El factor fotovoltaico une a los candidatos.

Share

Las líneas de política pública surgen del presidente de la República que son conformadas y enriquecidas por la Secretaría de Energía y por todos aquellos actores e instituciones que dan vida y dinamismo a esta esfera económica del país.

Es por ello que, si se esperaban grandes pronunciamientos entorno a los temas de energía, los espectadores nos quedamos con un superávit de ansiedad por conocer detalles que sólo serán públicos cuando este en pleno desarrollo el nuevo gobierno federal.

Mientras tanto, Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade, Ricardo Anaya y Jaime Rodríguez Calderón coincidieron en apoyar y promocionar las Energías Renovables, no sólo por el gran potencial que tienen en el futuro inmediato sino como factor para hacer frente al Cambio Climático y llevar a un punto de equilibrio el desarrollo Sustentable.

López Obrador candidato por la Coalición Juntos Haremos Historia, señaló que su gobierno fomentará la generación de energía eléctrica a través del factor fotovoltaico, así como el eólico. Sin considerar como energía renovable, la generada a través de plantas hidroeléctricas, añadió que estas serán recuperadas ante el abandono en el cual se encuentran. Descarto un incremento en la generación eléctrica vía nuclear.

Anaya candidato por la Coalición por México al Frente, se pronunció por instaurar dos Programas Nacionales: uno solar y el segundo eólico. Negó un incremento de generación vía nuclear.

José Antonio Meade candidato por la Coalición Todos por México, manifestó que ante el crecimiento que registrará el país es necesario modernizar la matriz energética, y por ello ve en la energía solar y eólica dos palancas para el desarrollo, incluso, más baratas frente a la generación nuclear, la cual no descarto previo una evaluación para ponderar su conveniencia.

Jaime Rodríguez Calderón, candidato independiente, propuso mejorar la producción eólica y solar, y para ello ubico al norte del país como una de las mejores regiones para impulsar estas tecnologías. Sobre el factor nuclear, enfatizo que habría que pensar en modernizar su generación.

El tema de hidrocarburos sólo surgió en torno a refinerías. López Obrador se pronunció por rehabilitar las seis existentes y edificar una más, pues en los últimos 40 años, dijo, no se construyó una sola. Menciono que al día se compran alrededor de 600 mil barriles de gasolinas por un monto de 500 mil millones de pesos, lo equivalente a tres refinerías, aseguro.

Anaya califico de disparate construir una nueva, sí se llegará concretar estaría lista en el 2024, cuando, según él, iniciará el declive en el consumo de gasolinas porque el costo de los autos eléctricos estaría a la par o por debajo del costo de un auto de combustión interna.

Meade no se pronunció sobre la pertinencia o no de una nueva refinería y Rodríguez Calderón sólo pidió a López Obrador que considerará la refinería ubicada en Nuevo León porque contamina mucho.

Meade y Anaya polemizaron sobre el tema de los subsidios a las gasolinas, mientras el primero afirmó que no es ni fiscal ni éticamente justo subsidiarlas, Anaya cuestiono los diversos impuestos añadidos al precio, aunque también se manifestó en contra del subsidio. López Obrador solo puntualizo los altos precios que se pagan en México frente a los existentes en Estados Unidos y Guatemala.

Sobre Cambio Climático y Sustentabilidad, Jaime Rodríguez se pronunció por impulsar el transporte público eléctrico frente al privado y fomentar la construcción de una línea de trenes que vaya del norte al sureste del país. El tratamiento del agua lo definió como uno de sus temas prioritarios.

Sobre el asunto del transporte, Meade lo encuadro como factor que incide en el fenómeno de Cambio Climático y para ello se refirió al proyecto: “100 ciudades para modernizar el transporte público”, el cual busca que el transporte sea más ágil, eficiente y más seguro.

López Obrador señaló que durante su gobierno se plantarían, sobre una superficie de un millón de hectáreas del sureste, árboles frutales y maderables ante la destrucción sistemática de las selvas.

Los moderadores del debate fueron: Gabriela Warkentin, Leonardo Curzio y Carlos Puig.

Al margen de consideraciones ideológicas y políticas, la modernización económica y social del país va de la mano, de manera inexorable, de la modernización del Sistema Energético Nacional, sobre este asunto nadie tiene duda.