¡Vientos! Generadores de Energía

Share

Nunca más oportuno como hoy una conversación con Leopoldo Rodríguez Olivé, presidente de la Asociación Mexicana de Energía Eólica, la AMDEE, que junto a la Asociación Mexicana de Energía Solar, ASOLMEX y la Asociación Nacional de Energía Solar, la ANES, son los organismo que aglutinan a las empresas e industria de las Energías Renovables en México.

Hoy oportuna la charla con Leopoldo Rodríguez porque justo el pasado viernes 12 de julio se publica en el Diario Oficial de la Federación, las líneas generales del sector energético del país en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 (PND).

El documento hace público los objetivos sobre los cuales el gobierno federal habrá de trabajar en materia de energía, su énfasis lo hace en el rescate de las empresas productivas del Estado como son Petróleos Mexicanos y Comisión Federal de Electricidad.

En materia de Energías Renovables, el PND hace un “breve señalamiento”, no a la altura de lo que se ha logrado conquistar en la industria de las energías limpias y renovables; si bien es cierto que la trayectoria de la industria es breve en nuestro país, sus resultados son ya evidentes y en el futuro inmediato sus logros contribuirán de forma contundente al desarrollo económico y social de todo México.

Entre los conocedores del tema se ha dejado de hablar del “potencial” de las Energías Renovables, para subrayar las evidencias sólidas de lo que pueden aportar al mix energético nacional, y coadyuvar a consolidar la Transición Energética mundial, un proceso en el cual los combustibles fósiles están llegando a un climax para dar paso a una convivencia con la generación de energía limpia tan obligada para hacer frente al Cambio Climático y sus graves consecuencias que todos padecemos hoy, en todos los rincones del planeta.

Leopoldo Rodríguez además de ser el actual presidente de la AMDEE es gerente de la división de Energías Renovables de Industrias Peñoles; presidente de la Comisión de Energía Sostenible en “CESPEDES”, e integrante del Consejo Global de Energía Eólica. Cursos estudios de ingeniería mecánica y eléctrica en la Universidad La Salle, y estudios de posgrado en Administración de Empresas en el Instituto Tecnológico Autónomo de México.

Aquí la primera de tres partes de nuestra conversación.

Leopoldo Rodríguez, Presidente de la Asociación Mexicana de Energía Eólica, AMDEE

Pv-magazine Mexico: ¿Cuál es la historia de la energía eólica en México?

Leopoldo Rodríguez: Previo al año 2006, no había más que unos cuantos proyectos pequeños demostrativos y en ese año es cuando se detona el desarrollo con el establecimiento del marco legal.

En aquel año se concretó el primer proyecto mayor perteneciente a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), a partir de ese momento se fueron desarrollando los primeros proyectos en la región del Istmo de Tehuantepec.

Es importante mencionar que desde el origen de esta naciente industria nunca se otorgaron subsidios a los proyectos de Energías Renovables en México, y esto incluye, por su puesto, a la generación eólica. Nunca ningún gobierno lo ha hecho.

Pv-magazine Mexico: ¿Hubiera sido necesario o lo es hoy, otorgar subsidios a los proyectos eólicos o fotovoltaicos?

Leopoldo Rodríguez: Los países que dieron subsidios como lo fueron: Alemania, Dinamarca, España, Estados Unidos, Reino Unido, entre otros, el beneficio que hicieron fue que se generó un número importante de proyectos, justo cuando la tecnología evolucionaba a mayor velocidad y con ello se generaba su abaratamiento.

En cambio en México, los proyectos se fueron gestando por sus propios méritos económicos.

Pero hay que reconocer que el único estímulo que hubo bajo el régimen anterior de los llamados proyectos de autoabastecimiento se dio vía un bajo costo en el servicio de porteo; es decir, el de transporte de energía a través de la red y que se paga a la CFE. Esto sí fue un estímulo.

Pv-magazine Mexico: ¿Todo esto se da hasta antes del 2013?

