“México deberá proponer metas de disminución de emisiones más ambiciosas calculadas a partir de los llamados Presupuestos de Carbono”

Share

La COP entró en su cuarto día con un gran énfasis en la necesidad de hacer propuestas de descarbonización efectivas y ambiciosas.

Tradicionalmente, los países han hecho sus propuestas basadas en estimaciones de lo que “pueden hacer” de acuerdo con el ambiente político en el que se manejen.

Las propuestas se han denominado Contribuciones Nacionalmente Determinadas, o NDC’s por sus siglas en inglés.

Estas estimaciones se expresan en porcentajes de disminución de emisiones a partir de cierta “línea base”, que no es otra cosa que la predicción de cuáles serán las emisiones del país en una fecha futura.

Por ejemplo, en el caso de México, en 2015 propusimos disminuir 22 por ciento de nuestras emisiones con respecto a las emisiones proyectadas para 2030, mismas que serían del orden de 972 millones de toneladas. Es decir, si las predicciones se cumplen, estaríamos restando el equivalente a 210 millones de toneladas de bióxido de carbono (220 MtonCO2eq) en la fecha mencionada.

Aquí tenemos dos problemas:

Primero: Las predicciones casi nunca se cumplen; de hecho, hemos propuesto cosas similares en el pasado basadas en “líneas base” diferentes de la actual; y

Segundo: La disminución de emisiones es insuficiente para cumplir la premisa más importante del Acuerdo de París: contener el incremento de temperatura del planeta por debajo de 2°C con respecto a los niveles pre-industriales, y de preferencia en 1.5°C.

Lago de Pátzcuaro, Michoacán

Jorge Zarco

En efecto, si todos los países hicieran promesas equivalentes a las de México, el planeta se calentaría 3.2°C con respecto a los niveles preindustriales. Los científicos han dicho que esta temperatura es muy peligrosa, tal como lo explicamos en nuestra primera colaboración.

En resumen, nuestro país, y el resto de las naciones, deberán proponer metas de disminución de emisiones más ambiciosas calculadas a partir de los llamados “presupuestos de carbono” de los que hablaremos más adelante.

México deberá afinar el lápiz y poner el ejemplo por nuestra propia supervivencia, ya que habitamos una zona del planeta especialmente vulnerable a fenómenos climáticos extremos.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.