La Otra Mitad de Deer Park (I)

Share

Fluvio Ruiz. Analista del Sector Energético Mexicano

Foto: Jorge Zarco

Antecedentes

En 1992, Pemex inició negociaciones para formar una alianza estratégica en la industria de refinación en los Estados Unidos. El objetivo principal de este proyecto era colocar, a largo plazo, crudo Maya en una refinería con alta capacidad de conversión.

La estrategia de Pemex/PMI para promover proyectos de coquización a través de contratos de largo plazo, como el que se negoció con Shell Deer Park, permitió extraer un mayor valor del crudo Maya en América, el cual se ha visto reflejado en un adecuado precio de venta.

El volumen contractual de suministro de crudo Maya, pactado originalmente para el periodo de 2013 a 2023 fue de 170 mil barriles diarios. En el año 2018, se renegoció el contrato y se acordó ir reduciendo paulatinamente el suministro de Pemex a la refinería de Deer Park, como parte de una negociación que se saldó en el mes de mayo de ese año. Actualmente, Deer Park adquiere alrededor de 70 mil barriles diarios de crudo Maya.

También se acordó en mayo de 2018, realizar una inversión de 251 millones de dólares en mantenimiento e infraestructura, con el objeto de incrementar el margen de utilidad en 170 millones de dólares por año. Esta decisión dio lugar al mantenimiento mayor realizado en 2019, que provocó el cierre temporal de la refinería, trayendo como resultado un rendimiento negativo para ese año. En 2020, Deer Park, como toda la industria petrolera mundial, sufrió las consecuencias de las medidas de confinamiento que, en Estados Unidos, provocaron una reducción de más de 2.5 MMbd en la demanda de gasolinas.

En cuanto a la utilidad acumulada para PMI desde el inicio de la sociedad en 1993; esta se estima en aproximadamente 2,125 millones de dólares. Es importante hacer notar que desde 2012 a la fecha no se han pagado dividendos, ya que las utilidades han sido reinvertidas en la propia refinería.

En el año 2016, el contrato con Shell Deer Park representaba el 20 por ciento de las exportaciones totales de crudo pesado y el 31por ciento del crudo pesado total que se exportaba a Norteamérica, que es nuestro principal mercado. En la actualidad, el volumen entregado en Deer Park, representa el 14.8 por ciento de las exportaciones totales de crudo pesado y el 22.4 por ciento del crudo pesado total que se exporta a Norteamérica. Este contrato le sigue permitiendo a PMI hacer una valuación más agresiva del Maya para el resto de los compradores en el mercado de América.

Desde 2016, Shell Deer Park empezó a solicitarle a Pemex, reducir su volumen de entrega en aproximadamente 33 mil barriles diarios, durante tres meses a partir del primer trimestre del 2017; con el fin de realizar pruebas con otros crudos más baratos. También planteaba que, a partir de 2018, hubiera una reducción de 102 mil barriles diarios en el suministro de Maya, dejándolo en 68 mil barriles diarios hasta el término del contrato en 2023. Este planteamiento se hizo con el argumento de mejorar la rentabilidad de la refinería.

Tras realizar las evaluaciones correspondientes, PMI concluyó que el ingreso por exportaciones de crudo Maya se maximizaba al mantener el contrato de Shell Deer Park sin modificación alguna. Shell aceptó en ese momento; pero las presiones continuaron hasta que, como ya vimos, finalmente el contrato fue renegociado en mayo de 2018.

En todos los escenarios, PMI estimó que Shell Deer Park seguiría comprando 70 mil barriles diarios de Maya a partir de 2023, debido a las características de la configuración de la refinería.

De acuerdo con lo informado por el Director General de Pemex, el pasado 26 de mayo, en la actualidad, la “dieta” de 340 mil barriles diarios de la refinería de Deer Park se compone en un 36 por ciento de crudo Maya, 21 por ciento de WTI, 21 por ciento de crudos canadienses, 17 por ciento de WTI Ligero y cinco por ciento de otros crudos. En contraste, la “dieta” total de Dos Bocas será de crudo pesado Maya.

Como se desprende de estos antecedentes, con la asociación Pemex/PMI-Shell Deer Park, no se buscaba obtener productos refinados (gasolina, diesel, turbosina etc) para suministrarlos a México a un menor precio.

El objetivo que se buscaba era una salida para el crudo Maya. También que el precio fijado para Deer Park, sirviera como cuña para vender el crudo mexicano al mayor precio posible, a todos los refinadores de la Costa Norte del Golfo de México. Esto finalmente, se logró con proyectos de largo plazo y gracias a la construcción de varias coquizadoras en la Costa Norte del Golfo de México.

Hacia la disolución de la sociedad

Cuando los márgenes de ganancia de la refinería de Deer Park se reducían, Shell se quejaba de que el crudo Maya que le entregaba Pemex era muy caro y que eso le impedía obtener mayores ganancias. La respuesta de PMI siempre fue que el precio era igual para todos los compradores en la Costa Norte del Golfo de México. Frente a la postura de PMI, Shell argumentaba que podía tener acceso al crudo pesado canadiense, que es más barato: ese fue uno de sus argumentos en la renegociación del contrato en el 2018. En la base de su argumentación, estaba el hecho de que Shell Deer Park, pensaba que a la larga iba a existir un gran suministro de crudo canadiense gracias al oleoducto Keystone XL …mismo que suspendió Joe Biden tan pronto asumió la Presidencia de los Estados Unidos. De manera que el acceso al crudo canadiense, pesado y barato, por el momento se encuentra cancelado.

En los últimos años, a las tensiones propias de una sociedad en la cual uno de los socios es el principal proveedor de la materia prima; se agregaron las repercusiones de la estrategia de Shell para convertirse en una empresa energética, más que solamente petrolera. Una de las vertientes de esta estrategia ha implicado la venta de refinerías, por lo que el objetivo gubernamental de garantizar el abasto de combustibles al mercado mexicano, teniendo a Pemex como actor central, resultó perfectamente compatible con el “giro ambientalista” de Shell.

 

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.