Instalar paneles solares es una solución, no un lujo

Share

La propuesta editorial de Enlight para los lectores de Pv magazine México hoy sobre los múltiples beneficios de la energía fotovoltaica en más de un sentido.

La energía solar, potente e inagotable, se está convirtiendo en una opción ideal de las empresas e industrias para obtener energía de manera más eficiente y sin imprimir esa huella de carbono que tanto afecta a nuestro planeta.

Por otra parte, el Consejo Coordinador Empresarial informó que, durante 2018, las tarifas de energía eléctrica a escala industrial aumentaron alrededor de 70 por ciento, lo cual hace indispensable que los empresarios busquen nuevas formas de abastecerse de electricidad que no deterioren su salud financiera.

En este contexto, la instalación de paneles solares brinda múltiples beneficios a corto, mediano y largo plazo. Estos son algunos de ellos:

Económicos. Generar su propia energía renovable les permite a las industrias reducir costos y ahorrar hasta 99 por ciento en el pago de sus recibos de luz. Además, el retorno de inversión puede conseguirse desde el cuarto año con una vida útil que supera las tres décadas, donde se obtendrán ahorros por millones de pesos.

Un beneficio adyacente es que tener una instalación de paneles solares aumenta la plusvalía de cualquier propiedad en el mercado inmobiliario, por lo que, automáticamente se contará con un negocio más valioso.

Fiscales. En la Ley General de Cambio Climático de 2012, reformada en 2018, el Estado mexicano se comprometió a dar una serie de incentivos fiscales a las empresas que generen electricidad con recursos renovables. En efecto, según el art. 34 fracc. XIII de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, ya son 100 por ciento deducibles de impuestos la “maquinaria y equipo para la generación de energía proveniente de fuentes renovables o de sistemas de cogeneración de electricidad eficiente”.

El Código Fiscal de la CDMX, en su artículo 279, contempla estímulos a los sectores de alta tecnología, entre los que se encuentran las nuevas tecnologías energéticas y las Energías Renovables: “tendrán derecho a una reducción equivalente al 55 por ciento respecto del Impuesto sobre Nóminas, del 30 por ciento por concepto del Impuesto Predial y del 80 por ciento tratándose del Impuesto sobre Adquisición de Inmuebles”.

Estas deducciones se reflejarán amigablemente en la reducción del tiempo del retorno de la inversión.

Ambientales. Un análisis de la Secretaría de Energía muestra que la instalación de paneles solares con capacidad individual de 1 kWp en 680 mil hogares evitaría alrededor de 1.3 millones de toneladas de CO2. Si esto lo llevamos a escala comercial e industrial, la cifra se eleva mucho más, ya que cada techo industrial puede albergar un sistema 500 veces más grande.

Asimismo, puede pensarse en comprar bonos de carbono para mitigar el impacto ambiental o invertir en bonos verdes para financiar la inversión por la instalación de los paneles. De este modo, la empresa podrá mostrar su compromiso con el medio ambiente al disminuir su huella de carbono y de paso, ser más saludable en el aspecto financiero.

Sociales. Aprovechar la energía inagotable del sol convierte a una empresa en socialmente responsable, lo que automáticamente recibe beneficios: puede obtener el distintivo de Empresa Socialmente Responsable, que otorgan el Centro Mexicano para la Filantropía y la Alianza por la Responsabilidad Social Empresarial en México.

Según NIELSEN, el 71 por ciento de las personas en Latinoamérica prefiere comprar o hacer negocios con empresas social y ambientalmente responsables. El uso de paneles solares mejorará notablemente la imagen pública del negocio, que puede conseguir con mayor facilidad un préstamo o inversión, mientras que un consumidor puede optar por sus productos por encima de otros que no tengan este distintivo.

Ante todos estos beneficios, la decisión de invertir en paneles solares se vuelve impostergable. Este es el momento justo para que las industrias se ayuden a sí mismas a crecer y al planeta a ser sano nuevamente.