La industria fotovoltaica: un vistazo a dos eslabones de la cadena de valor

Share

El crecimiento permanente de la industria fotovoltaica está generando beneficios importantes en más de un sentido en México y en el resto del mundo.

Los resultados son evidentes. La casi nula existencia de grandes campos fotovoltaicos era evidente hasta antes del 2013, año de la Reforma Energética de la cual surge la generación de electricidad vía el factor fotovoltaico como uno de los grandes temas “sorprendentes” de aquella reforma estructural.

De acuerdo con el reporte más reciente de la Asociación Mexicana de Energía Solar, ASOLMEX, hasta el pasado mes de abril están en operación comercial 42 centrales fotovoltaicas a gran escala con una capacidad instalada de dos mil 945 MW, de generación.

De este total, 12 plantas son producto de las tres Subastas de Largo Plazo realizadas durante la pasada administración federal; esquema de generación hoy suspendido por el nuevo gobierno federal.

Mientras que en el esquema de Generación Distribuida, hasta el mismo mes, se han registrado 693 MW, instalados y 94 mil 893 contratos firmados con particulares que decidieron instalar sus equipos solares en los techos de sus viviendas o en sus pequeñas y medianas empresas.

Entre ambos esquemas de generación también con datos de Asolmex, se han generado más de 56 mil empleos durante toda la cadena de valor.

Estos son datos reveladores de cómo ha crecido uno de los eslabones de la industria en México.

Pero ¿Qué pasa con otro de los eslabones de la cadena de valor de la industria? La producción de los paneles fotovoltaicos.

De acuerdo con Orlando Aguirre Rincón, Gerente de ventas de Solarever, empresa dedicada a fabricar paneles solares en México: “Hoy, el 15 por ciento de arancel establecido en México ha afectado sobremanera a las fábricas nacionales de paneles fotovoltaicos, debido al gran número de importaciones que se realizan al año desde Estados Unidos, China y Europa.”

Desde su perspectiva: “Deberíamos tener un arancel de por lo menos del 30 por ciento como la política de Estados Unidos que propuso su presidente Donald Trump para proteger la industria solar del país Norteamericano”.

Datos proporcionados por Solarever indican que el crecimiento de la industria solar en México se ha incrementado un 50 por ciento en los últimos dos años; sin embargo, la mayoría de los paneles que se utilizan en el país son extranjeros derivado de las diversas empresas que se han establecido en el territorio mexicano para comercializar y distribuir sus productos.

“Aumentar el arancel vigente incentiva a la industria nacional a que ante una mayor demanda pueda disminuir sus costos de producción, esto lograría a que la industria sea más competitiva en precio con relación a otras marcas de paneles importados; además, de esta forma las empresas mexicanas de la industria incrementarían su producción lo que repercutirá en la creación de nuevos empleos”: Orlando Aguirre Rincón.

Es importante recordar que en México la investigación en temas de celdas fotovoltaicas para paneles existe y se están produciendo resultados alentadores, pero poco conocidos.

En pv-magazine México hemos dado cuenta de lo que en la materia están realizando investigadores del Instituto de Energías Renovables de la Universidad Nacional Autónoma de México, y es el caso concreto del equipo que lidera la Dra. Hailin Hu y su proyecto de Celdas Solares de Perovskita.