“Si al menos en el uno por ciento de la tierra agrícola se instalaran paneles solares, sería suficiente para satisfacer la demanda mundial de energía eléctrica”

Share

Un equipo de investigación de Estados Unidos descubrió que los lugares más eficientes para la combinación de agricultura y energía solar incluyen regiones de América Occidental, África Meridional y Medio Oriente. Las condiciones para cultivos en estas zonas son ideales para mejorar la eficiencia de los paneles.

La combinación de la generación de energía solar y la agricultura ofrece no sólo una solución para encontrar superficies para proyectos fotovoltaicos en regiones como los Países Bajos o Japón, donde la disponibilidad de suelo se está convirtiendo en un problema, sino que también puede mejorar algunos tipos de actividades agrícolas, además de ofrecer un mejor rendimiento de la energía de las plantas solares.

Esa fue la conclusión de un estudio realizado por investigadores de la Oregon State University en los Estados Unidos, que se publicó en Nature.

Los autores del estudio afirman que las regiones más adecuadas para los proyectos “agrivoltaicos” se encuentran en lo que ellos califican como América Occidental, el sur de África y el Medio Oriente. Llegaron a esa conclusión aplicando un modelo para la eficiencia del panel solar que incluye la influencia de microclimas.

El modelo también permitió a los científicos identificar las tres mejores zonas para el potencial de la agrivoltaica como son tierras de cultivo, pastizales y humedales. Esos entornos también ofrecen las mejores condiciones para mejorar el rendimiento de los módulos solares, como altos niveles de insolación, vientos ligeros, temperaturas moderadas y baja humedad.

“Estas son las mismas condiciones que son mejores para los cultivos agrícolas y la vegetación se ha demostrado que es más eficiente en el uso del agua disponible en condiciones mésicas (moderadamente regadas) donde la demanda de evaporación atmosférica está equilibrada por el suministro de precipitaciones”, afirman en el documento.

Beneficios mutuos

Según los investigadores, la energía fotovoltaica no es el único beneficiario de la ubicación conjunta de proyectos solares y actividades agrícolas: “Los cultivos se pueden hacer en la sombra intermitente proyectada por los paneles fotovoltaicos en sistemas agrivoltaicos”, afirma el estudio. “La sombra no necesariamente disminuye el rendimiento agrícola”.

El estudio también se basó en datos de producción de energía de pruebas de campo realizadas por el fabricante estadounidense de automóviles eléctricos Tesla en cinco sitios agrivoltaicos en Oregón. Los científicos descubrieron que el aloe vera, los tomates, el maíz de biogás, la hierba de los pastos y la lechuga se cultivaron con éxito en esos experimentos.

“Algunas variedades de lechuga producen mayores rendimientos a la sombra que a plena luz del sol; otras variedades producen esencialmente el mismo rendimiento bajo un cielo abierto y bajo paneles fotovoltaicos”, declararon los investigadores, y agregaron que los paneles fotovoltaicos semitransparentes pueden abrir nuevas oportunidades de rendimiento de cultivos.

“Si menos del uno por ciento de la tierra agrícola se convirtiera en paneles solares, sería suficiente para satisfacer la demanda mundial de energía eléctrica”, afirmaron los científicos.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.