Posible “topar” el incremento del Calentamiento Global (Cambio Climático) en 1.5° vía Energías Renovables

Espacio aéreo mexicano

Share

El reporte se dio a conocer este fin de semana en la ciudad de Berlín, el cual fue apoyado por el Energy Watch Group, con la participación de Christian Breyer, profesor de economía solar en la Universidad de Tecnología Lappeenranta de Finlandia, y Claudia Kemfert, responsable de energía, transporte y medio ambiente en el Instituto Alemán de Investigación Económica.

En uno de sus postulados fundamentales el informe indica: “La energía solar podría cubrir aproximadamente el 68 por ciento de la demanda mundial de energía en 2050, mientas que el resto de las tecnologías limpias harían lo faltante”.

Pero las revelaciones del reporte del Energy Watch Group van más allá de las tecnologías, también aborda las repercusiones económicas en el ámbito del empleo: “Un sistema de energía 100 por ciento renovable también podría crear 22 millones de empleos en el sector solar para el 2050”.

Sin embargo, el estudio hace énfasis en el terreno del cambio climático un asunto de interés mundial y que para México es crucial, pues otros reportes internacionales revelan que nuestro territorio se encuentra entre el primer grupo de países que experimentan los estragos del calentamiento global con mayor intensidad.

De acuerdo con el reporte, uno de los más serios y completos realizados sobre la materia hasta la fecha “el optimisto es justificado”, pero enfatiza que demanda compromiso por parte de todos los actores involucrados: organismos internacionales, gobiernos, industrias y de toda la población en su conjunto.

Por ejemplo: en el 2015, la demanda de energía en la industria del transporte fue satisfecha con energías convencionales (fósiles) y nuclear en un 89 por ciento. Para el 2050, esa misma industria podría ser abastecida con energías renovables en un 90 por ciento.

Hay que recordar, que la mayor industria que potencializa como ninguna otra los efectos del Cambio Climático es precisamente el transporte en todo el planeta; en una segunda posición se encuentra la propia industria que genera electricidad bajo los actuales parámetros de generación que la dominan (fósiles).

Una planta a carbón ubicada en Polonia.

Imagen: Wikimedia Commons, Pibwl from Pl:Wikipedia

En cambio, la energía fotovoltaica con su constante disminución de costos en tecnología y en su operación podría aportar dos tercios de la demanda de la energía para dentro de 21 años.

Tras la solar, la tecnología eólica estaría aportando el 18 por ciento; la biomasa y residuos seis por ciento; la hidroeléctrica tres por ciento y la geotérmica el dos por ciento.

Eso significaría que las energías renovables llegarían a satisfacer casi toda la demanda de energía primaria del planeta, con un aumento enorme con respecto al 22 por ciento del 2015.

Otro dato importante que revela el Energy Watch Group: “La fotovoltaica alcanzará una capacidad instalada de 34.8 TW en todo el mundo para 2050, mientras que la eólica alcanzará los 4.6 TW. La energía fotovoltaica y la energía eólica emergen como los nuevos caballos de batalla para los sectores de energía y calor en 2050”.

Pero ¿El almacenamiento?

También para el tema, uno de los de mayor avance tecnológico en los años recientes, surgen buenas noticias: “Se prevé que aumentará su participación en casi cinco PWhel (petawatt-hora eléctrica) para 2030 y más de 30 PWhel en 2050.

El reporte no sólo se queda con cifras prospectivas, también formula caminos para llegar a los objetivos.

Christian Breyer y Claudia Kemfert, proponen:

• Mantener incentivos para proyectos de energía renovable de hasta 40 MW de capacidad

• Celebrar subastas para proyectos más grandes

• Eliminar los subsidios de cualquier tipo para combustibles fósiles y plantas nucleares

• Mayor apoyo a la educación y la I + D

• Y reducir las cargas administrativas para el desarrollo de energía limpia

Christian Breyer: “Un modelo 100 por ciento de energías renovables no sólo es técnicamente viable sino que también es la opción más barata y segura para combatir el cambio climático”.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.