Acuerdos, rechazos y señalamientos al perfilar objetivos comunes en Energías Renovables para América Latina dentro de la COP 25

Share

La COP 25 que se desarrolla en Madrid, pero que preside Chile que no pudo organizarla por la situación social por la que atraviesa no ha encontrado armonía plena entre países Latinoamericanos, incluyendo el detalle de que Jair Bolsonaro, presidente de Brasil rechazó la organización emergente tras el desistimiento de la nación andina.

La armonía y el ánimo de entendimiento entre países latinoamericanos históricamente nunca ha sido fácil… Aunque se hable el mismo idioma.

Los acuerdos

Funcionarios gubernamentales de 10 países de la región en su mayoría ministros de energía, firmaron un acuerdo en el cual se comprometen alcanzar el 70 por ciento en su matriz energética para el 2030. La firma justo tuvo lugar este martes 10 de noviembre en el marco del Día de la Energía que organizó Chile.

En este acuerdo que según reporta la prensa es liderado por Colombia, participan Chile, Costa Rica (primera nación de la región que habrá de alcanzar para su consumo un 100 por ciento de energía generada vía fuentes limpias) República Dominicana, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, Paraguay y Perú. No obstante, ha quedado de manifestó que el grupo deja las puertas abiertas para que otras naciones sudamericanas se adhieran al acuerdo regional.

De logar el 70 por ciento de generación vía Energías Renovables se estaría conquistando una capacidad global instalada de 312 GW, para alcanzar la meta se tiene el respaldo de organismos multilaterales del sector como son la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA); la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE), y el Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL).

El rechazo

Aunque el tema y las propuestas para mitigar los efectos del Cambio Climático es global porque a todos afecta en mayor o en menor grado y ante ello se demandaría unir esfuerzos para tal fin, la exclusión política se hizo patente en la COP 25.

Los representantes gubernamentales de los países del Grupo de Lima abandonaron el salón de trabajos al momento en que se presentaba Jorge Arreaza, ministro de asuntos exteriores del gobierno de Venezuela.

Las crónicas del evento sostienen que algunos representantes latinoamericanos se retiraron al momento en que ingresaba Arreaza al salón de sesiones, mientas otras indican que el desplante se produjo cuando el representante venezolano manifestaba que el fenómeno del Cambio Climático era producto de un sistema capitalista atroz fomentado desde los Estados Unidos.

Dos razones fueron enumeradas por Jorge Arreaza: “El planeta ha sido victima del sistema capitalista debido a patrones desmedidos en términos de consumo y por los medios de producción utilizados durante las décadas recientes” y concluyó: “La emergencia climática es ya casi una catástrofe. Los países industrializados no están cumpliendo sus compromisos climáticos”.

Al concluir su intervención, el representante del gobierno de Caracas afirmó que su país mantiene su compromiso con los Acuerdos de París a pesar, dijo, de que las medidas coercitivas unilaterales impuestas por el gobierno de los Estados Unidos a su país “se la han puesto muy difícil”.

Es importante recordar que el Grupo de Lima congrega a varios países que han manifestado de forma reiterada su apoyo a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y a quien reconocen junto con Estados Unidos como mandatario legítimo de Venezuela. Incluso Antonio Ecarri, representante de Guaidó en España: “agradecemos la solidaridad de los países democráticos de la región al retirarse del salón de sesiones”.

La presidencia de la COP 25 que ostenta Chile, también se retiró de la sesión ante el discurso de Jorge Arreaza.

¿Se posponen esfuerzos comunes para construir planes que mitiguen los efectos del Cambio Climática debido a posturas políticas? ¿Por cuánto tiempo se puede esperar?

Los señalamientos

La representación del gobierno federal de México en Madrid estuvo a cargo de Martha Delgado, Subsecretaria de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Durante su intervención en la conferencia sobre Clima y Educación Ambiental, la funcionaria habló sobre la convicción que el actual gobierno federal tiene al impulsar la educación y la conciencia ambiental como herramientas clave para abordar la crisis global que sólo es posible hacerle frente a través de un profundo cambio de comportamiento.

Pero en otro momento Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco, lamentó las acciones tomadas por el actual y los recientes gobiernos federales: “El compromiso asumido por el gobierno en la COP21, en 2015, ha sido desde entonces, como en casi todo el mundo, insuficiente. En el reporte elaborado por la Organización Climate Action Tracker de 2018 se califica la actuación de México como insuficiente.

En el informe sobre el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible reprobamos en ocho de los 17 indicadores. Y en el (informe) de Transparencia Climática de 2019 se estima que México avanza en una ruta de calentamiento dentro de dos y tres grados”.

Una de las conclusiones del gobernador de Jalisco, según reportan comunicados generados desde Madrid: “Somos testigos de la revitalización de la industria petrolera y la apuesta por la construcción de refinerías, de la cancelación de subastas de fuentes renovables (Subastas de Largo Plazo) y la desvalorización de los Certificados de Energía Limpia (CEL’s)”.

En términos de política pública ambiental Enrique Alfaro sugiere: “Cambiar el centro de la acción a la escena local. Desde 2016, como alcalde de Guadalajara nos adherimos al C40, La Red de Megaciudades Comprometidas con el Cambio Climático”.

Recordó que el pasado 27 de noviembre se integró la Alianza de los Gobernadores Mexicanos por el Clima: “No se puede lograr ningún cambio si no comenzamos localmente, utilizando nuestro conocimiento sobre el territorio su geografía y su vocación”.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.