Jessica “en el país de las”… Celdas Fotovoltaicas de Don José

Share

En nuestra recién visita al campo fotovoltaico Don José de Enel Green Power, ubicado en el municipio de San Luis de la Paz, Guanajuato, no sólo conocimos la rápida evolución que esta infraestructura ha registrado en los últimos 18 meses, periodo que tiene en operación continua.

Además no sólo fue la puntual actualización que guarda la industria fotovoltaica que nos ofreció Israel Hurtado, de la Asociación Mexicana de Energía Solar, otra de las experiencias de conocimiento adquirido en nuestro viaje realizado en compañía de compañeros reporteros.

La experiencia más relevante desde el punto de vista humano, al menos para quien escribe, fue el haber platicado con profesionales que dan vida a la central eléctrica.

Con Luis Alfonso Ruiz y Carlos Salas hubo la oportunidad de escucharlos y conversar sobre aspectos técnicos y humanos que los impulsan a coordinar los esfuerzos de sus colegas con el fin de  aportar sus conocimientos en la generación de energía limpia.

La atención que de forma particular atrajo el interés de este reportero fue la breve, pero reveladora charla con Jessica Suárez Camacho, una joven mujer egresada de la licenciatura en Ingeniería en Energías Renovables por la Universidad Tecnológica del Norte de Guanajuato, en su sede ubicada en la histórica ciudad de Dolores Hidalgo.

A casi dos años de haber concluido sus estudios, que no su formación profesional porque como bien dice ella: “yo sigo aprendiendo y quiero seguir creciendo”, Jessica ha iniciado su camino hacia alcanzar y romper el tristemente celebre “techo de cristal”.

El pasado 20 de mayo, en nuestra entrevista con Patricia Tatto: “Mujeres en la Energía. Mujeres por la Energía. Mujeres con Energía”, hicimos referencia a lo que significa techo de cristal, un concepto tan abstracto como real, pesado y doloroso para muchas mujeres en sus vidas laborales como invisible resulta para quienes no quieren verlo.

En México, la mujer en el ámbito de las ingenierias empieza a repuntar; no obstante, el mundo de las ecuaciones, logaritmos, derivadas y nodos aún está muy lejos de convertirse en imán para las  jóvenes universitarias.

Dentro de las ingenierías que registran menor matricula femenina de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI a enero de 2018, se encuentran las relacionadas con vehículos de motor, barcos y aeronaves; en orden ascendente le siguen las ingenierias en materia de electricidad y generación de energía; y la más favorecida entre las menos seleccionadas está electrónica y automatización.

Estereotipos socioculturales, indisponibilidad de recursos económicos, escasa información profesional y el estigma de que sí una mujer quiere ingresar al mundo científico tecnológico, en algún momento, tendría que interrumpir su desarrollo ante la posibilidad de la maternidad son algunos de los argumentos por los cuales deciden no ingresar a un mundo “dominado por hombres”.

Un pasaje que hoy ilustra lo que se podría clasificar como uno “techo de cristal” superado fue el que traspaso Hedy Lamarr, actriz austriaca que adquirió popularidad en Hollywood por su interpretación en la película “Sansón y Dalila” (1949); sus logros como actriz fueron reconocidos al igual que los conquistados como ingeniera, actividad que le demandó mayor esfuerzo y dedicación al desplegado en sets cinematográficos.

La protagonista de “Éxtasis” (1933), inventó la técnica del “espectro expandido”, un método que años más tarde contribuiría al “boom” de las comunicaciones de datos vía Wi-Fi.

Casi es consenso: El aprendizaje de las matemáticas no es una cuestión de género; pero el techo de cristal es real, pero no para todos.

Aquí nuestra breve, pero reveladora charla con Jessica en el país de las celdas fotovoltaicas de Don José.

Jessica Suárez Camacho. Enel

Pv-magazine Mexico: ¿Qué te motivo a crecer profesionalmente en un mundo lleno de cables, transformadores, líneas de alta y baja tensión y usando botas con casquillo para recorrer las brechas que separan los paneles fotovoltaicos de Don José?

Jessica Suárez: Pues más que nada fue por la carrera que elegí y que me provocó mucho interés que fue la ingeniería en Energías Renovables.

Es una carrera muy interesante y atractiva y uno de sus propósitos es contribuir a la mejora de nuestro medio ambiente. Al transcurrir mis estudios y ahora en la práctica profesional me doy cuenta de que hice una muy buena elección.

Porque el estudio de las tecnologías limpias para generar energía no solamente impacta de manera positiva al medio ambiente sino porque beneficia a la gente, las nuevas generaciones tendrán un entorno ambiental que favorezca su desarrollo y el mundo en el que vivirán.

Pv-magazine Mexico: ¿En tu familia, en tu entorno más cercano hay mujeres ingenieras?

Jessica Suárez: No, yo soy la primera. Mi hermana menor está estudiando una carrera también dentro de las tecnologías, pero ella decidió irse por la biotecnología.

Pv-magazine Mexico: ¿Cómo ha sido tu desarrollo profesional en un ambiente al cual siempre se le ha etiquetado como “un mundo de hombres”?

Jessica Suárez: He aprendido mucho de ellos, la verdad. Profesionalmente considero que son muy buenos en su desarrollo técnico, he recibido consejos e instrucciones necesarias para la realización de mi trabajo.

Pv-magazine Mexico: ¿Algunos retos a los que te hayas enfrentado por el hecho de ser una de las primeras mujeres ingenieras en el terreno de las Energías Renovables?

Jessica Suárez: Sí los ha habido. Cuando por vez primera llegas a un trabajo en el cual la mayoría son hombres y el ubicarse frente a ellos, junto a ellos, ya es una primera sensación “extraña, novedosa”, digámoslo así.

Frente a esta primera sensación, lo primero que sentí es que una tiene que realizar un esfuerzo mayor, tienes que ser visible, que competir para ser un poquito mejor que ellos.

La mujer puede, podemos y tenemos todo para llegar a ser muy buenas ingenieras e igual que ellos, pero la verdad, muchas circunstancias nos obligan a esforzarnos mucho más que ellos.

Pv-magazine Mexico: ¿Cómo te ves en los próximos años en el mundo de la ingeniera?

Jessica Suárez: Definitivamente con una posición profesional mucho mayor a la de hoy, creciendo.

Lo primero que tengo que hacer es seguir aprendiendo aquí con Don José, que es el nombre de este parque solar, después escalar en alguna vertiente profesional que me guste más, espero seguir teniendo la oportunidad aquí en Enel.

Pv-magazine Mexico: ¿Algún comentario que necesites comunicar a los lectores de esta revista digital, pero en particular a las mujeres?

Jessica Suárez: ¡Qué si se puede! Que esto está lleno de retos, pero eso lo hace más gratificante, porque al final los retos se pueden superar y cuando las ganas se tienen y la voluntad, los retos se pueden superar a veces hasta sin problemas. La realidad es más terrenal de lo que una imagina.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.