Leopoldo Rodríguez: Así es, incluso algunos proyectos que se gestaron bajo ese régimen aún están en proceso.

Este beneficio se dio a los proyectos pioneros que fueron instalados en Oaxaca, región en la cual el viento es intenso y constante y debido a ello se justificaron desde el punto de vista económico.

Generar en Oaxaca, pero consumir la energía en otras regiones del país hizo que el porteo se constituyera en un estímulo. Al margen de esta circunstancia, insisto, nunca hubo subsidio.

Justo entre la combinación de subsidios en los países que señalé y la evolución tecnológica que provocó el abaratamiento de las turbinas se generó una gran capacidad de generación en el arranque de la industria en Europa y Estados Unidos.

Uno de los primeros descensos sensibles en los costos de los componentes se da entre los años 2008 al 2009, cuando la tecnología produce turbinas de mayor altura y diámetro en las aspas y con esto motivó el surgimiento de proyectos en otras partes de la República Mexicana, económicamente viables como en: Baja California, Zacatecas, Tamaulipas, Coahuila, Nuevo León y Jalisco.

Hoy hay campos eólicos en 13 entidades federativas y pronto estarán en cinco más. La evolución tecnológica hizo posible el aprovechar vientos menos intensos que los registrados en Oaxaca, pero permanentes por periodos más prolongados que los del propio estado del sur.

A gran diferencia de los rayos del sol, el viento no está en todas partes.

El viento no necesariamente sopla las 24 horas del día, pero si al menos la mitad de los 365 días del año se generan vientos con la intensidad necesaria para generar energía.

Entonces del 2006 que había prácticamente nada de generación eléctrica a partir del viento, hoy tenemos poco más de cinco GW al cierre del 2018, en términos de generación efectiva. Esta cifra equivale cerca al siete por ciento de la generación efectiva total en México; lo cual ya no es poca cosa.

La perspectiva que tenemos con los proyectos que se están construyendo durante el presente año es que se incorporen alrededor de mil 500 MW…

Pv-magazine Mexico: Antes de continuar con los números del presente: ¿Cómo llega el sector eólico al 2013, año de la Reforma Energética?

Leopoldo Rodríguez: Se llega con una visión de seguir creciendo.

Hasta entonces el motor se constituía en proyectos para la CFE que a través de licitaciones se adjudicaba a empresas privadas que le vende toda su energía, pero la gran mayoría de aquellos proyectos se desarrollaron bajo contratos de autoabastecimiento.

Lo comentado es importante porque en un primer momento el impulso así se generó.

Tras las reforma constitucional del 2013, los primeros cambios se concretan hasta el 2016, cuando inician las Subastas de Largo Plazo (SLP).

Pv-magazine Mexico: ¿El esquema de generación vía la tecnología eólica ya demandaba ajuste en la legislación para continuar con su crecimiento?

Leopoldo Rodríguez: Diría que no era algo indispensable, pero si deseable porque el esquema de autoabastecimiento tenía sus complejidades.

El interesado en comprar energía tenía que convertirse en socio de la empresa generadora y una de esas complejidades era, por ejemplo, que los bancos tenían que calificar a las empresas o a los posibles socios y esto era difícil aunque no imposible para las medianas y pequeñas empresas consumidoras que querían participar en los proyectos, les era difícil por cuestiones de recursos.

En aquel momento la generación eólica era un juego de grandes. Dicho esto, sí era deseable crear un mecanismo, un esquema que hiciera más fácil todo este proceso.

La facilidad requerida era que la CFE pudiera comprar energía al sector privado y por el otro lado, que los consumidores de un tamaño menos “sofisticado”, de menor demanda pudieran participar para hacerse de energía más barata.

Con los cambios producto de la Reforma Energética, lo que se permitió fue: Establecer contratos bilaterales sin la complejidad de convertirse en socios de los proyectos, y esto transforma de manera sensible el proceso en algo más accesible.

Pv-magazine Mexico: ¿Surgen nuevos actores en la generación eólica tras la reforma del 2013?

