“La Transición Energética nos va a costar mucho, mucho más de lo que pensábamos. Algunas petroleras ya están incursionando en ella”

Share

Esta es la segunda entrega de nuestra conversación con Fluvio Ruiz, analista del sector petrolero y con quien platicamos en días recientes en un café muy veracruzano ubicado al sur de la Ciudad de México.

Quien se ha desempeñado como profesor de posgrado de la Universidad Nacional Autónoma de México, del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey y de la Universidad Panamericana, en esta parte de la charla, Fluvio aborda diversos temas, quizá uno de los de mayor relevancia es su concepción de la Reforma Energética y sus Leyes Secundarias.

Resultó ser una conversación tan fluida como aquellas que sosteníamos cuando de él recibía sus opiniones y sugerencias editoriales para diseñar la extinta revista: «El Mundo del Petróleo», una publicación de la cual tuvimos la oportunidad de dirigir durante la primera década del presente siglo.

¿Dónde nos quedamos?

El editor de Pv-magazine México y Fluvio Ruiz, analista del sector petrolero

Pv magazine México

Fluvio Ruiz: Esta descripción que hago (primera parte de esta entrevista), desde mi punto de vista, hizo que Petróleos Mexicanos se fuera deteriorando de manera acelerada tanto material como financieramente.

Aquí retomo una idea de mi buen amigo Carlos Ramos Torres del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo, él publicó un texto en el cual muestra que, en el sexenio de Zedillo, PEMEX entregó el 102 por ciento de sus utilidades al fisco; en el sexenio de Fox, fue 107 por ciento; en el gobierno de Calderón fue 109 por ciento, y en el de Peña Nieto ¡238 por ciento!

Y debido a ello la deuda de Petróleos Mexicanos explota en el sexenio de Peña Nieto; cuando una empresa entrega el 238 por ciento de sus utilidades como impuestos obviamente en esa proporción se incrementar su deuda.

Tras la Reforma Energética del 2013, debo distinguir dos momentos, y esto es algo que nuestro querido amigo Víctor Rodríguez Padilla y yo, hemos escrito en diferentes lugares porque coincidimos: Una cosa es la letra de la Reforma Energética a nivel constitucional como el marco jurídico aprobado en agosto del 2014, y otra cosa muy distinta ha sido su implementación.

Víctor y yo sostenemos que la implementación en la parte final del sexenio de Peña Nieto fue otra reforma. Los acuerdos regulatorios, las decisiones administrativas fueron muchísimo más agresivas contra Petróleos Mexicanos que lo indicado en la legislación secundaria y sobre todo lo que está en la Constitución; pero ahora y esto es muy importante, lo que en realidad está en la reforma constitucional permite muchos marcos jurídicos secundarios, lo cual para algunos, existe la urgencia de realizar arreglos en la legislación secundaria.

Por ejemplo: En la parte más emblemática de la reforma, las licitaciones: En ningún parte del texto dice que son obligatorias. El Estado decide entre asignaciones y contratos.

Pv magazine México: ¿Esta circunstancia aplica para ambas esferas, la petrolera y eléctrica?

Fluvio Ruiz: Incluso para el sector eléctrico, no hay nada que sea obligatorio en cuanto a la reforma constitucional.

Cuando he tenido la oportunidad de impartir seminarios, charlas, me han preguntado: “¿Qué cambiaría de la Reforma Energética? ¿Qué es lo que yo consideraría como agresivo?” Mi respuesta es: No es nada que este en el cuerpo de la Constitución; es decir, de lo que se modificó en los Artículos 25, 27 y 28.

Lo que yo cambiaría es el octavo transitorio de la Reforma Constitucional, que indica que las actividades de exploración, producción y las de generación y distribución de electricidad son de interés social y orden público y están por encima de cualquier otro. Eso es lo que yo cambiaría.

Ahora, elevar a rango constitucional el extractivismo ya me parecería un exceso.

Regreso: Con la reforma constitucional se puede tener muchos modelos en cuanto a legislación secundaria. Creo que esta parte es rescatable en la cual no hay nada que se indique como obligatorio.

Pv magazine México: Al margen de que regresemos cuando lo creas conveniente al tema de la Reforma Energética y las posibilidades que ofrece: ¿Cómo percibe Fluvio, el conocedor de la historia de los hidrocarburos en México, el mundo de las Energías Renovables que empieza a detonar por allá de 1973, con la primera gran crisis de los hidrocarburos a nivel mundial?

Fluvio Ruíz: Antes de contestar, permíteme traer a colación un tema.

