México es una potencia solar que debe brillar

Share

Eduardo López, Director de SPM

SPM

La primera encuesta realizada de manera conjunta por Solar Power México, AMIF y CAMEXA, titulada “Perspectivas de empresas internacionales sobre la industria fotovoltaica del país”, estuvo conformada por la opinión de más de 30 empresas internacionales del sector fotovoltaico establecidas en México.

Los resultados son contundentes: el 80 por ciento de las empresas encuestadas opinó que los recientes cambios en la política energética por parte del gobierno federal buscan limitar las Energías Renovables en el país para favorecer la generación de energía eléctrica mediante el combustóleo.

En la misma proporción, 80 por ciento de las empresas internacionales observaron que los cambios en las directrices energéticas pondrán en riesgo las metas de México estipuladas en el Acuerdo de París. Ambos resultados, en proporciones idénticas, son un síntoma inequívoco de que los empresarios perciben que el rumbo de la política energética del país va en sentido contrario a la Transición Energética renovable global y en detrimento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Esta perspectiva resulta sorprendente si tomamos en cuenta que durante el primer trimestre de la pandemia, las únicas fuentes de energía que crecieron en demanda, inversiones y nuevas instalaciones a nivel global fueron las renovables, con 1.5 por ciento, mientras que el petróleo cayó en más de ocho por ciento. Esta tendencia muy probablemente se mantendrá en todo el 2020 y continuará aumentando exponencialmente hacia 2050.

La misma radiografía se ve más nítida en Europa. El último informe de la consultora Ember sobre el sector energético europeo, reveló que la generación a través de Energías Renovables (40 por ciento) en los 27 miembros de la Unión Europea durante el primer trimestre de 2020, superó a la generación por combustibles fósiles (34 por ciento) por primera vez en la historia.

Así, mientras diversas economías de todo tamaño en diferentes continentes avanzan aceleradamente hacia la adopción de las Energías Renovables, en México los empresarios de compañías internacionales perciben que el gobierno federal busca limitarlas. En su opinión, el objetivo es favorecer a la energías más caras y contaminantes que tiene el Estado: el combustóleo y el carbón.

No por nada, la Unión Europea y los gobiernos de Canadá y Estados Unidos han expresado —en diferentes cartas enviadas a la SENER y a la Secretaría de Economía que hasta la fecha no han sido contestadas— su preocupación sobre los cambios unilaterales en las políticas energéticas nacionales que dañan la confianza de los inversionistas, los futuros proyectos de inversión en Energías Renovables, la seguridad jurídica y los compromisos de México en sus acuerdos internacionales más importantes: el TMEC, el TLCUEM y el Acuerdo de París.

A pesar de que en nuestra encuesta el 70 por ciento de las empresas mostraron optimismo en que el TMEC y el TLCUEM ayudarán a fortalecer la confianza en las inversiones del sector energético renovable, diversos expertos y ex embajadores de Canadá y Estados Unidos coinciden que sin la voluntad política del gobierno mexicano y sin señales claras hacia el respeto del marco jurídico, los tratados solo se convertirán en ventanas para litigios de arbitraje internacional donde México lleva todas las de perder.

No obstante, en el lado brillante de la moneda, la encuesta de Solar Power México también reveló que para el 60 por ciento de las empresas, México está entre los cinco principales países más relevantes para sus compañías a nivel global y que —a diferencia de otros países donde las principales variables para invertir son el marco regulatorio o la certidumbre jurídica—, en México son el tamaño de nuestro mercado y nuestras ventajas competitivas en el sector.

Esto quiere decir que las empresas internacionales ven las ventajas y el potencial que tiene nuestro país en cuanto a las Energías Renovables. Si México cuenta con la tercer mejor irradiación solar del planeta, el 85 por ciento de su territorio es apto para proyectos fotovoltaicos, poseemos el capital humano especializado para toda la cadena de valor y tenemos en abundancia el litio, el recurso natural que hará posible el almacenamiento y la adopción masiva de las Energías Renovables, es lógico que nuestras ventajas competitivas sean las que encabecen la razones para invertir en las Energías Renovables del país.

Este potencial, por más acuerdos y limitantes que se impongan en el corto plazo, no se podrá detener, pues la labor de electrificar al país ya no es solo responsabilidad del gobierno, sino también de empresas y ciudadanos. Así lo demuestra el hecho de que el mercado de Generación Solar Distribuida (GSD) en México, “los techos solares”, tuvo un crecimiento espectacular en 2019 con una capacidad instalada de casi 1GW (975MW) y 129,893 contratos de interconexión acumulados, lo cual arrojó un 41 por ciento y 37 por ciento de crecimiento respectivamente. Incluso, la Comisión Reguladora de Energía prevé que el crecimiento de la GSD en 2020 sea de hasta 45 por ciento a pesar de la pandemia del Coivd-19.

Con este diagnóstico, Solar Power México busca que todos los jugadores de las Energías Renovables consideren a nuestra feria tecnológica como el lugar ideal para poder generar negocios, tener acceso a transferencia tecnológica y lo último en conocimientos del sector, así como el espacio para dialogar en torno a las políticas públicas energéticas renovables, y así, incentivar proyectos e inversiones que nos permitan convertir a México en la potencia solar que está destinada a ser.

Solar Power México, la feria líder de la industria fotovoltaica de Latinoamérica, se celebrará del 18 al 20 de noviembre de 2020, en el Centro Citibanamex de la CDMX.
Para mayor referencia, el sitio web de SPM es: http://www.solarpowermexico.mx/

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.