Transición Energética: La Experiencia Alemana

Share

Sí en un ejercicio de retrospectiva tuviéramos que ubicar el origen de la Transición Energética en el mundo, uno de esos puntos tendríamos que definirlo en 1973, año en el cual brota la primera gran crisis del petróleo a nivel planetario.

A partir de entonces, el mundo “desarrollado de occidente”, se ve forzado a abandonar su zona de confort que el petróleo del Medio Oriente le había proporcionado para su desarrollo económico e industrial y que lo perfiló como un gran “devorador”, consumidor de energía generada por hidrocarburos baratos y de fácil acceso.

Ante este bloqueo impuesto por el mundo árabe que provocó, entre otras situaciones, la escasez total de gasolinas por semanas enteras en estaciones de servicios de Estados Unidos y varios países europeos, los países del entonces llamado “primer mundo”, entraron en una carrera frenética por “inventar”, por “crear” nuevas tecnologías para la generación de energía.

Es en ese contexto en el cual diversas universidades y centros de innovación de Europa y Estados Unidos, así como de Japón se involucran en la investigación de nuevas tecnologías para generar energía: aquí surge el germen de lo que años más tarde se conocería como Transición Energética.

Es de esta manera como surgen en el estado norteamericano de California las primeras propuestas a nivel experimental de tecnologías para la generación de energía eólica y fotovoltaica en el mundo.

Sin embargo, no es Estados Unidos el país en el cual se da toda una concepción de lo que sería la Transición Energética, que tienen como dos de sus pilares fundamentales la generación de energía eléctrica a partir de tecnologías limpias y los mecanismos para conquistar lo que se conoce como eficiencia energética.

Con toda una serie de aportes tecnológicos, pero también con definiciones desde el ámbito político, uno de los primeros países que dan forma desde la esfera legislativa al concepto de Transición Energética es Alemania en el año 2000; convirtiéndose de esta manera en la nación que provoca el despunte en la generación de energías limpias, renovables, vislumbrando la posibilidad de un mundo sin consumo de hidrocarburos y, por lo tanto, no contaminante.

La historia de Alemania en la Transición Energética es vasta y ha sido referente para varios países en esta materia, sus diversos programas, su experiencia los comparte hoy con varios gobiernos de los cinco continentes a través de una entidad gubernamental conocida como: Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ).

La GIZ como se le conoce en México, es una entidad de cooperación técnica que ha contribuido en la configuración de diversos programas que inciden en la Transición Energética en nuestro país. Su participación ha sido relevante con entidades del Estado mexicano como la Secretaría de Energía, así como universidades y centros de investigación tanto públicos como privados.

Hoy en pv-magazine México, damos cuenta de una entrevista que nos ofreció el equipo de GIZ en nuestro país.

Esta es la primera de dos partes en que habremos de conocer lo que la experiencia alemana ha cosechado en materia de tecnologías limpias y eficiencia energética.

Pv-magazine Mexico: ¿Qué es la Cooperación Alemana para el Desarrollo Sustentable en México? ¿Es una entidad pública y/o privada, y por qué nace?

GIZ: La Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) es la agencia alemana de cooperación técnica internacional para el desarrollo sustentable. Con más de 50 años de experiencia, trabaja en todo el mundo en los más diversos ámbitos bajo los principios del desarrollo sustentable: equilibrio ecológico, participación política, eficiencia económica y responsabilidad social.

Su principal comitente es el gobierno alemán. Asimismo, instituciones de la Unión Europea, de las Naciones Unidas y gobiernos de otros países quienes solicitan su amplia gama de conocimientos y experiencia para que elabore, planifique a detalle e implemente ideas y planteamientos relacionados con transformaciones políticas, sociales y económicas.

Opera en más de 120 países con más de 19 mil 500 colaboradores y colaboradoras a nivel global.

Pv-magazine Mexico: ¿Cuáles son sus principales ejes de acción?