Leopoldo Rodríguez: Diría que a industrias y empresas medianas y algunas pequeñas y a muchas firmas comerciales se les facilitó su participación.

Estos nuevos participantes necesitaban tener un mínimo de carga o carga agregada entre todas sus unidades de negocio de al menos un mega watt de demanda para participar en el nuevo proceso.

Los cambios también abrieron junto con las SLP, un mecanismo importante que asignaba un mayor volumen de energía, colocar más energía en la CFE y/o con privados.

Esto va dando forma al Mercado Mayorista de Energía que con las SLP permiten la participación de CFE Suministro Básico, pero también de privados tanto del sector de la demanda como de la oferta.

En la tercera subasta vimos la participación de privados colocando ofertas de compra y también de venta de energía.

Este inicio del proceso le dio un gran impulso a las Energías Renovables, pero de manera destacada a la eólica y a la solar.

Hay que recordar que en la primera de las tres subastas, la generación vía solar arrasó porque llegó con un precio que fue una sorpresa para todo el mundo. En lo personal sí esperaba precios muy bajos a partir de la tecnología solar, pero jamás pensé que se llegara al precio que atestiguamos todos.

Pv-magazine Mexico: Conociendo esos precios tan bajos y con un ánimo de autocrítica ¿Debido a qué se llegaron a esos precios?

Leopoldo Rodríguez: Se debió a varios factores.

Primero. En el tiempo en que se da la primera SLP, se registra un “bajón” en los precios de los paneles solares, algo muy similar sucedió con los insumos de la tecnología eólica en el periodo del 2012-2013.

Pero podemos decir que a partir del 2016, los precios han ido bajando de manera permanente en los componentes del sector eólico, pues ahora las máquinas son más potentes y eso ha aumentado la capacidad de generación y se produce una economía de escala.

En la generación fotovoltaica se ha dado una consolidación en el eslabón de la manufactura de manera “brutal”, que ha hecho descender los precios. En este punto la tecnología de las empresas chinas ha arrasado.

En cambio la investigación en tecnología eólica y en la producción de su equipo está más diversificada a nivel mundial.

Las SLP fomentaron la competencia y durante los procesos podríamos decir que: “todo el mundo se tiró a matar”.

Pv-magazine Mexico: ¿Debido a los precios alcanzados en la 1era subasta impulsados por las tecnología fotovoltaica, les hizo dudar a las empresas eólicas, el perder su liderazgo en la generación frente a la generación solar?

Leopoldo Rodríguez: La verdad es que sí surgió la duda y hubo una especie de pánico y no fue poca gente entre los colegas del sector que pensaron en esa posibilidad.

En ese momento trate de poner calma entre las empresas eólicas y claro que hubo nerviosismo porque en esa 1er subasta la participación de lo solar frente a lo eólico fue mucho más grande en términos de volumen de mega watts.

Pero desde esos primeros momentos varios colegas eólicos nos empezamos a dar cuanta de algo que ha venido siendo muy positivo, los perfiles de generación entre lo solar y eólico son muy complementarios.

Por razones obvias la solar genera electricidad durante el día y por las tardes cuando empieza a ocultarse el sol, el viento inicia a soplar con mayor intensidad, inclusive suele suceder que el viento continúa soplando con fuerza hasta las primeras horas de la madrugada.

Incluso cuando no se genera electricidad vía sol o viento hay generación hidroeléctrica la cual se puede controlar en su operación, se puede planear el echar andar las centrales hidroeléctricas en momentos específicos.

Hasta este punto de la descripción de la ecuación en la generación no se requeriría el factor térmico, pero lo cual no significa que no sea necesaria; por ejemplo, en días como hoy donde al parecer será toda una jornada nublada, lo térmico sería muy oportuno.

Ahora, bajo este contexto de cómo y con qué tecnologías generar electricidad tenemos que agregar a la ecuación las baterías de las cuales ya estamos esperando que sus precios empiecen a descender igual que ocurrió con los componentes eólicos y solares.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.