“Vivimos con corrientes autoritarias en el mundo que no son afables con las políticas de la Transición Energética”

Share

Hoy hacemos entrega de la segunda de tres partes de la charla sostenida con la autora del libro: “De la Caverna al Mercado, una Vuelta a la Contratación Petrolera”, un texto en el cual el tema de los contratos dentro de la industria internacional de los hidrocarburos se convierte en uno de los ejes principales de la obra mencionada.

En esta entrega, la charla se va introduciendo a los temas que dan sentido a la Transición Energética y a la generación de energía vía el factor fotovoltaico como un proceso que posibilita el desarrollo en aquellas regiones donde la electrificación es insuficiente, generando condiciones de desigualdad en el desarrollo entre comunidades vecinas, entre estados de la República y entre regiones del país.

El factor fotovoltaico como medio para democratizar el acceso a la energía es tema presente en esta charla.

¿En dónde nos quedamos?

Pv magazine México: En cuanto al fenómeno de Cambio Climático que todos padecemos y para el cual tenemos fechas y metas a cumplir en el mediano plazo y en donde la refinación y el consumo de refinados para el transporte acelera la producción de Gases de Efecto Invernadero…

Miriam Grunstein: Aquí el problema no es el consumo de gasolinas, el problema es la sustitución del parque vehicular por autos eléctricos, porque la sustitución requiere financiamiento y el mundo está en un muy mal momento.

Por ejemplo, la bolsa norteamericana está por los aires porque me imagino, Donald Trump le bajo a los tuits. Hemos tenido unas semanas en el Down Jones Industrial Average de 20 mil puntos por arriba, cosa que nadie se imaginaba.

Y esto se explica porque como el Sr. está en campaña y quiere darle gusto a los mercados, pues ese Presidente le ha bajado a los tuits; pero la situación global no es buena y quien sabe cuándo reviente la burbuja de los mercados financieros de los Estados Unidos.

Por otro lado, tenemos corrientes autoritarias en el mundo que no son afables con las políticas de Transición Energética; por ejemplo, Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, este mandatario es absolutamente insensible a los derechos ambientales.

México no está demostrando ser un país remotamente sensible a los temas ambientales. Nuestros tres grandes proyectos de infraestructura tienen cierto grado de daño a la biodiversidad muy importante y me refiero a “Dos Bocas”, “El Tren Maya” que a arrasará con el hábitat de especies muy delicadas y al aeropuerto de “Santa Lucia”, que tiene lo suyo.

Entonces en este momento México no es un país que esté demostrando la mínima conciencia socioambiental.

Lago de Pátzcuaro, Michoacán.

Foto: Jorge Zarco

Pv magazine México: ¿Qué decidir desde tus conocimientos de la industria petrolera mundial sobre las demandas que surgen desde las Conferencias de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que plantean no incrementar la temperatura del planeta más allá del 2° C para antes de que concluya el presente siglo?

Miriam Grunstein: Pero desde ese planteamiento ¿Cómo atacar a los grandes emisores?

Pv magazine México: ¿Qué tendrían que hacer las grandes petroleras de manera inmediata para alinear sus esfuerzos hacia esos objetivos climáticos globales?

Miriam Grunstein: No van a arriesgar el precio de su acción, punto.

No hay que ser ingenuos. Algunas firmas petroleras están apostando al futuro, pero no lo van a hacer a costa del precio de su acción. Porque tienen una responsabilidad gigante frente a sus accionistas y estos están esperando su dividendo.

Y las empresas son organismos cuyos procesos de decisión son complejos, tienen grandes asambleas, votantes, tienen facciones dentro de sus asambleas, directivos con diferentes visiones: Que un día vaya a amanecer el mundo petrolero unánimemente a favor de la Transición Energética me parece una entelequia.

Pero, si comparamos lo que es la industria petrolera hoy con lo que era hace 10 años, hay un marcaje muy diferente y además ayuda mucho el hecho de las redes sociales y es cuando hablo del mercado y no sólo es el mercado de los productos sino el mercado de la imagen…

Pv magazine México: ¿El branding?

Miriam Grunstein: Claro es el branding; por algo BP dejó de ser British Petroleum y ahora es Beyond Petroleum, desde hace ya varios años.

El branding afecta mucho a los consumidores futuros y después de mirar a los “koalitas y canguritos” calcinados (incendios en Australia), esas nuevas generaciones van a oponerse a consumir productos que hieran su sensibilidad, aunque esa población esté “chupando energía” todo el día como ninguna otra generación. Ellos también tienen sus grandes contradicciones: todo el tiempo están conectados a las redes sociales, por lo tanto, consumen energía.

Estos consumidores son los mayores apóstoles de la Transición Energética, por lo tanto, las empresas de energía tienen que satisfacer ese mercado, el cual no se va a dejar satisfacer si las empresas son asociadas con los accidentes como: “Exxon Valdez” de Exxon (1989) o con “Macondo” de BP (2010) o con el “Ixtoc I” de Petróleos Mexicanos (1979); es decir, con todos los ecocidios relacionados con las empresas petroleras.

Sobre este punto: Si tiene que haber un cambio de imagen, pero no puede ser epidérmico, tiene que ser un cambio de imagen que realmente represente un cambio ambiental.