GIZ: Se ocupa de temas como: la promoción de la economía y del empleo, la energía sustentable y el medio ambiente, así como el fomento de la paz y la seguridad. En México el portafolio se enfoca a los temas de energía sustentable, desarrollo urbano e industria sustentable, formación profesional dual, cambio climático, biodiversidad y gobernanza.

Además, trabaja temas transversales como medioambiente, equidad de género, anticorrupción y transparencia, innovación digital, así como cooperación con el sector privado.

Pv-magazine Mexico: A más de 50 años de haber surgido: ¿Cuáles han sido sus objetivos más importantes en el campo de la energía y en materia de sustentabilidad?

GIZ: De manera global la GIZ reconoce la necesidad de expandir el uso de energías renovables y asegurar su eficiencia. Para ello trabaja principalmente en proyectos dentro de las siguientes áreas:

Suministro básico de energía. Desarrollo del mercado para sistemas de energía a pequeña escala, expansión de los esquemas de electrificación rural conectados a la red, promoción de la energía de cocción eficiente, entre otras actividades.

Energías renovables. Asistencia para la expansión del uso de renovables, específicamente energía eólica, hidroeléctrica, solar, y bioenergía (biogás y biomasa).

Eficiencia energética. Aconsejamos a nuestras contrapartes sobre eficiencia energética en edificaciones, así como distintas aplicaciones industriales, casas, municipios y transporte.

Política energética internacional. Diálogo con naciones para promover marcos regulatorios que se orienten a sistemas energéticos sustentables y eficientes.

Pv-magazine Mexico: ¿Cuáles han sido los proyectos exitosos en el mundo en los cuales la agencia ha participado dentro de la esfera energética?

GIZ: Actualmente existen 114 proyectos a nivel global en GIZ en el tema de la energía sustentable, los cuales representan un volumen total de 778,902,473 millones de Euros.

Ejemplos exitosos de proyectos globales en el sector energético son:

-Bolivia, conexión de hogares y aldeas a las redes eléctricas, así como la instalación de sistemas fotovoltaicos y unidades hidroeléctricas a pequeña escala para la generación de electricidad. La GIZ ha brindado energía a más de 400 mil personas en Bolivia.

-Chile, debido al aumento mundial de los precios de la energía, Chile comenzó en 2003 a considerar el potencial interno de las energías renovables. Desde 2004, GIZ ha estado asesorando al gobierno de Chile sobre la creación de las condiciones políticas y legales necesarias para el desarrollo acelerado de las energías renovables. A partir de 2013, hay más de 1,000 MW de energía eólica, hidroeléctrica, bioenergética y solar instalada, y se están evaluando otros 13,000 MW en la evaluación ambiental.

-India, desde 2003 GIZ ha implementado el Programa de Energía Indo-alemán en el cual se han mostrado avances en la legislación de ahorro de energía, para desarrollar obligaciones hacia una amplia gama de consumidores de energía para reducir su consumo de energía. Los altos niveles de inversión en medidas de eficiencia energética dentro del sector industrial de la India han dado resultados visibles: hasta el momento se han ahorrado anualmente alrededor de 300 millones de euros en ahorros de energía.

-IRENA, en 2004, el gobierno alemán sentó precedente al presidir la Conferencia Internacional de Energías Renovables en Bonn. Como resultado y después de trabajo con distintos actores se fundó en 2009 la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA).

Pv-magazine Mexico: ¿Cuál es la concepción de la energía para el Estado Alemán y cuáles son los criterios que sustentan esa concepción?

GIZ: Alemania ha decidido transformar su sistema energético con el fin de cubrir el abastecimiento energético del país principalmente con energías renovables. También apuesta por gestionar la energía de manera cada vez más eficiente, realizando de este modo una contribución importante a la protección del clima. La Transición Energética (Energiewende) es una respuesta hacia una manera de alcanzar un abastecimiento energético seguro, rentable y sostenible. Permite abrir nuevas áreas de negocio, impulsar innovaciones y crear empleo y crecimiento. Al mismo tiempo ser menos dependientes del petróleo y el gas importados del extranjero.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.