Efectivamente, el tema de la Eficiencia Energética inicia con el sock del ’73, cuando se cuadruplican los precios del petróleo. Una de las consecuencias fue que los países industrializados crearon la Agencia Internacional de la Energía (AIE), organización a la que yo no sé porque se integró México como una de las consecuencias políticas de la Reforma Energética del 2013.

Pv magazine México: Y pareciera que la integración fue tardía…

Fluvio Ruíz: Fue tardía y es a un club al cual no pertenecemos, el único productor importante de petróleo en la AIE es Noruega, que se integró cuando no lo era, y de hecho ese país nórdico tiene un estatus especial dentro de la agencia.

Hay un dicho muy cruel sobre este tema que dice: “Quienes impulsaron el ingreso de México a la AIE han de creer que, porque el amo te invito a comer a su mesa, ya te conviertes en parte de su familia. Pero no, no eres de la familia solo te invito a comer”.

Habría que revisar la pertinencia de la permanencia de México en esa agencia.

Pero dejando atrás la anécdota. Me parece que los alemanes y los países del Norte de Europa son un ejemplo de un esfuerzo importante de los Estados Nación para ir transitando hacia las Energías Renovables.

Primero como una preocupación de Seguridad Nacional porque esos países no son productores de petróleo; por las crisis energéticas que se suceden desde el ’73; porque hoy, aún tenemos un porcentaje importante de crudo que proviene de regiones inestables como Medio Oriente y ahora también de África adquiriendo relevancia petrolera o de Rusia y sus relaciones no tersas con sus naciones vecinas.

Tras este contexto y después por el ascenso, por fortuna, de las preocupaciones ambientales es que se va gestando una responsabilidad global con el planeta.

Sin embargo y tratando de expresar lo mejor posible, no soy muy optimista, no porque no crea en temas ambientales y todas sus circunstancias sino porque pensando en la Transición Energética como medio para diversificar la matriz energética en el cual adquieran un peso definitivo las Energías Renovables eso nos va a costar mucho, mucho más allá de lo que pensábamos.

Hay muchos elementos de inercia en los modelos económicos, en los sistemas productivos, en los patrones de consumo que hacen que esta transición sea más lenta en términos globales por más que haya una eclosión de nuevas tecnologías y su reducción de costos como, por ejemplo, en la generación fotovoltaica, descensos que jamás se hubieran pensado hasta hace 15 años.

No obstante, la matriz energética global no ha variado demasiado, sólo se han registrado variaciones en porcentajes menores. Recién leí algunos datos que para el 2050, la mayor parte de los autos que se vendan serán eléctricos, lo cual quiere decir que el parque vehicular mayoritario para dentro de 30 años seguirá siendo de combustión interna.

La sustitución de un parque vehicular va a implicar otros retos que también van asociados con la generación de electricidad. Si se tiene un parque vehicular mayoritariamente eléctrico, pues se necesitará generar más electricidad, no hay de otra, y difícilmente no se va a prescindir de combustibles fósiles.

Por ello creo que la transición va a ser más lenta amen de los intereses económicos, políticos, de las circunstancias de cada país; hace 15 años Estados Unidos en su matriz de consumo de energía primaria tenía en primer lugar al carbón; China hoy, no es una situación diferente.

Termoeléctrica Rio Escondido

Foto de Wikimedia Commons

Nadie te puede obligar como país a que dejes de utilizar un recurso del cual eres rico para ir a una transición en la cual te será difícil debido a la escasez de fuentes de generación.

Todas estas series de cuestiones me parecen que van a provocar que el proceso sea más lento como no hubiéramos querido.

Ahora hay unos rasgos que veo y muy importantes para el largo plazo. Existe una cuestión cultural que se va consolidando y es que hay encuestas en las cuales, en Estados Unidos, los menores de 30 años prefieren utilizar el transporte público, y este dato en ese país es algo muy importante.

Un amigo noruego de la industria petrolera me decía que en su país hay una suerte de estigmatización social hacia la industria de los hidrocarburos.

Estos cambios culturales van a propiciar que se vaya acelerando la Transición Energética que se tiene y se debe dar por simple supervivencia.

En este momento recuerdo al Dr. Mario Molina, quien ha dicho: “Primero nos vamos a acabar la atmósfera y después las reservas petroleras”.

Dicho lo anterior, como dijera Mario Benedetti: “Siento que vamos lento, pero bien”.

Pv magazine México: ¿El haber contado con considerables reservas de hidrocarburos provocó que México cayera en una zona de confort, como para no haber imaginado su futuro energético?

Fluvio Ruiz: Tu planteamiento me trae a la mente la célebre idea de Ramón López Velarde en su poema, “La suave patria”: “El Niño Dios te escrituró un establo y los veneros del petróleo el diablo.”

