“No por falta de ideas”. Peter Green del Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL) de Estados Unidos

Share

El pasado 18 de diciembre, Eckhart Gouras, CEO Global de pv-magazine y Christian Roselund, editor en jefe de pv-magazine USA, realizaron la presente entrevista que fue publicada en el portal en inglés de nuestra revista digital.

Hoy, en pv-magazine México, presentamos la primera de dos partes del trabajo realizado por los colegas Eckhart y Christian. Gracias por su contribución para el portal mexicano.

Aquí las primeras ideas.

Nota del editor, Christian Roselund: Nosotros, en la revista pv-magazine USA, somos grandes fanáticos del Laboratorio Nacional de Energía Renovable del Departamento de Energía de los Estados Unidos (NREL). Durante años, los reportes del NREL han nutrido nuestra cobertura al proporcionar información muy detallada sobre muchos aspectos de la energía renovable, incluyendo desde la composición de los costos flexibles del sistema fotovoltaico hasta los problemas de integración de energía eólica y solar en la red. Como tal, es un gran honor presentar una entrevista con el Dr. Peter Green, quien se desempeña como director del laboratorio para Ciencia y Tecnología y el director de investigación de NREL.

Peter Green. Director de investigación de NREL

Pv magazine USA: El NREL tiene muchas áreas con programas diversos y produce trabajos en muchas facetas en energía renovable. Para nuestros lectores, ¿puede resumir las principales áreas de trabajo en las que participa NREL y cómo se relacionan entre sí?

Peter Green: El laboratorio en su conjunto es uno de los diecisiete laboratorios nacionales en Estados Unidos, y en general estamos enfocados en la energía renovable y la eficiencia energética. El laboratorio fue fundado en 1977, como el Instituto de Investigación de Energía Solar y luego se convirtió en NREL en 1991, involucra investigación científica, innovación tecnológica y análisis de energía.

Un área clave es la eficiencia energética en edificios residenciales, comerciales y de comunidades. El primer edificio de oficinas con red cero-energía en Estados Unidos se construyó en el NREL.

Con respecto a la generación de energía renovable, las principales áreas de investigación son: solar, eólica, hídrica, geotérmica, bioenergética e hidrógeno. De hecho, los primeros equipos específicos para turbinas eólicas fueron desarrolladas por el NREL, en colaboración con varios socios industriales.

Hoy, el NREL encabeza los esfuerzos de colaboración para desarrollar las turbinas eólicas de nueva generación y las eficiencias de los parques eólicos.

En el área de la energía solar, tenemos el récord mundial de las células solares de unión múltiple más eficientes. Hemos logrado avances significativos en la mejora para la estabilidad de las células solares de perovskita y en el desarrollo de capacidades de fabricación para la producción de “roll to roll” de células solares basadas en perovskita. Esto podría cambiar la evolución con respecto a la disponibilidad de energía solar verdaderamente barata.

Otra área de investigación es la bioenergía, en la cual trabajamos en la conversión de biomasa en combustibles y productos químicos. Curiosamente, estamos trabajando con otros laboratorios en la optimización del rendimiento de los combustibles para motores de combustión interna y trenes de potencia; este es el programa “Co-optima” del DOE.

También se trabaja en el NREL en la economía del hidrógeno: celdas de combustible de hidrógeno para vehículos en colaboración con otros laboratorios e industrias.

Desde el punto de vista de los sistemas de energía, estamos trabajando en la modernización de la red con varios laboratorios, empresas de servicios públicos e iniciativa privada.

Buscamos desplegar recursos para Generación Distribuida dentro de Estados Unidos, así como en aldeas en Alaska e incluso partes de Sudamérica y África.

El NREL también está involucrado en la red de energía autónoma en la cual, la inteligencia artificial se utilizará para guiar las decisiones operativas, en lugar de los humanos. Esto debería llevar a una red más resistente y segura.

Las empresas pasan mucho tiempo en el NREL, trabajando con el personal. Por ejemplo, la firma Eaton tiene empleados que se encuentran en el laboratorio de forma permanente, trabajando en nuestras instalaciones de integración de sistemas de energía (ESIF, por sus siglas en inglés) de vanguardia, únicas en su clase. ESIF es una instalación dedicada a promover la integración de tecnologías de energía limpia.

Y hay otras áreas de interés fuera de las energías renovables.

Tenemos proyectos de colaboración en las áreas de petróleo y gas y energía nuclear, con otros laboratorios nacionales. Esto es importante porque el planeta está en medio de una transición energética. Las energías renovables no están listas para satisfacer las demandas mundiales actuales de energía. Por lo tanto, tiene sentido trabajar con socios para comprender cómo aumentar la penetración de las energías renovables variables (eólica, solar) en el sistema de energía que depende de otras fuentes no renovables.

Nuestro objetivo es aumentar la eficiencia, confiabilidad, seguridad, flexibilidad y reducir los costos tanto como sea posible para los consumidores.

Para darle una idea del impacto del NREL, somos un laboratorio de mil 800 colaboradores de tiempo completo, y aproximadamente 500 no permanentes, y hemos establecido más de 800 asociaciones con ciudades (como la de Los Ángeles), servicios públicos, empresas, estados en los Estados Unidos y en todo el mundo.

Publicamos un promedio de 500 artículos científicos, y aproximadamente otros 200 informes, etc. Nuestro impacto económico superó los mil millones de dólares anuales, por primera vez, en la historia del laboratorio.

pv magazine USA: Para profundizar más en esas asociaciones, el NREL ha estado trabajando con el Instituto Nacional de Electricidad de Energías Limpias de México (INEEL). ¿Por qué estas asociaciones son una prioridad para NREL y qué papel desempeñan en el trabajo de la organización?

Peter Green: esa es una muy buena pregunta. Nos hemos comprometido con países, ciudades y población de todo el mundo durante mucho tiempo. Esto ha involucrado, por ejemplo, los esfuerzos de auxilio en casos de desastre en los Estados Unidos y en el extranjero, ayudando a las personas a desarrollar sistemas de energía más resistentes.

Ahora, con respecto a México, nuestras interacciones se remontan a casi tres décadas con el INEEL antes conocido como el Instituto de Investigaciones Eléctricas de México, donde hemos realizado trabajos de colaboración en el mapeo de vientos en Oaxaca, por ejemplo.

Ha habido colaboraciones en instalaciones solares y eólicas; hemos trabajado en sistemas de microrredes y de bombeo de agua, incluso en iniciativas de capacitación en México en colaboración con INEEL, desde hace más de dos décadas y media.

Nuestro trabajo con INEEL es una evolución natural de nuestra relación. Esperamos trabajar en todas las áreas de energía renovable, si es posible. Con respecto a la red de energía, nos gustaría continuar expandiendo nuestras actividades en proyectos de recursos de energía distribuida. Tenemos actividades significativas con otros laboratorios y empresas de servicios públicos en estas áreas. Estamos trabajando con socios en instalaciones solares en varios lugares, así como en la comprensión de los mercados y la educación del consumidor.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.