Uno de los Rostros Humanitarios de la Energía Solar

Share

Días previos a que concluyera el 2019, la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA) en trabajo conjunto con la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), dieron a conocer un estudio en el cual se muestra las bondades que la energía solar puede generar para los más de 26 millones de refugiados que hoy por razones políticas diversas se ven obligados a dejar sus lugares de origen, de residencia en todo el mundo.

El estudio: “Energías Renovables para asentamientos de refugiados: Acceso sostenible a la energía en situaciones humanitarias”, publicado durante el Foro Global de Refugiados que tuvo lugar en la ciudad de Ginebra, examina las necesidades de energía en los campamentos de refugiados e identifica soluciones basadas en Energías Renovables; los casos de estudio retomados para la elaboración del reporte se generaron en Irak y Etiopía.

El reporte subraya el papel que tienen las minirredes solares, ya que éstas se destacan por ser capaces de aumentar la eficiencia de las operaciones humanitarias, evitar el costoso consumo de diésel y así apoyar a los refugiados recién llegados con acceso inmediato y confiable a la electricidad.

“Con esta experiencia se comprueba que las soluciones de energía renovable in situ (Generación Distribuida) pueden suministrar de manera rentable a las comunidades de refugiados electricidad confiable y de bajo costo”: según establece uno de los hallazgos del reporte.

El informe se lanzó cuando ambas organizaciones acordaron en un nuevo Memorando de Entendimiento (MoU) para mejorar su cooperación existente en la promoción de soluciones de Energía Renovable para mejorar la situación humanitaria de millones de personas desplazadas de sus hogares hoy.

“En línea con nuestra estrategia global para la energía sostenible, nuestro objetivo es garantizar que los refugiados puedan satisfacer sus necesidades energéticas básicas en el exilio y, al mismo tiempo, minimizar la degradación ambiental. El acceso sostenible a la energía cerrará esta brecha, permitiendo a los refugiados buscar educación, apoyando a las empresas y empresas sociales, estimulando la innovación y mejorando exponencialmente la seguridad y el bienestar de las personas y las comunidades, hasta el momento en que puedan regresar a sus hogares “: Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los refugiados, quien añade: “Este informe y la asociación entre IRENA y ACNUR es el comienzo de una alianza importante para incorporar el acceso a la energía para los refugiados y las personas desplazadas, así como para sus comunidades locales, asegurando que no se queden atrás”.

Francesco La Camera, Director General de IRENA: “Las Energías Renovables pueden cambiar de manera rápida y efectiva las vidas de los refugiados para mejor. Las instalaciones solares pequeñas y medianas conectadas a la red están disponibles son asequibles y pueden brindar energía confiable a millones de personas desplazadas en todo el mundo. Esperamos con interés trabajar de cerca y apoyar al ACNUR en su esfuerzo por proteger la vida en situaciones humanitarias. Las soluciones renovables podrían volverse esenciales para el conjunto de herramientas humanitarias”.

El estudio contribuye a la Estrategia Global de ACNUR para Energía Sostenible 2019-2024 y destaca las principales oportunidades para fortalecer cualquier operación humanitaria que pueda replicarse en otras situaciones similares.

Los hallazgos y las recomendaciones del nuevo informe se basan en datos recopilados de misiones a los campamentos de Darashakran y Domiz en Irak y Tsore y Sherkole en Etiopía.

Concluye que, en Iraq, los apagones siguen siendo frecuentes incluso en los asentamientos conectados a la red, lo que hace que los refugiados y la comunidad humanitaria dependan de generadores diésel costosos y contaminantes.

En Etiopía, la mayoría de los refugiados carecen de acceso confiable a la iluminación eléctrica. Los sistemas solares independientes con bancos de baterías podrían amortiguar el impacto de las fluctuaciones de voltaje en la red. Los parques solares más grandes podrían proporcionar electricidad dentro y alrededor de los asentamientos, así como crear un activo duradero para las comunidades de acogida.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.