¡Citius! ¡Altius! ¡Fortius!

Share

Eslogan clásico que define la esencia de los Juegos Olímpicos Modernos. Para la próxima justa olímpica a celebrarse en Tokio 2020, tal vez habría que agregar:

¡ Energía renovable !

¡ Reciclado tecnológico !

¡ Automatización y Robótica !

Para el Foro Económico Mundial, una organización que se congrega anualmente en Davos, Suiza, los líderes políticos y empresariales más connotados de los cinco continentes, los próximos Juegos Olímpicos serán también la materialización de ideas que hasta hace pocos años eran sueños.

Solo algunos datos para imaginar lo que en otras latitudes ya es realidad.

Tokio y su tecnología harán posible que la justa olímpica se desarrolle con energía 100 por ciento renovable.

Algunas calles y carreteras abastecerán con energía fotovoltaica decenas de vehículos eléctricos. Paneles solares se están colocando en el suelo para luego ser cubiertos con resina para que sobre ellos circulen autos impulsados con los rayos del sol.

Los estadios deportivos y las villas en las cuales se habrán de hospedar los atletas serán alumbrados a través de la fuerza del viento y los rayos del sol.

Los viejos teléfonos celulares que son desechados tras escasos dos años de uso, serán materia prima para elaborar las medallas de oro, plata y bronce que los deportistas habrán de coronar sus esfuerzos; pues los celulares contienen pequeñas cantidades de esos metales olímpicos.

Se calculan que a través de este reciclado se habrán de elaborar más de cinco mil medallas, por lo pronto ya se han donado 80 mil equipos “inservibles” para tal fin. (¿resultado del consumismo voraz?)

Los autos sin conductor para huéspedes y funcionario olímpicos serán la novedad en las calles de la capital japonesa.

La robótica será amable con los visitantes internacionales pues serán los traductores perfectos para que nadie se pierda en las densas calles de Tokio.

También están considerando la introducción de pisos generadores de energía, que están hechos con cerámicas especiales que responden a la presión, convirtiendo los pasos en voltaje. La compañía que desarrolla esta tecnología es Soundpower Corp, la cual afirma que un caminante promedio puede generar una corriente eléctrica de aproximadamente dos milivatios de electricidad. Si es el caso, un paso, una pisada podría iluminar de 300 a 400 LED.

Claro, todo esto es posible en Japón, la tercera economía más grande del mundo, actualmente su Producto Interno Bruto alcanza los 5.1 billones de dólares anuales, y desde el 2001 su capital ha sido capaz de aumentar su crecimiento económico reduciendo su consumo energético.