“El modelo de mercado impuesto a CFE le provocó 4 descalabros: Fragmentación en empresas subsidiarias. Perder al Cenace. Perder la planeación del SEN. Someterla a una regulación asimétrica para remplazarla por empresas privadas”

Share

Víctor Rodríguez Padilla. Investigador UNAM. Foto: Facultad de Ingeniería

Hoy presentamos la cuarta entrega editorial de los comentarios del Dr. Víctor Rodríguez Padilla sobre el momento que vive la industria eléctrica mexicana. Aquí el enlace a la tercera entrega de nuestro intercambio de ideas con el investigador-académico de la Facultad de Ingeniería de nuestra Universidad Nacional Autónoma de México.

En esta ocasión abordamos uno de los puntos torales de la industria que se gestó en el seno de la Reforma Energética del 2013: el tema regulatorio, un asunto sobre el cual el Dr. Rodríguez Padilla coloca el acento por ser uno de los primeros puntos de tensión que se le introdujo a la propia Comisión Federal de Electricidad, al limitarla y reducir su participación como nunca antes lo estuvo durante su historia.

Al ser un tema de la mayor relevancia con múltiples aristas que demandan la mayor profundidad de análisis, planteamos una pregunta global y nuestro entrevistado la desarrolla desde su muy particular óptica, desde su visión panorámica que le es posible debido a sus ya varias décadas de estudio sobre el tema que le han provocado escribir decenas de artículos especializados y ya muchos libros sobre el particular. Un recuento somero de su obra publicada la encuentra en nuestra primera parte de este serie de entregas editoriales.

Laboratorio de Pruebas de Equipos y Materiales, LAPEM

Pv Magazine: ¿Es el tema regulatorio el punto de enfrentamiento pleno entre el gobierno del Presidente López Obrador y los dueños de las empresas generadoras de electricidad vía Energías Renovables?

Víctor Rodríguez Padilla: El choque de visiones y objetivos en la conducción y desarrollo de la industria eléctrica está desarticulando la lógica regulatoria del modelo de mercado del 2013, sin haberla remplazado por una regulación acorde con el modelo de empresa pública dominante, el cual requiere de ajustes constitucionales que no se han realizado.

Cambiar la regulación operativa y económica sin cambiar su basamento jurídico ayuda al proyecto gubernamental, pero sólo parcialmente. La estrategia de parches no resuelve el problema de fondo.

La Reforma Energética del 2013, liberalizó el segmento de la generación y venta de electricidad, permitió inversión extranjera y organizó a la industria eléctrica en forma de mercados abiertos, pero separados para impedir la integración vertical inhibidora de la competencia.

Generación y venta fue la única integración permitida por ser el corazón del negocio. Los monopolios naturales –transmisión y distribución– fueron asignados a la Comisión Federal de Electricidad bajo un régimen de servicio público, con tarifas reguladas y la obligación de transportar electricidad privada bajo el principio de acceso abierto. Se creó un mercado de venta de electricidad para grandes consumidores que paulatinamente incorporaría a los más pequeños hasta abarcarlos a todos.

La reorganización de la industria eléctrica se acompañó de una regulación compatible con ese modelo de mercado. Quedaron sujetas a regulación:
• CFE y sus empresas subsidiarias

• La empresas generadoras-comercializadoras

• Las tarifas de transmisión y distribución

• Las tarifas de suministró básico

• El Cenace y los servicios conexos no incluidos en el mercado eléctrico mayorista

• Los certificados de energías limpias

• La eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad, seguridad y sustentabilidad del SEN, así como el control y reducción de emisiones contaminantes

• La regulación se extendió a la contabilidad de las actividades de transmisión, distribución, suministro básico, suministro de último recurso y operación del Cenace.

La aplicación del modelo de mercado se tradujo en cuatro descalabros para la CFE:

• Fragmentación en empresas subsidiarias separadas en términos legales, operativos y funcionales

• Pérdida del Cenace, transformado en organismo público descentralizado

• Pérdida de la planeación del SEN; y

• Sometimiento a una regulación asimétrica para limitarla, achicarla y remplazarla por empresas privadas

Frente al desmantelamiento y extinción programada en el modelo de mercado, el gobierno ha buscado neutralizar la regulación que impide rescatar y fortalecer a la empresa pública, aprovechando el amplio margen de maniobra que la legislación vigente le permite al Estado.

