La CFE en la Cámara de Diputados

Share

Como parte de la glosa al Tercer Informe de Gobierno, el director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz, se presentó a comparecer ante las Comisiones Unidas de Infraestructura y Energía de la Cámara de Diputados.

Durante las tres rondas de preguntas de los diputados, el director general abundó en algunos cuestionamientos, casi todos relacionados con la Reforma Eléctrica que está discutiendo la Cámara de Diputados.

Explicó que con la Reforma Eléctrica la CFE tendría más instrumentos para mantener las tarifas bajas. Aclaró que la CFE no recibe subsidios, sino que la Secretaria de Hacienda le otorga transferencias para apoyar a los hogares y usuarios agrícolas. Las finanzas de la CFE son sólidas: tiene sus propios ingresos, incluso contribuye al presupuesto federal.

Habló a detalle sobre el plan de Transición Energética incluido en la Reforma Eléctrica. Se trata de un esfuerzo de Estado, que se incluirá en la Constitución para orientar los esfuerzos del gobierno actual y los futuros; en contraste con la instalación sin planeación ni orden de equipos eólicos y solares durante sexenios anteriores, que no son una auténtica transición energética sino negocios sucios con energías limpias.

Los privilegiados por la reforma de 2013 y sus defensores, dentro y fuera de la Cámara, han repetido una mentira: que CFE está en contra de las energías limpias.

Manuel Bartlett Díaz aprovechó la ocasión para aclarar que CFE genera la mayor parte de las energías limpias del país, 56 por ciento, y que está trabajando para migrar su parque de generación hacia fuentes renovables como parte de un esfuerzo de Estado. En 2021, CFE está generando 37 por ciento de su energía con fuentes renovables.

La CFE, como parte de su compromiso con el medio ambiente y la reducción de emisiones, tiene en curso un proyecto para construir el mayor parque solar de América Latina entre Sonora y Baja California, que además enlazará a esta entidad con el Sistema Interconectado Nacional.

El director general también abundó sobre el daño que la reforma de 2013 ha hecho a la CFE y sus finanzas:

• Mientras que la reforma de 2013 establecía que las plantas se despacharían por costo, un acuerdo de la Secretaría de Energía del sexenio anterior lo dividió en «costo fijo» y «costo variable». El primero se refiere al costo de las plantas y el segundo al costo de los combustibles con que se genera. La separación fue diseñada para beneficiar sistemáticamente los negocios de inversionistas extranjeros y dejar siempre atrás a la CFE. Si se hiciera al revés la CFE despacharía primero porque sus plantas ya están amortizadas y su costo fijo es bajo. La Reforma Eléctrica busca poner orden en el despacho al establecer que se tome en cuenta, de nuevo, solo el costo – sin divisiones arbitrarias.

• Las energías intermitentes entran y salen del sistema eléctrico de acuerdo con las variaciones del sol y el viento. La CFE ofrece el respaldo a estos generadores al mantener encendidas plantas que compensan sus variaciones, a un costo de 40 mil mdp anuales para las finanzas públicas.

• En respuesta a quienes argumetan que la reforma de 2013 supuestamente dejó a CFE el control de la Transmisión y Distribución, Bartlett Díaz explicó que en los hechos son la Comisión Reguladora de Energía y el Centro Nacional de Control de Energía quienes las controlan, pues establecen tarifas y deciden quién se conecta dónde. Hoy en día, estos dos organismos cuyos integrantes no son responsables políticamente ni electos por los mexicanos, tienen tomadas esas facultades estratégicas del Estado.

• Las sociedades de autoabasto no se despachan por su eficiencia, sino por conservar privilegios legales de una ley derogada. Simulan tener «socios» a los que facturan la energía como clientes, en fraude a la ley. Además, permiten a los grandes consumidores del país usar las redes eléctricas sin pagarlas. Los Productores Independientes de Energía, por su parte, obtuvieron sus permisos con la condición de vender toda su energía a la CFE pero no están respetando el acuerdo, ya que empezaron a vender excedentes. Ambos han constituido monopolios privados en el sector eléctrico mexicano.

Bartlett Díaz apuntó también que la inversión extranjera no estaría en riesgo con la Reforma Eléctrica, ya que se les invitará a participar con 46 por ciento de la generación del país – solo que bajo las reglas del Estado Mexicano, para evitar abusos contra los consumidores finales que suceden siempre que los privados tienen el control total.

