“Hacia una ruta de 3.2° C en el incremento de la temperatura de nuestro planeta”

Share

“Hola desde Madrid.

En este segundo día de la COP 25, prácticamente todas las conferencias que se están efectuando hablan de la necesidad de incrementar la ambición en las metas para reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero, incluyendo las que resultan de la deforestación y de los cambios de uso de suelo.

Las propuestas de las naciones durante y después del Acuerdo de París, incluyendo las de México, han resultado insuficientes porque nos colocan en la ruta de 3.2°C por encima del promedio pre-industrial.

Esta ruta es excesiva en términos de las alteraciones climáticas.

Los especialistas nos alertan que un incremento de 1.5°C es lo máximo que podemos arriesgarnos sin desatar fenómenos que siguen una espiral peligrosa de retroalimentación. Por ejemplo, el derretimiento de la capa de hielo del Ártico permite que los rayos solares sean absorbidos por el agua obscura en lugar de ser reflejados por el color blanco del hielo.

Esto provoca que la temperatura del agua suba y derrita más hielo, y deje más agua expuesta al sol lo que desata un círculo vicioso.

Lo mismo puede decirse de la liberación de metano por el derretimiento de las capas de hielo permanente (permafrost) en Siberia y Alaska ya que este gas tiene un efecto invernadero mayor que el bióxido de carbono. Más metano en la atmósfera significa mayor calentamiento, lo que significa más permafrost derretido y la emisión de mayores cantidades de metano y, por tanto, mayor temperatura.

Hay una preocupación real entre los científicos de que alguno de estos mecanismos ya se hayan echado a andar y que será prácticamente imposible pararlo.

Desgraciadamente, hay gente que piensa que la naturaleza puede esperar mientras seguimos planeando infraestructura que emitirá más Gases de Efecto Invernadero. Esta gente, en la actitud clásica del avestruz que no quiere ver nada de lo que pasa alrededor, esconde la cabeza y piensa que nada va a pasar.

Mientras, los incendios forestales, las sequías, las inundaciones, los huracanes, y las ondas calientes y las congelantes siguen anunciando que el Cambio Climático ya llegó.

De nosotros depende si llega para quedarse”.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.