“No estamos en contra de la generación de energías limpias, al contrario, cada vez vamos a impulsar más las energías alternativas”

Share

En conferencia de prensa del presidente de la República de hoy jueves 21 de mayo, el colega reportero Arturo Páramo de Grupo Imagen, pregunto al presidente Andrés Manuel López Obrador su opinión sobre la decisión de jueces de autorizar la continuidad de la operación de centrales eléctricas de Energías Renovables, que se vieron afectadas por el “Acuerdo por el que se emite la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional”, publicado por la Secretaría de Energía el pasado 15 de mayo en el Diario Oficial de la Federación.

Aquí la transcripción estenográfica integra realizada por la Presidencia de la República, de lo dicho por el titular del Poder Ejecutivo Federal.

“En primer lugar, nosotros vamos a ser respetuosos de la legalidad como lo hemos demostrado. El Poder Judicial es un poder autónomo, independiente. Vamos a respetar las decisiones de los jueces, de los magistrados, de los ministros.

Hay en México lo que no se tenía antes, un auténtico Estado de Derecho, antes era un Estado de chueco, de cohecho; y si me piden pruebas, las tengo, pero no viene al caso, ya ustedes saben, es de dominio público de cómo estaban los jueces, magistrados, ministros. No voy a insistir en eso. Entonces, hay Estado de Derecho, primero.

Segundo, no estamos en contra de la generación de energías limpias, no estamos en contra de eso; al contrario, cada vez vamos a impulsar más las energías alternativas.

Tercero, estamos en contra de la corrupción, del saqueo y del influyentísimo que prevaleció durante todo el periodo neoliberal en la industria eléctrica, que ese es el fondo del asunto. Se entregaron concesiones, contratos leoninos que afectan el interés nacional, que afectan al pueblo de México, que dañan la economía popular, porque a través del influyentísimo se pactó mediante componendas entre empresas particulares y funcionarios públicos la compra de energía eléctrica a precios elevadísimos, con subsidio, incluso se pretendía destruir a la Comisión Federal de Electricidad, cerrar las plantas de la Comisión Federal de Electricidad, subutilizadas; es decir, no permitirles que generaran energía para darle preferencia a las plantas de generación eléctrica del sector privado, sobre todo extranjeros.

En esas irregularidades, para llamarlas de manera suave, en esos actos de corrupción se les dio preferencia a estas empresas de generación de energías limpias en contra de la Comisión Federal de Electricidad.

Entonces, lo que estamos haciendo ahora es poner orden y que haya piso parejo, porque de lo que se quejan, de que hay preponderancia de la Comisión Federal de Electricidad o del Estado, es exactamente lo que ellos hacen porque ellos tomaron la Comisión Federal de Electricidad y la preponderancia, el control preferencial lo tenían las empresas particulares en contra de la empresa pública.

No se suspende, no se cancela ningún contrato, no hay expropiaciones, no hay estatismo, no hay nacionalización de la industria eléctrica como lo hizo el presidente Adolfo López Mateos, es que no haya corrupción. Porque pagar sobreprecios por la energía eléctrica significa que los consumidores, el pueblo, tenga que pagar más por el consumo de luz. Lo que estamos protegiendo es el consumo de la energía eléctrica y garantizando que se pueda ofrecer a precios justos.

Cuando estos señores se apoderaron de la industria eléctrica desde el gobierno de Salinas, aumentaba y aumentaba el precio de la luz. ¿No se acuerdan -porque a veces hay que refrescar la memoria- de que hablaban de que, con la Reforma Energética, con el desmantelamiento de la Comisión Federal de Electricidad y dejarles el mercado a los particulares iba a bajar el precio de la luz, y fue lo contrario?

¿Por qué no se analiza eso?, ¿Cuánto aumentó el precio de la luz en el sexenio anterior, en los dos últimos sexenios, en el periodo neoliberal?

