El aliado que necesita la Comisión Federal de Electricidad en la generación de Energía en la Península de Yucatán, y en todo el País

Share

Plataforma, México, Clima y Energía (PMCE) da a conocer con base en cifras oficiales que actualmente se tienen instalados cerca de 693 MW de Generación Distribuida (GD) en todo el país.

Del total, 99.4 por ciento pertenece a pequeñas instalaciones solares, equivalente a 688.71 MW, es decir 94,844 contratos; seguidos de los biocombustibles al registrar 0.58 por ciento, representados en 4 MW con 34 contratos. Mientras que la energía eólica representa 0.01 por ciento de la producción de electricidad, con 15 contratos y una producción de 0.09 MW.

Víctor Ramírez, vocero de PMCE, describe que el beneficio que obtiene CFE se debe a que el usuario final paga los equipos fotovoltaicos, con los que se produce electricidad en el punto de consumo (GD), lo que permite a CFE dejar disminuir recursos y destinarlo a otros rubros.

De acuerdo con el comunicado de PMCE, La entidad con mayor capacidad fotovoltaica instalada per cápita por habitante es Nuevo León, con apenas 17 watts, seguida de Baja California Sur, con 16.2, el tercer sitio es para Colima, 14; mientras que en los últimos cuatro lugares están Tlaxcala, Chiapas, Oaxaca y Guerrero. Sin embargo, la cantidad está muy por debajo del potencial, si se considera que un panel tiene hasta 415 watts, por cada 17 personas habría un panel solar.

Además de los recursos económicos ahorrados con las energías renovables, CFE evita pérdidas en la transmisión de electricidad (su traslado del punto en el que se produce al punto en el que se consume); lo que no sucede con los métodos tradicionales, que pierden entre cuatro y ocho por ciento de electricidad, lo que se traduce en baja de recursos monetarios incuantificables, afirman los especialistas de PMCE.

Al utilizar Energías Renovables se democratiza la energía y permite a las personas ser un participante activo del sistema eléctrico, evita o posterga inversiones en generación o transmisión, pues la electricidad se produce en el mismo punto de consumo, lo que ayuda a la disminución de emisiones CO2, pues se dejan de quemar combustibles fósiles y, por tanto, se reduce la dependencia a ellos.

Con todas estas ventajas que ofrecen las Energías Renovables, la CFE podría reducir sus costos operativos y logísticos, por tanto, podría aliviar la difícil situación financiera por la que atraviesa la paraestatal.

Daniel Chacón, integrante de PMCE: “CFE destina aproximadamente 100 mil millones de pesos para subsidiar el consumo eléctrico de 35 millones mexicanos, recursos que se podrían utilizar para seguridad, salud, educación y otros sectores, si se optara por las Energías Renovables, específicamente por las celdas solares”.

Víctor Ramírez: “A 12 años de que las Energías Renovables comenzaron a abrir mercado en México con los primeros contratos de interconexión, aún existe desconocimiento sobre una tecnología madura, ampliamente probada, que trae consigo beneficios ambientales y económicos para el país y para el usuario final”.

Luis Romero, del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés World Wildlife Fund), consideró que las renovables ya son tendencia global y la demanda actual está creciendo 3.1 por ciento, por lo que se espera que para 2033 se logre el doble de capacidad