inició programas destinados a fortalecer cadenas productivas convocando a empresas privadas desde hace varios años.

En aguas profundas el número establecido para CN es del 10 por ciento, porcentaje imposible de satisfacer en voz de expertos en la materia. En este renglón, los últimos cinco gobiernos federales le detuvieron a PEMEX, su arribo tecnológico, hoy ya es tarde.

Con respecto a la naciente industria fotovoltaica en México: ¿existen objetivos, metas o al menos estimaciones no sólo para satisfacer un CN en términos tecnológicos y de innovación para generar una cadena de manufactura especializada sino para fomentar la investigación en universidades del país, que cada vez son más las interesadas en esta materia? Por cierto, invertir en investigación es uno de los requisitos indispensables para crear CN.

Recién concluidas las elecciones del pasado 1° de Julio, en la primera avalancha de acercamientos del sector empresarial mexicano hacia el hoy candidato electo Andrés Manuel López Obrador, se abordó el tema de la industrialización de manera general.

Uno de los encuentros que con mayor énfasis se planteó el tópico fue el sostenido entre Francisco Cervantes Díaz, líder de la Confederación de Cámaras Industriales, la Concamin, con el candidato presidencial ganador.

En aquella ocasión, Cervantes Díaz, pidió a López Obrador, corregir lo que él considera “error histórico” y revertir el rezago provocado por aquella tristemente consigna: “la mejor política industrial es la que no existe”.

Habría muchos otros factores, hechos y situaciones de política pública industrial que se tomaron y otros que se dejaron a un lado en las tres décadas recientes que podríamos citar y que hoy nos darían mayor contexto para ofrecer lo que en meses recientes pv-magazine México ha recogido sobre el tema de CN, tanto con empresarios, investigadores e integrantes de asociaciones y cámaras industriales del sector.

De entrevistas realizadas y testimonios plasmados en artículos, damos cuenta en esta entrega para adquirir luces y perspectiva y vislumbrar hacia donde dirigen a esta esfera económica en términos industriales y de proveeduría nacional.

Iniciamos con las ideas que nos ofreció Javier Romero, director ejecutivo de la Asociación Mexicana de Fabricantes de Equipos Fotovoltaicos, en pieza periodística titulada: “Los retos de la manufactura nacional frente al gran potencial fotovoltaico”, publicada el pasado 15 de mayo.

Pv-magazine México: ¿Es la generación distribuida el eje principal de las empresas que aglutina la AMFEF?

Javier Romero: Los fabricantes nacionales miembros de la AMFEF pueden participar tanto en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) como en el segmento de GD; sin embargo, esta modalidad de producción ha probado ser una rama de la industria donde la producción nacional ha logrado ser altamente competitiva en calidad, costos, tiempos de entrega, garantías y servicio por lo que actualmente sí es el eje principal de las empresas de la AMFEF.

Pv-magazine México: ¿Existe capacidad de producción nacional suficiente y de calidad para los equipos fotovoltaicos que demanda la industria?

Javier Romero: En efecto, tanto en capacidad como en calidad, los miembros de la AMFEF cuentan con los más altos estándares de calidad y de certificación tanto nacional como internacional, además de que, si tomamos la capacidad anual de producción de la industria nacional, se podría cubrir cinco veces la demanda anual de paneles solares en el segmento de GD.

No obstante, lo anterior, de manera desafortunada la competencia desleal y algunas barreras de entrada en lo que tiene que ver con financiamiento han impedido la participación de los fabricantes nacionales en el MEM.

Pv-magazine México: ¿Satisface la regulación en la materia las demandas de la industria?

Javier Romero: En la AMFEF creemos que el Contenido Nacional (CN) es pieza fundamental para el desarrollo de la industria fotovoltaica en México; no obstante, hoy no existe un requisito de CN para los proyectos fotovoltaicos.

Ahora el testimonio de Enrique González Haas, Director General de Schneider México y Centroamérica, en entrevista que titulamos: “Una buena transición también en el área energética”, y publicada el pasado 28 de agosto.

Pv-magazine México: ¿Cuál es su comentario en torno al Contenido Nacional?

Enrique González: Considero que el Contenido Nacional es bienvenido siempre y cuando sea competitivo, si nosotros pudiéramos obtener las facilidades y el nivel de competitividad para fabricar cada vez más en México, yo creo que entonces eso sucedería; el problema es que hay muchas cosas que nos llevan ventaja otros países. Por ejemplo, en la fabricación de semi conductores América no es el continente en el cual se fabriquen y esos tienen que venir de Asia.

Habría que pensar a nivel de continente si realmente en algún momento sería competitivo meternos en ese tipo de inversiones o simplemente aceptar que en su momento no tuvimos las condiciones y entonces aprovechar lo que viene de fuera.

Creo que el Contenido Nacional es bienvenido, pero hay que tener cuidado en no caer en restricciones que pudieran limitar el avance de la nueva tecnología. El Contenido Nacional es una buena intención para crear empleos en México, pero debe estar ligada a la competitividad.

Es el turno de releer a Bernd Rohde, Director General Hannover Fairs México, la entrevista se publicó el pasado 10 de septiembre, y es parte la conversación que titulamos: “La primavera del 2019, traerá un nuevo brillo solar”.

Pv-magazine México: ¿Cuál es su opinión con respecto al tema de Contenido Nacional para esta industria?

