Taiwan y su incursión en México

Samalayuca, Chihuahua

Share

Cementos Chihuahua y la firma de tecnología Tatung de origen taiwanes, unen sinergias para hacer más eficientes los procesos industriales de la cementara mexicana y así reducir sus costos por consumo de energía, la clave: la incorporación de un sistema de energía fotovoltaica.

En Samalayuca, región a 52 kilómetros al sur de Ciudad Juárez, se ubica una de las plantas más grandes del corporativo mexicano y será ahí donde Tatung promoverá la instalación de un sistema integrado por energía solar. El proyecto es promovido por el clúster energético del estado, así como por la agencia promotora de inversión, ProMéxico.

Chihuahua al igual que su vecino Coahuila, son los estados con mayor radiación prácticamente todo el año: seis kilovatios por hora. Circunstancia que ha hecho posible un intenso proceso de industrialización en el estado grande de México.

Tatung ha utilizado este sistema integrado de energía fotovoltaica a lo largo de muchos años. Con esta iniciativa, han logrado reducir hasta en un 15 por ciento el consumo de energía en su país de origen.

Charlene Lee, gerente de proyectos de Tatung, en declaraciones a la prensa internacional afirma que este es un proyector prometedor para insertarse en el mercado mexicano: “Cementos Chihuahua ha buscado durante varios años un proyecto de energía limpia. En un principio, estaban interesados en la tecnología eólica, pero por las características del estado, la energía solar es la óptima”.

Tatung llega a sus primeros 100 años de operación en este 2018, y este proyecto de energía solar se vislumbra como el mejor paso para ingresar al mercado nacional en sinergia con Cementos Chihuahua.