Agua potable de origen fotovoltaico

Share

Porque contamos con ella no la valoramos del todo, pero para millones de personas y miles de comunidades, la falta de agua potable está retando la inteligencia para llevar el vital líquido donde hoy sólo lo obtienen a “cuenta gotas”.

Zonas costeras con altas temperaturas, su nula precipitación pluvial que al sumar ahora los efectos del cambio climático están provocado, en esas regiones, el incremento en los niveles de sequía y con ella las dinámicas de vida se están transformando negativamente de una manera acelerada.

De acuerdo con un reporte de la universidad de Michigan, jóvenes mexicanos de la universidad de Sonora y un grupo similar de aquel centro universitario estadounidense, están en pleno proceso para diseñar un equipo técnico que destila agua de mar a través de energía solar y convertirla en potable mediante un proceso sencillo y de fácil acceso.

El equipo solar puede transformar 150 litros por día de agua salina, pero todo parece indicar que el volumen podría llegar hasta los tres mil litros cada 24 horas en una primera etapa.

Esta capacidad de transformación ahí en el lugar donde se requiere, in situ, equivale en poblaciones costeras de Sonora como Tastiota, el transportar hasta cinco pipas de agua dulce que recorren alrededor de 100 kilómetros para llevarla a los consumidores.

Tras obtener agua potable, el proceso vía energía solar produce salmuera, líquido con una alta concentración de sal que puede ser usado para procesos de conserva de carnes y pescado, entre otros, lo que conlleva a un circulo virtuoso económico.

Iulia Mogosanu y Pablo Taddei, estudiantes de posgrado de ambas universidades con asesoría del profesor José Alfaro de la escuela para el Medio Ambiente y Sostenibilidad de la universidad estadounidense, han convertido la intensa radiación solar de Tastiota en factor de vida para su cada vez disminuida población local.

De acuerdo con el equipo de investigadores, el proceso es viable desde el punto de vista comercial debido al proceso por el cual se obtiene la salmuera que es altamente rentable, así como la obtención de agua dulce con la cual lavan el producto de la pesca que es la actividad económica principal de la región.

El proyecto ha contado con el apoyo de la Universidad de Sonora y con fondos del Centro para Sistemas Sostenibles, el Instituto de Energía y el Instituto Erb, así como con fondos iniciales del Instituto Graham.

Esta tecnología solar vía paneles fotovoltaicos, del cual aún no se revelan los detalles técnicos, es posible llevarla a sitios con condiciones similares que prevalecen en Tastiota y algunos ya han sido identificados en comunidades de África Occidental, en Perú y la costa de Chile.