Pv magazine México: En las Conferencias anuales de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, las COP’s se identifica cada vez más una ausencia muy notoria y es la que representa a las grandes empresas petroleras. ¿Tendrías algún comentario?

Miriam Grunstein: Bueno también dales tiempo.

Creo que después de los incendios en Australia habrá más acercamiento, cada que suceda una experiencia socio ambiental como la que ocurre en aquel país, las petroleras se van a acercar cada vez más. Guardando toda proporción es como decirle al tigre: “no comas carne”, eso es pretender que de la noche a la mañana el tigre se vuelva vegetariano ¿No? Por más de un siglo, mucho más, esa ha sido la línea de negocio del bello felino.

Yo si veo que las grandes petroleras modernas están leyendo las señales del mercado, no te voy a decir que las empresas están evolucionando moralmente porque las empresas no tienen moral, están compuestas por muchos individuos con esquemas éticos que dependen del individuo.

Creo que las petroleras si están leyendo las señales del mercado y una de las señales principales es la sustentabilidad.

En días pasados, leí un artículo muy interesante sobre la “sustentabilidad de élite” y es algo que me molesta muchísimo…

Pv magazine México: ¿Podrías definir el concepto?

Miriam Grunstein: La sustentabilidad de élite es la sustentabilidad cara, y a ella sólo podrían tener acceso cierto grupo socioeconómico.

Sobre la sustentabilidad de élite, por ejemplo, una persona me sugirió: “Por qué no haces un cultivo de té”, y añadió: “Yo compro un té orgánico que 100 gramos cuesta cinco dólares”, y mi respuesta fue inmediata: “A mí no me interesa ese mercado”.

Cuando hay un mundo que se muere de hambre y tu línea de negocios se convierte en un té de 100 gramos por cinco dólares, ese mercado no me interesa.

Uno de los más grandes retos de la Transición Energética es que sea un proceso en el cual el costo de la energía sea asequible para todos y lo subrayo: “para todos”.

La Transición Energética tiene que generar justicia social y casualmente me doy cuenta de que, por ejemplo, el pueblito que frecuento la gente no tiene dinero es una comunidad con escasos recursos, la gran solución al abasto energético podría ser la energía solar, porque hoy lo que existe ahí es el gas LP que es inseguro, contaminante y no creo que sea muy asequible para muchos pobladores y por otra parte, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en esa comunidad es tremendamente extorsiva.

La empresa tiene un núcleo de corrupción indescriptible especialmente en ese pueblo y a mí me trataron de extorsionar y claro, no me deje.

Ante tal situación pensé en colocar paneles solares en mi propiedad para electrificar, pero económicamente no me conviene, entonces siento muchísima frustración porque quisiera cortar con CFE, quisiera cortar con las cochinadas de la comisión, pero no puedo porque si actualmente gasto mil pesos al bimestre no es una inversión eficiente los paneles.

Pero creo que si pudiéramos electrificar las zonas donde hay enormes brechas de eficiencia en el consumo eléctrico como las existentes en la región de Villa del Carbón, en donde las deficiencias ahí son constantes y, por lo tanto, el servicio es realmente pésimo, y si ahí pudiéramos colocar paneles solares en todo el pueblo y presionar a CFE para que brinde un mejor servicio se viviría otra situación, algo mucho más interesante.

Resumiendo: colocar en competencia a individuos y sus sistemas fotovoltaicos contra CFE, el servicio de la comisión cambiara totalmente.

Yo también he vivido mi propia Transición Energética y al adquirir una propiedad en aquella comunidad me he sensibilizado mucho a los ciclos de la naturaleza.

Pv magazine México: ¿Entones coincides con la idea de que la fotovoltaica ha venido a democratizar el acceso a la energía?

Miriam Grunstein: Fíjate que sí, y Guillermo Zúñiga publicó una columna muy bonita en el periódico Reforma, en la cual dice que una democratización de la industria energética sería dejar al usuario la decisión para elegir la fuente de energía de la cual se abastecería; pero desafortunadamente por el costo yo tengo que recurrir a la CFE.

Pv magazine México: ¿Cuál es tu opinión entorno a la idea de que el acceso a la energía eléctrica deba quedar establecido desde la Constitución?

Miriam Grunstein: Por supuesto.

Con relación a ello y es algo de lo que me quejaba, cuando me trataron de extorsionar me di cuenta en ese momento, que me estaba “dando de frente” contra un monopolio.

Recuerdo a un académico especialista en el tema de la regulación afirmar que “electricidad es democracia” con declaraciones tan sencillas como contundentes:

• “Sí no tenemos electricidad, no tenemos acceso al mundo”
• “Sí no tenemos electricidad, no nos podemos informar de nuestros procesos democráticos”
• “Sí no tenemos electricidad, no tenemos conocimiento de quienes están moviendo los engranes de la vida política”
• “Sí no tuviéramos electricidad, estaríamos en las cavernas viendo nuestras sombras”

Aquí parafraseando la metáfora de Platón: “La luz la vamos a ver cuándo todos ejerzamos el derecho a la energía eléctrica”.

Ejercer el derecho a la energía significa seguridad pública, pues en las poblaciones donde no hay electricidad o es de mala calidad hay más incidencia criminal. La falta de energía eléctrica es cómplice de la delincuencia.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.