Una rozagante grosella al amparo de la fotovoltaica

Share

Círculos virtuosos frente a grandes retos del presente: Alimentos naturales nutritivos y energía limpia y renovable.

Con una capacidad de 1.2 MWp generados a partir de 4.500 paneles solares, una siembra de frutos rojos está saliendo avante a pesar de las condiciones climatológicas adversas generadas por los trastornos que el Cambio Climático sigue generando en todos los rincones del planeta.

La firma alemana de la industria de las Energías Renovables Baywa-re, ha confirmado que la utilidad de panales solares va más allá de la generación de energía fotovoltaica.

Los paneles logran que ciertos cultivos se realicen ahí donde sería difícil debido a las características de latitud para la agricultura como las que tiene los Países Bajos, geografía que hasta el momento ha sabido contener la amenaza latente que representa los niveles del Mar del Norte, entre otras circunstancias adversas.

El ejemplo de que si se puede se está gestando en la granja de frutas de Rini Kusters, quien se encuentra en Wadenoijen, ahí los frutos rojos sobreviven al calor y a la humedad: “Los excesos climáticos son cada vez más comunes y son dañinos para las plantas. El desarrollo de hongos en la fruta debido a un clima demasiado húmedo, por ejemplo, es un problema que es cada vez más frecuente.”

La ampliación de lo que fue proyecto piloto el año pasado, hoy ha dado sus frutos.

Satisfecho y aun con mayor optimismo Kusters: “En el día más caluroso del año pasado, registró 10 grados [Celsius] y aún más frío debajo de los paneles solares. En el día más húmedo, las plantas permanecieron secas. Es una solución en la que realmente creo.”

Baywa-re informó en estos últimos días de marzo que en Europa tiene planes para 35 MWp haciéndolos compatibles con diversos cultivos.

El plan de la firma fotovoltaica que inició con la protección a la siembra de frambuesas se expandió a varios esquemas piloto con la asistencia de la Universidad de Wageningen.

Las estructuras metálicas de las centrales solares a Gran Escala podrían reemplazar los túneles de polietileno que generalmente protegen diversos cultivos. Ejecutivos de Baywa-re, han afirmado que están probando su aplicación en otros cultivos dentro del Viejo Continente, incluidas manzanas y peras.

Viveros protegidos por carpas junto a paneles solares. Guanajuato.
¿Y si también se cultiva debajo de los paneles?

Foto: Erik Meza

Stephan Schindele, gerente de producto de agro-fotovoltaica en BayWa-re: “Habíamos creado una de las soluciones frutovoltaicas más grandes y tecnológicamente más sofisticadas de Europa en 2020, con nuestra instalación fotovoltaica de frambuesa de 2,67 MWp en Babberich. Hoy, estamos muy emocionados de continuar este viaje fantástico y ver que nuestros esfuerzos se ven recompensados al ingresar a un nuevo capítulo de la agricultura fotovoltaica con una nueva cosecha de bayas en Wadenoijen.”

Mientras eso sucede en Países Bajos y otras naciones del norte de Europa incursionan en este círculo virtuoso ante lo restringido que resultan sus zonas geográficas, que tal si en Sinaloa, Guanajuato, Jalisco, Zacatecas, Durango o Coahuila, entidades donde se generan miles de MW en centrales fotovoltaicas se echan andar programas piloto para que quizá se siembren jitomates, cebollas o calabacitas … Aunque sean talla cambray.

¿Podría la propuesta contribuir a mejor los ánimos estresados e irritables que prevalece en la industria de las Energías Renovables en México?

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.