Las microrredes inteligentes acabarán con el monopolio energético fósil

Share

Las Microrredes Inteligentes son una de las grandes ideas innovadoras que trae consigo la Transición Energética y es parte indisoluble de las Energías Renovables, de la Eficiencia Energética y del proceso de transición que el planeta está viviendo en la materia.

Estas microrredes son hoy necesarias y obligadas, y por ello Eduardo López experto en el mundo de la generación de la energía vía el factor fotovoltaico nos ofrece detalles y ejemplos de cómo las Microrredes Inteligentes han logrado resolver dinámicas sociales y económicas en varias partes del mundo debido a esta tecnología innovadora y hasta revolucionaria.

Eduardo López

SPM

Aquí el texto que comprarte con los lectores de Pv magazine México, Eduardo López, director de Solar Power México.

El concepto de la micorred energética existe desde la Primera Revolución Industrial (1760 – 1840). En esa época, la generación mediante carbón y madera permitió el desarrollo de pequeñas comunidades que, con el paso de los años, se convirtieron en grandes ciudades conectadas a redes locales y nacionales de energía.

Fue hasta principios del siglo XX, durante la Segunda y Tercera Revolución Industrial, que la centralización de la producción eléctrica con combustóleo, hidroeléctricas y energía nuclear pasó al control estatal; hecho que generó crecimiento y desarrollo económico al permitir la creación de economías de escala y una mayor eficiencia de la central eléctrica.

En la actualidad, las diferentes tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial están provocando una nueva disrupción en el mercado eléctrico mundial. El acceso a techos solares, sistemas de almacenamiento de energía con baterías de ion de litio, el Internet de las Cosas, la inteligencia artificial, los vehículos eléctricos, entre otras, están provocando una nueva descentralización de la red eléctrica que terminará por convertir a las Energías Renovables en un bien común para toda la humanidad por primera vez en la historia.

Gracias a la innovación tecnológica, hoy transitamos hacia un modelo energético renovable donde todos los países buscan dar solución a los retos que postran los nuevos patrones de consumo, las nuevas formas de generación, la convivencia con redes eléctricas anticuadas, cambios en las políticas energéticas y nuevos modelos de negocio que nos permitan configurar un sistema energético confiable, barato, renovable, resiliente y democrático.

Foto Mark Flickr Pilau Ubin

Foto Mark Flickr Pilau Ubin

La tarea de llevar el servicio eléctrico a 850 millones de personas que no cuentan con este servicio actualmente (de acuerdo al Foro Económico Mundial), alcanzar las metas del Acuerdo de París de reducir el 30 por ciento de las emisiones de carbono y transporte para mantener el aumento de la temperatura del planeta por debajo de los 2°C en 2030, así como abastecer eficientemente el crecimiento del 40 por ciento de la demanda global de energía en la siguiente década (de acuerdo a la Agencia Internacional de Energía), es una gran labor global.

Es por todo esto que las microrredes inteligentes representan la piedra angular para iniciar la Transición Energética renovable y la mejor forma para integrar a las industrias, empresas y hogares en la solución de los problemas que enfrentan las redes energéticas mundiales.

Las microrredes inteligentes son capaces de abastecer electricidad a diversos usuarios de una red local debido a su capacidad para autogenerar, distribuir, almacenar y regular el flujo eléctrico —son, en pocas palabras, minicentrales energéticas renovables— resolviendo problemas como los costos de llevar infraestructura eléctrica a lugares remotos o inaccesibles o dar solución a las dificultades de interconexión a una red nacional vieja, obsoleta y contaminante.

Hoy existe un progreso acelerado hacia la descentralización energética. Bajo este nuevo ecosistema eléctrico, gobiernos, industrias, instituciones, empresas y hogares están creando nuevos modelos de negocio que proporcionan un sistema energético local interconectado y autónomo que puede adaptarse a las necesidades de cualquier comunidad e infraestructura prexistente. Las microrredes pueden conectarse a la red eléctrica principal, operar en modelos isleños e híbridos o estar completamente fuera de la red.

De esta forma, cientos de micorredes están en funcionamiento en la actualidad y crecen en número en todo el mundo, liderando la innovación y la Transición Energética renovable lejos de la sombra de las energías fósiles; desde islas y comunidades remotas que buscan autonomía energética o comercios, industrias y hogares que exploran nuevas oportunidades económicas, hasta la ampliación del servicio eléctrico público a través de una mayor participación de Energías Renovables, baratas y limpias.

Un ejemplo de una red comunitaria rural autónoma se encuentra en Singapur. La micorred inteligente de Pulau Ubin, ubicada al noreste de la isla, ofrece energía de manera sustentable a una comunidad de 40 hogares rurales utilizando Energías Renovables disponibles localmente en combinación con sistemas de almacenamiento de energía.

Xiamen University

Xiamen University

En el aspecto comercial, la micorred de la Universidad de Xiamen en China se ha convertido en la primera micorred eléctrica comercial del país, creada entre el gobierno y la industria privada, la cual ha transformado la infraestructura convencional de la comunidad en edificios inteligentes con la integración de sistemas de gestión de demanda energética, servicios de la nube y la generación a partir de fuentes renovables.

Por otro lado, en 2017, el gobierno australiano, Tesla y la empresa francesa Neoen interconectaron la batería de almacenamiento de energía más grande del mundo (100MW/129MWh), conocida como el Sistema de Reserva Hornsdale, con el parque eólico Hornsdale al sur del país, ayudando a estabilizar la débil red eléctrica estatal que ahora proporciona un servicio eléctrico confiable, renovable y barato a más de 30 mil viviendas.

Con estos ejemplos podemos observar que los diversos desafíos que enfrenta la Transición Energética renovable no pueden ser abordados o abanderados por un solo gobierno, una industria, una empresa u otra institución.

Por ello, las autoridades energéticas de México deben desistir en tratar de imponer una visión ideológica que favorezca un modelo energético fósil, ineficiente y contaminante —propio de siglos pasados— que les prohíba a todos los jugadores de la sociedad avanzar hacia el futuro promisorio de las energías renovables, y que al mismo tiempo se interponga a la determinación libre de aquellos que buscan un planeta más limpio, saludable y democrático.

Para conocer más sobre las posibilidades de crear micorredes, la instalación de sistemas de almacenamiento, sistemas fotovoltaicos y diferentes soluciones para la industria de las Energías Renovables, asiste a Solar Power México, la feria líder de la industria solar en Latinoamérica, a celebrarse del 18 al 20 de noviembre de 2020 en el Centro Citibanamex de la CDMX. Para mayor referencia, visita http://www.solarpowermexico.mx/