Inversión en Sistemas Fotovoltaicos, objetivo de C-SOLAR

Share

Este lunes, las entregas editoriales de nuestra revista digital tienen una gran dosis en relación con el financiamiento a las empresas del sector solar de nuestro país.

La presente nota la comparte para su difusión Plataforma México, Clima y Energía para los lectores de nuestro portal.

Si hoy se habla de una posible recisión económica no sólo en México sino en el mundo entero, una de las herramientas para amortiguar la posible desaceleración es el acceso al crédito para actividades productivas y multiplicadoras de fuentes de trabajo, justo lo que ha venido haciendo la incipiente, pero ya solida industria de las Energías Renovables en nuestro país.

A continuación los detalles y la mecánica de operación del programa CSOLAR, una iniciativa que a pocos meses de haber impulsado Plataforma México, Clima y Energía, los resultados se esperan más que alentadores.

En los últimos años, México ha comenzado con un desarrollo acelerado del mercado de fuentes renovables. La transición hacia una economía baja en carbono se ha visto favorecida con La Ley de Transición Energética, la Ley de la Industria Eléctrica y la Ley General de Cambio Climático las cuales tienen como objetivo: promover el desarrollo sustentable de la industria eléctrica a través de obligaciones en materia de Energías Limpias y de reducción de emisiones contaminantes de la industria eléctrica.

En sí, la Ley de la Industria Eléctrica permitió el acceso abierto y no discriminatorio a los mercados de venta y a las redes de distribución ocasionando una mayor apertura para el mercado de sistemas fotovoltaicos de generación distribuida (SFV-GD). Sin embargo, la instalación de SFV-GD en México sigue siendo muy inferior a las capacidades de otros países con un menor recurso solar; según estimaciones de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) a finales de junio 2019, la capacidad acumulada de generación distribuida fue de poco más de 817.85 MW.

Con el fin de acelerar el desarrollo de SFV-GD para transitar hacia una economía baja en carbono, es crucial incrementar la inversión de la banca comercial en el financiamiento de tecnologías de fuentes renovables. Además, es importante que las empresas instaladoras de las tecnologías cumplan con ciertos estándares de calidad que garanticen el rendimiento de las tecnologías.

En este sentido, en conjunto con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (ONU Medio Ambiente), la Iniciativa Climática México (ICM) y el Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias (INEEL), y con apoyo de la Secretaría de Energía (SENER) y la Asociación de Banco de México (ABM) se diseñó el Programa CSOLAR.

CSOLAR tiene como objetivo canalizar el financiamiento de la banca comercial hacia la adquisición de SFV-GD para usuarios MiPyMEs.

El programa cuenta con dos mecanismos esenciales para su funcionamiento.

Uno de los mecanismos es el fondo de garantía parcial de crédito ubicada en Nacional Financiera, la cual está vinculada a la cartera de crédito de los SFV-GD financiados y su propósito es reducir el riesgo de crédito de la banca comercial en el financiamiento a SFV-GD.

El otro mecanismo crucial del programa es el proceso de debida diligencia de las empresas instaladoras de SFV-GD para asegurar la calidad de los proyectos.

Las MiPyMEs que deseen acceder al programa CSOLAR, sólo podrán adquirir un SFV-GD a través de las empresas instaladoras aprobadas. Este mecanismo ayuda a elevar la calidad de sus sistemas por arriba de los requisitos mínimos establecidos por las regulaciones y con ello respaldar los rendimientos de los proyectos de SFV-GD; disminuyendo el riesgo financiero y técnico para las instituciones financieras, los usuarios y el sistema eléctrico.

Los bancos participantes en el programa CSOLAR al día de hoy son: BanBajío, Banorte, HSBC, BBVA, Banregio y Citibanamex.

El mecanismo financiero otorgado por los bancos participantes para la compra de SFV-GD menores a 0.5MW enfocado a usuarios MiPyMEs, consiste en un crédito simple con tasa de interés de 14.5 por ciento máxima anual, plazo de hasta siete años y monto máximo de crédito de hasta 15 millones de pesos (MDP). Además, el pago del capital puede contar una gracia de hasta por seis meses para el pago de capital.

El Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias (INEEL) realizó un análisis de la viabilidad financiera de los SFV-GD para usuarios MiPyME’s con base en el ahorro que se genera en la facturación de la electricidad.

Se evaluaron 17 casos de usuarios de diversas ciudades para estimar el beneficio de instalar un proyecto de SFV-GD con respecto a su perfil de consumo eléctrico y a su clasificación tarifaria de electricidad.

Considerando un financiamiento del 100 por ciento a tasa del 14.5 por ciento, todos los casos de tarifa PDBT resultaron ser financieramente viables; los 17 casos obtuvieron un periodo de recuperación descontado (payback descontado) de la inversión de 4.1 a 8.0 años, una relación beneficio-costo mayor a 1 y una TIR de entre 17.3 por ciento y 28 por ciento, ofreciendo una gran rentabilidad.

En el caso de los usuarios de tarifa GDBT y los usuarios de tarifa GDMTO, sólo tres de 17 casos y cinco de 17 casos respectivamente, no fueron financieramente viables considerando que cuentan con un periodo de recuperación descontado mayor a la vida útil del SFV-GD y una TIR que no alcanza la rentabilidad mínima (8.40 por ciento) demandada para la inversión.

No obstante, la reducción continua del precio promedio del mercado de los SFV-GD y el incremento continuo de las tarifas eléctricas hará que la rentabilidad de los SFV-GD sea cada vez más atractiva.

A manera de ejemplo, un SFV-GD de pequeña escala de 10KW en México tenía un costo promedio de 1.75 dólares por watt (USD/W) en 2016; para 2018 el mismo SFV-GD tenía un costo promedio de 1.68 USD/W; un 4 por ciento menor en sólo dos años.

Con respecto a las tarifas eléctricas variables, el nuevo esquema tarifario ha evolucionado de tal forma que tres meses después de su implementación en noviembre de 2017, la tarifa comenzó a favorecer la implementación de SFV-GD para MiPyME’s de baja tensión y algunos de media tensión; anteriormente sólo favorecía económicamente a los usuarios de Tarifa de Alto Consumo (DAC).

En este sentido, instalar un SFV-GD con la ayuda del programa CSOLAR podría generar grandes ahorros económicos para muchas MiPYMEs en el mediano plazo.

A pesar de que existen varias barreras en la implementación de SFV-GD como insuficiencia de espacio para la instalación o falta de acceso a financiamiento, se estima que actualmente la capacidad instalable en SFV-GD para las MiPYME’s está cercana a 10 GW a nivel nacional, con una inversión requerida superior a los 250,000 millones de pesos.

La demanda de sistemas de generación distribuida ha ido creciendo considerablemente a través de los años.

A junio de 2019 hubo un total de 112,660 contratos de generación distribuida en México, de los cuales históricamente más del 99 por ciento han sido sistemas solares fotovoltaicos.

Según estimaciones de la CRE del año 2019 al 2020 se estima que el número de contratos de generación distribuida crezca 45 por ciento, seguido de 38 por ciento para el año 2021 y 34 por ciento para el año 2022.

De igual forma, para los próximos cuatro años (2019-2024) la tendencia del sector indica una TCAC de 32 por ciento en la capacidad instalada de SFV-GD.

Del lado de la oferta, el número de empresas instaladoras también ha ido en aumento, no obstante, muchas de estas empresas operan en la informalidad sin las competencias adecuadas, por lo que pueden poner en duda la calidad y seguridad de las instalaciones de SFV-GD.

En sí, el programa CSOLAR no sólo genera beneficios económicos para los usuarios de SFV-GD, sino que también busca mejorar la calidad del sector de SFV-GD y generar mayor confianza en la tecnología.

2 Tasa Interna de Retorno
3 https://csolarmexico.com/wp-content/uploads/2019/05/Estudio-de-Mercado-GDFV-para-PyMES-2019.pdf
4 https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/483322/Estadisticas_GD_2019-1.pdf
5 Tasa de Crecimiento Anual Compuesto

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.