Glosa del Tercer Informe de Gobierno

En lo que respecta a las acciones realizadas en el último año, Manuel Bartlett Díaz destacó, en primer lugar, el fortalecimiento de infraestructura. Con autofinanciamiento y recursos de bancas de desarrollo nacionales e internacionales, la CFE construirá 16 plantas, incluido un parque solar de grandes dimensiones, que aportarán 8,600 Megawatts de potencia. Hay también un programa para modernizar 14 hidroeléctricas, que recibirán una inversión de 1,100 millones de pesos (mdp) para sustituir equipos principales.

Para el proceso de Transmisión, en 2020 se invirtieron 3,365 mdp y en 2021 se aplicarán 5,460 mdp adicionales. En Distribución, 912 obras se concluyeron en 2020, incrementando en 57 kilómetros las líneas de alta tensión y en 1,590 kilómetros los circuitos de media y baja tensión. Al finalizar 2021 se habrán concluido 1,162 obras, con una inversión estimada de 2,138 mdp.

La CFE actualmente realiza 93 por ciento de sus procedimientos de compras por concurso abierto y simplificado, lo cual ha permitido ahorros por 21,168 mdp. Mientras que en 2012 las adjudicaciones directas fueron del 78 por ciento, en 2020 son solo del 7 por ciento.

El director general explicó que la importancia de la CFE queda de manifiesto al revisar tres acontecimientos relevantes del último año:

• Durante la epidemia de COVID-19, se implementaron mecanismos para que los hogares no pasaran a la tarifa de Alto Consumo. En periodos como julio de 2021, el beneficio alcanzó casi a un millón de usuarios, a un costo de 16,570 mdp para la CFE.

• El 28 de diciembre de 2020, un disturbio en el Sistema Interconectado Nacional repercutió en 29 estados. Según el dictamen independiente contratado por la CFE, ocurrió porque se conjuntaron una serie de debilidades operativas, pero también abusos y violaciones normativas. La CFE logró superar la crisis en 1 hora con 45 minutos, evitando un daño que pudo ser mayor y más prolongado. El riesgo, sin embargo, permanece latente debido a la balcanización del Sistema Eléctrico Nacional; a causa del descontrol causado por la reforma energética de 2013.

• El tercer evento, el 15 de febrero de 2021, fue una crisis climática sin precedente que afectó al sur de Estados Unidos y norte de México y disparó el precio del gas natural hasta en 12 mil por ciento. Mientras que generadores privados apagaron sus plantas al no existir oportunidad de negocio, la CFE antepuso la seguridad energética del país: ejecutó un plan inmediato de sustitución de gas natural mediante combustibles alternos e inyectó 450 millones de pies cúbicos de gas natural licuado a Manzanillo y Altamira. La condición de emergencia fue superada en pocos días.

A propósito de la crisis climática de febrero, Bartlett Díaz apuntó que pone de relieve la importancia fundamental de la CFE para México y la urgencia de rescatarla. En lugares donde el mercado está desregulado o controlado por empresas privadas, como Texas y España, las tarifas suben sin control ni consideración para los usuarios finales – mientras que en Texas se llegaron a pagar nueve mil dólares por megawatt-hora durante el evento de febrero, en México la tarifa se mantuvo estable.

Para cerrar su primera intervención, el director general comentó que la antesala de la Reforma Eléctrica recién presentada por el presidente Andrés Manuel López Obrador fue la oposición de los privilegiados por la reforma energética de 2013, quienes para conservar sus prebendas tramitaron 1,077 amparos y cinco controversias constitucionales contra nueve disposiciones de la SENER, el CENACE y la CRE.

La multitud de recursos legales ha logrado que el Poder Judicial detenga la operación del Ejecutivo, en una virtual invasión de funciones y promoviendo la parálisis.

Incluso se suspendieron las reformas a la Ley de la Industria Eléctrica, aprobadas por el Congreso de la Unión.

El director de la CFE, Manuel Bartlett Díaz, concluyó su comparecencia con un llamado a los diputados para defender a la CFE, una empresa de todos los mexicanos, construida con décadas de esfuerzo, inversión y mucho trabajo. Destruir a la CFE sería un suicidio, por eso el presidente ha propuesto cambiar la Constitución y terminar con los abusos de la reforma de 2013.

Si México no retoma el control de su sistema eléctrico, a través de la CFE, estaremos a merced de los intereses extranjeros. El destino del país depende de la electricidad.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.