Entonces, yo hice el compromiso de no aumentar en términos reales el precio de la luz y lo voy a cumplir. Para eso necesitamos acabar con la corrupción, con los privilegios, con el saqueo.

La corrupción hay que combatirla no sólo por razones de índole moral, que ya es bastante porque moralizar a México es lo fundamental, pero no sólo hay que combatir la corrupción por razones de índole moral, es también porque se liberan muchos fondos para el desarrollo y es lo que permite que haya bienestar.

En un país en donde predomina la corrupción, pues hay desigualdad y hay pobreza. La causa principal de la desigualdad, de la pobreza, inclusive de la violencia en México, es la corrupción que imperó durante mucho tiempo. Eso lo tengo muy claro.

No he terminado, me falta un punto. Recapitulando, es:

Estado de derecho, respeto al Poder Judicial.

Dos, estamos a favor de las energías limpias.

Tres, lo que no aceptamos es la corrupción.

Y cuatro, vamos a defender nuestro criterio en los tribunales porque tenemos el derecho de hacerlo. Tienen instrucciones ya los servidores públicos, de la Comisión Federal de Electricidad, de la Secretaría de Energía para defender nuestra decisión de que no haya privilegios para las empresas. No es posible que estemos pasando por un mal momento económico todos y que ellos quieran seguir medrando como si nada pasara. La corrupción no se debe de permitir en ningún momento y menos ahora, menos ahora. Entonces, por eso tomamos esa decisión.

Sí, estamos abiertos al diálogo con todos, pero se pone por delante el interés nacional.

Y nada que contraten gacetillas en periódicos del extranjero, inserciones pagadas, aunque no le pongan IP. No nos va a hacer cambiar eso, porque no podemos permitir la corrupción.

Entonces, sí al diálogo.

Que se entienda que eso que hacían antes era porque se los permitían, porque los trataban a los funcionarios muy bien, los colmaban de atenciones, cuando terminaba un funcionario del sector energético, de la industria eléctrica, tenía asegurado su trabajo en las empresas particulares de generación de energía.

No voy a ahondar sobre el asunto porque ya es hasta de mal gusto estar repitiendo, repitiendo y repitiendo, pero se iban a los consejos de administración de las empresas los ex secretarios, ex secretarias de energía. ¿Dónde están? Hasta los expresidentes se iban a trabajar a las empresas que ellos ayudaban y a las que se beneficiaban con las privatizaciones y con los contratos.

Entonces, yo entiendo que estén molestos, pero ojalá y vayan poco a poco aceptando que son otros tiempos. Ya no vamos a permitir la corrupción, ya eso pasó a la historia, al basurero de la historia.

Entonces, sí diálogo, por lo que tú estás preguntando, planteando, pero con legalidad. Afortunadamente se avanza en este proceso.

Yo les decía de algunas empresas que no pagaban impuestos, que se las ingeniaban o les permitían no pagar y se lucían los despachos de fiscalistas, igual como sucedía con los despachos de abogados penalistas que en el periodo neoliberal se anunciaban como lumbreras y ponían hasta ejemplos de que no tenían a nadie en la cárcel, que ninguno de sus clientes había llegado a la cárcel, sobre todo los que defendían a delincuentes de cuello blanco, era así, muy común. Hubo un tiempo en que se convirtieron en famosos estos abogados.

Bueno, algo parecido sucedía, no quiero generalizar, no quiero hablar de todos los fiscalistas, claro que hay abogados profesionales, rectos, que merecen todo nuestro respeto y lo mismo los abogados penalistas y de todas las profesiones, no se vaya a malinterpretar, pero sí había despachos encargados de buscar la manera de que las grandes empresas no pagaran impuestos.

Entonces, ahora ya es distinto y se está hablando con los accionistas, con los directivos y se está llegando a acuerdos y están pagando; por eso no hemos tenido una caída en la recaudación, porque se está convenciendo, persuadiendo que todos tenemos que cumplir con nuestras obligaciones.

Eso es lo que estamos nosotros proponiendo en el caso de la industria eléctrica.