Desde el inicio del sexenio las autoridades han atendido 14 temas estratégicos* y 80 subtemas, cuya solución implica modificar manuales, resoluciones y acuerdos regulatorios, que no generaban condiciones equitativas para la empresa pública. Algunos cambios ya se han realizado, otros se siguen negociando debido a las atribuciones de las dependencias involucradas, pero sobre todo por las implicaciones políticas y económicas.

A la Comisión Reguladora de Energía se le ha solicitado:

i) Utilizar los costos reales en los servicios de transmisión, tanto para fuentes de energía convencionales (porteo), como para fuentes de Energía Renovables y cogeneración eficiente (porteo estampilla), en este último caso considerando como referencia las tarifas de reguladas de transmisión y distribución en el mercado eléctrico mayorista

ii) Distribuir entre los permisionarios el costo total en el que incurre CFE en la administración de los contratos legados

iii) Actualizar la metodología de las tarifas de respaldo para las centrales convencionales, de tal manera que reflejen los costos reales del mercado eléctrico mayorista

iv) Establecer una tarifa basada en costos reales por el servicio de respaldo a los contratos de interconexión legados de autoabastecimiento con fuentes renovables de operación intermitente (solar y eólica)

v) Eliminar el descuento del 50 por ciento en la tarifa de transmisión del que gozan algunos contratos de interconexión legados concedidos en pasadas administraciones

vi) Modificar el criterio de cobro por capacidad para los socios que están incluidos en un contrato de interconexión legados para que CFE Suministro Básico les cobre el total de la capacidad entregada. La intención es que los privados paguen los costos reales de los servicios proporcionados y se cancelen los subsidios implícitos que dañan las finanzas de la empresa pública

Con relación a los permisos otorgados antes de la Reforma Energética, las demandas de la CFE son diversas:

i) Cancelar los permisos de generación que no hubieran formalizado contrato de interconexión conforme a lo indicado en el artículo décimo tercero transitorio de la Ley de la Industria Eléctrica

ii) Cancelar los permisos de productor independiente y autoabastecimiento que simulan realizar esas actividades, pero que en realidad son negocios privados de generación y venta de electricidad que se concedieron al margen de la normativa constitucional de ese momento

iii) En tercer lugar, rechazar no sólo la incorporación de socios que no estaban incluidos en el permiso original de autoabastecimiento, sino también la modificación de las condiciones de inicio de operación comercial y las fechas de inicio y término de construcción

iv) Cancelación de permisos obtenidos en temporadas abiertas que hubieran incumplido con la LIE. Dicho en otros términos: se les pide a las autoridades una política de cero tolerancia a los incumplimientos regulatorios de las eléctricas privadas, tolerados en el pasado

v) También se pide la cancelación del acuerdo que obligaba a la CFE a pagar la energía excedente al precio marginal local en tiempo real y no en los términos ofertados por el privado

vi) Otro tema del pliego petitorio consiste en determinar –entre CFE y el Cenace– la capacidad máxima permisible de Energías Renovables intermitente a ser interconectado a nivel regional y nacional, para garantizar la operación y confiabilidad del SEN. En ese sentido se le pide a la CRE diferir la fecha de entrada en operación de permisos que no han iniciado obras, hasta que la planeación determine que la confiabilidad de la red no está en riesgo, especialmente cuando se trata de generación variable.

El pliego petitorio incluye la participación proactiva de CFE en la planeación del SEN, el otorgamiento de CEL a todas las centrales de generación limpia, así como las modificaciones necesarias para que CFE-SSB se abastezca con electricidad de las subsidiarias de generación de la CFE.

Esos cambios regulatorios se alinean con las políticas oficiales orientadas a:

i) Garantizar la confiabilidad del SEN

ii) Detener la sangría de clientes y garantizar mercado para las centrales públicas

iii) Frenar el avance de las centrales eléctricas privadas y

iv) Hacerlas pagar el costo real por los servicios que reciben del Estado

El sector privado rechaza tales cambios por exponer cuantiosas inversiones y ser contrarios a la legalidad, la certeza jurídica, la libre competencia, la regulación predecible, la creación de empleos y el bienestar.

*14 Temas Estratégicos

Confiabilidad del SEN
Tarifas de porteo
Contrato legado a CFE-SSB
Planeación eléctrica
Tarifas de transmisión y distribución
Integración de centrales a la red
Tarifa de respaldo para fuentes de Energías Renovable
Sociedades de Autoabasto
Productores independientes con energía excedente
Certificados de Energía Limpia
Tarifas para el usuario final
Generación Distribuida
Cobro por capacidad a socios de centrales privadas
Costos de combustibles

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.