La energía fotovoltaica como solución ante desafíos

Share

Un análisis con números reveladores de cómo se comporta la generación de energía fotovoltaica en ambos países durante la actual crisis sanitaría.

Una nueva propuesta editorial de nuestro colega Eduardo López, Director de Solar Power México.

Eduardo López. Director SPM

SPM

Hoy más que nunca podemos ver por qué la generación de energía es una actividad esencial y estratégica del Estado. Enfrentar la primera gran pandemia de este siglo y la caída abrupta de los precios del petróleo al mismo tiempo, se ha convertido en la prueba más desafiante para los servicios eléctricos del mundo.

Para un país como México, tanto los desafíos, como las oportunidades en esta materia, son directamente proporcionales. Por un lado, enfrentamos el enorme reto y costos de continuar dependiendo de un sistema energético fósil, que, a precios actuales, no es negocio y nos aleja cada vez más de las metas planteadas en el Acuerdo de Paris.

En cuanto a la pandemia del COVID-19, los retos energéticos van desde salvar vidas hasta mantener en funcionamiento los sistemas esenciales del Estado. Sin una fuente confiable de electricidad y un mantenimiento adecuado de la red eléctrica, la viabilidad del Estado para enfrentar esta gran emergencia no sería posible ante lo apremiante de mantener respiradores prendidos en hospitales y millones de hogares en cuarentena las 24 horas del día.

Esta situación trae consigo el riesgo de la disponibilidad del personal especializado para atender la red eléctrica, lo que podría repercutir en la calidad del servicio. Como ha destacado la Agencia Internacional de Energía, “el mantenimiento y la reparación de la red requiere mucha mano de obra y las labores deben ser realizadas en el sitio por trabajadores e ingenieros. El Estado debe garantizar que los miembros del personal permanezcan seguros mientras llevan a cabo su trabajo crítico. Una lección clave de la crisis actual es asegurarse de que los sistemas eléctricos tengan suficientes recursos, no sólo de activos físicos, sino también de capital humano”.

En catástrofes naturales, muchos países se beneficiaron de haber apostado por un sistema de reserva de energía limpia, como lo es la fotovoltaica. Durante el gran terremoto y Tsunami de Japón en 2011, así como en el huracán María de 2017 en Puerto Rico, los sistemas energéticos de emergencia a partir de la generación fotovoltaica —aparejados con sistemas de almacenamiento de energía— fueron esenciales para que dichos países mantuvieran las labores de emergencia, rescate y servicios esenciales a la población.

Ahora, países como Alemania y China están experimentando las bondades de transitar hacia un nuevo sistema energético renovable desde hace más de una década.

Recientemente, la Asociación Alemana de Energía y Agua reveló que, durante el primer trimestre de este año, las Energías Renovables en el país fueron responsables del 52 por ciento de la generación eléctrica por primera vez en la historia, mientras que en China, la generación fotovoltaica durante los dos primeros meses del año creció 12 por ciento según reportó IHS Market.

Gracias a esto, ambos países han podido mantener en funcionamiento los servicios esenciales del Estado, minimizar el impacto económico provocado por la guerra de los precios de los hidrocarburos, mitigar su huella de carbono, a la vez de ayudar a la población más vulnerable con un servicio eléctrico eficiente, accesible, limpio, ilimitado y más económico.

En este sentido, esta coyuntura puede ser la gran oportunidad para México de impulsar un sistema fotovoltaico confiable, pues el 85 por ciento del territorio nacional es apto para proyectos de generación a Gran Escala y de Generación Distribuida (techos solares).

De aprovecharse bien, la generación solar puede convertirse en el gran aliado del Estado al ayudarlo a mantener un servicio eléctrico económico, limpio, eficiente y accesible en poblaciones alejadas o donde el sistema eléctrico está sobrecargado, mientras que la Generación Solar Distribuida (techos solares) podría ayudar a la resiliencia de los hogares y a la infraestructura crítica del Estado —como los hospitales y almacenes de alimentos.

Para conocer más sobre las bondades y oportunidades de la energía solar, asiste a Solar Power México, la feria líder de la industria fotovoltaica en el país, a celebrarse del 18 al 20 de noviembre de 2020 en el Centro Citibanamex de la CDMX.

Para mayor referencia, visita: http://www.solarpowermexico.mx/

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.