Lo que es una realidad es que el Estado Mexicano que tuvo fases tan autoritarias nunca tuvo la capacidad de tener la autonomía suficiente para imponerse sobre los poderes económicos, facticos, y hacer una reforma fiscal que ha sido necesaria desde que se agotó el modelo agroexportador a inicios de los años ‘70´s.

Desde entones se ha pospuesto una gran reforma fiscal que a este país le urge. México, por ejemplo, recaba 16 puntos del Producto Interno Bruto, el promedio de América Latina es 21 por ciento, con estos números no podemos aspirar a un sistema educativo como el finlandés cuando no se tiene un sistema recaudatorio ni siquiera como el de Nicaragua, ellos recaudan más que nosotros en proporción al PIB.

Para el Estado Mexicano la cuadruplicación de los precios en el año ’73, que hizo rentable explorar y desarrollar Cantarell, le significó evitarse ese conflicto con la oligarquía nacional en la parte económica y como consecuencia le ha evitado, hasta la fecha, impulsar políticas públicas sostenidas de inversión y desarrollo tecnológico.

En el sector ha habido retrocesos desde que se creó el Derecho para la Investigación Científica y Tecnológica con la reforma del 2005, que le dio una cantidad importante del .05 por ciento del valor de la producción para el Instituto Mexicano del Petróleo, que se elevo a .65 por ciento del valor de la producción y hoy ese porcentaje del valor de la renta petrolera es aún menor.

Entonces no ha habido un esfuerzo sostenido en investigación y desarrollo tecnológico y estamos en una situación de franca dependencia e incluso en el sector, la dependencia pareciera que se puede acentuar sino se corrige esa idea que le han dicho mucho el actual director de PEMEX, de no ir a aguas profundas; pero a aguas profundas vamos a tener que ir en 10, en 15 o en 20 años sino se hacen los esfuerzos sostenidos aunque sea en investigación y formación de recursos humanos, cuando tengamos que ir y, aquí ya no será cuestión de voluntad, cuando tengamos que ir será en la misma posición subordinada en la que nos encontramos, por ejemplo, en la integración energética con Norte América.

Para regresar a López Velarde… Tristemente tenía razón.

A diferencia de lo que hicieron los países escandinavos que tienen petróleo y su consumo de hidrocarburos es muy pequeño. El caso noruego, por ejemplo, que tiene mucho petróleo su estado de bienestar se basa en la recaudación de los impuestos llamémosles “normales”, aquí gran parte de la riqueza petrolera se ha acumulado en ese enorme y famosísimo fondo que existe en ese país para las futuras generaciones de vikingos.

Este debería ser el ejemplo: No se puede fincar el desarrollo integral de una nación en un producto que no es renovable que además está sujeto a ciclos de precios que en momentos sirven como puntal financiero y en México lo han sido en los ‘70s, 80’s y luego hacia 2011 y 2012 con precios arriba de 100 dólares por barril; pero como parte de una historia larga estos momentos han sido pequeños lapsus.

Pv-magazine México: ¿Cuál tu opinión sobre las grandes petroleras internacionales en su incursión al mundo de las Energías Renovables, que hasta donde entiendo, no es un ingreso optativo, es una incursión casi obligada dentro del actual contexto de la Transición Energética y Cambio Climático?

Fluvio Ruiz: Déjame decirte. Fui parte de una minoría muy pequeña que obviamente no consiguió su cometido desde la reforma del 2008, planteábamos lo que dices, que se le fueran dando herramientas a PEMEX para irse convirtiendo en una empresa energética porque, sin duda, ese es el futuro y hacia allá debemos llevar nuestra empresa petrolera, y esta es una cuestión de mediano y largo plazo porque los hidrocarburos en 50 u 80 años serán remplazados.

Justo en este momento habría que aprovechar las fortalezas que existen todavía dentro de las empresas del Estado para que en la posición que todavía tienen dentro del sector puedan ir evolucionando hacia lo que hoy se está calificando como empresas energéticas.

Habrá nichos de los hidrocarburos que tendrán que permanecer en el tiempo como la petroquímica, sector que seguirá siendo muy relevante; pero ya en un nicho fundamental como lo es hoy el transporte, paulatinamente la participación de los hidrocarburos ira descendiendo.

Hoy las grandes firmas que están incursionando en este proceso como Shell, Total, BP, Exxon, todas compañías con sus respectivas circunstancias van evolucionando por ese camino y creo que nosotros también deberíamos ir viendo con mucha seriedad cuáles serían nuestras agarraderas hacia el futuro.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.