“Luces de Esperanza”, energía solar para comunidades de la Huasteca Potosina

Share

Iberdrola México, en alianza con Iluméxico, lanzó el pasado jueves “Luces de Esperanza”, un proyecto que llevará energía eléctrica a 30 comunidades rurales en la Huasteca Potosina que no tienen acceso a este servicio, lo que permitirá detonar su desarrollo gracias al impulso de las actividades productivas y el mejoramiento de la salud, la educación y la seguridad.

Foto: Iberdrola

Entre 2019 y 2024, Iberdrola México destinará una inversión de 30 millones de pesos en este programa, en el que se instalarán sistemas solares autónomos en viviendas, escuelas, centros de salud y espacios comunitarios, en beneficio de seis mil personas que carecen de conexión a la red eléctrica nacional.

En su primera fase, el proyecto contará con la participación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el PNUD, la agencia integradora de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, para acompañar el avance de los resultados del proyecto y documentar la contribución al logro de la Agenda 2030.

Enrique Alba, CEO de Iberdrola México: “Hay cerca de un millón y medio de personas que no tienen acceso a la energía eléctrica en México. Estamos comprometidos con el desarrollo del país y confiamos en que este programa permitirá a las comunidades beneficiadas mejorar su calidad de vida y aumentar su inclusión social”.

Manuel Wiechers, director de Iluméxico: “La energía es un derecho social fundamental. Trabajar para instalar sistemas solares autónomos en las comunidades más remotas del país implica un reto enorme, pero con beneficios increíbles. La energía permite mejorar la calidad de vida de las familias, la educación, la salud y la seguridad”.

Lorenzo Jiménez de Luis, representante residente del PNUD en México: “La pobreza energética es un fenómeno complejo que no solo debe considerar la conectividad a la energía eléctrica y su asequibilidad, sino también que las necesidades de las personas sean satisfechas, al tiempo que les permita reducir desigualdades y mejorar su calidad de vida. El acceso universal a la energía es esencial para el desarrollo sostenible”.

La primera fase de Luces de Esperanza arrancó en 2019 con la electrificación de 48 viviendas y tres espacios comunitarios en cinco zonas cercanas a Tamazunchale, San Luis Potosí.

Una segunda fase del proyecto iniciará en 2020 y beneficiará a 73 viviendas y cuatro espacios públicos en otras cinco comunidades de la Huasteca Potosina.