Bernd Rohde: Es una cadena que se tiene que dar y se debe dar paso a paso.

Es cierto, hoy en día en una instalación fotovoltaica, la participación de empresas 100 por ciento mexicanas es aún muy baja, pero el potencial es enorme. Hablemos, por ejemplo, de cableado y este es un tema muy trascendente en cualquier instalación fotovoltaica. Tenemos un sinfín de empresas en México que están suministrando cable a la industria automotriz a la aeroespacial.

Con muy pequeños cambios que les hagan a sus productos, ellos van a ser proveedores natos de este sistema. Una exposición como la nuestra permite obviamente abrir la puerta. Las empresas productoras de cables, por ejemplo, que vengan al evento (19 al 21 de marzo del 2019 en la Ciudad de México), les sugerimos que hablen con las grandes empresas trasnacionales del sector y que se conviertan en proveedoras.

Esto mismo paso con la industria automotriz, en un principio todo era importado. Hoy fabricamos autos del mismo nivel y de la misma calidad que aquellos fabricados en las mejores plantas armadoras del mundo.

Ahora es Camilo Serrano, gerente de Atlas Renewable Energy en México, el pasado cinco de septiembre publicamos una entrevista que titulamos: “Una experiencia de inversión en México”, y sobre CN, él nos compartió:

Pv-magazine México: ¿Qué opinión le merece el concepto de Contenido Nacional para la industria fotovoltaica en México?

Camilo Serrano: No tenemos una opinión específica al respecto, lo que nos interesa es que los proyectos y la energía que generen sean lo más competitivos posible y que las reglas fomenten y atraigan la inversión en proyectos de energía en el país.

Pv-magazine México: ¿Cuántos ingenieros, técnicos especialistas habrán de incorporarse en la construcción de Guajiro (proyecto fotovoltaico en el estado de Hidalgo) y al final cuántos serán los que de manera permanente operen el parque solar cuando entre en operación?

Camilo Serrano: La construcción de Guajiro llegará a tener hasta un máximo de 500 trabajadores en el pico y para la operación se espera que haya entre 10 y 20 personas involucradas en la operación y mantenimiento del proyecto.

Desde la ciudad de Guadalajara, Alfonso Ramírez, vicepresidente de la Asociación Mexicana de la Industria Fotovoltaica, también fue entrevistado y esto publicamos el pasado 20 de agosto en la entrevista titulada: “La seguridad, objetivo de todos”.

Pv-magazine México: ¿Tiene alguna opinión sobre el tema de Contenido Nacional?

Alfonso Ramírez, AMIF: Estamos de acuerdo con apoyar al mercado nacional siempre y cuando cumpla con la calidad y eficiencia de los equipos; por ejemplo, en el tema de los paneles fotovoltaicos en el mercado podemos encontrar básicamente dos tipos:

1) proveniente de empresas denominadas TIER 1 que hacen todos los procesos de fabricación desde los waffers de silicio hasta el producto terminado pasando por todos los procesos, y

2) las empresas ensambladoras que compran celdas y todos los materiales que requiere el panel y los ensamblan siendo algunas veces no constantes en la calidad del producto por la variación del suministro de materias primas y mano de obra. Situación que indiscutiblemente debemos trabajar en conjunto para moderar y hacer de la industria fotovoltaica una inversión rentable para los usuarios finales.

Uno de los primeros testimonios que recogimos en el arranque de este proyecto editorial, nos lo ofreció Paolo Romanacci, gerente para México y Centroamérica de Enel Green Power, cuando fue inaugurado el segundo gran activo solar de la firma italiana en nuestro país. Es parte de la entrevista que titulamos: “Don José por los Caminos de Guanajuato: inaugurados 238 MW en San Luis de la Paz”, y publicada el 25 de mayo.

Pv-magazine México: En el arranque de una nueva industria y en cierto sentido, la generación de energía a través del factor fotovoltaico lo es, algunos actores que participan en este nuevo escenario hablan en foros especializados y en corrillos sobre el tema de Contenido Nacional.

Paolo Romanacci: “En este caso sería un error en esta industria, pues una planta como Don José claramente tiene mucho contenido mexicano. Por ejemplo, los paneles son de origen chino, la tecnología de los trackers de origen español; pero al final donde se pone el dinero en la construcción, la obra civil, la mano de obra es absolutamente mexicana. El Contenido Nacional nosotros siempre lo buscamos en la mano de obra. Tener un Contenido Nacional en temas en los cuales en este momento México no produce equipo, significaría que el precio va a subir como ya sucedió en otros países como en Brasil, Uruguay”.

Pv-magazine México: En la edificación de este activo hoy inaugurado, la participación de la proveeduría regional se nos dice, ha jugado un papel importante que trasciende a la obra en cuestión.

Paolo Romanacci: “Desarrollamos mano de obra y desarrollamos empresas locales. Aquí han participado un poco más de 800 trabajadores para el montaje del equipo y entrenamos a más de 300 personas locales, y así hemos creado mano de obra especializada que, si consideramos que el mercado de energías renovables va a crecer, estas personas van a tener un futuro cierto, aunque no sea necesariamente con nosotros. Uno de los temas con los cuales me quedé sorprendido es que el nivel profesional de la industria mexicana es muy alto a nivel mundial y esto es un ingrediente fundamental para conseguir resultados como este, el campo Don José”.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.