“Enfrentar los desafíos requiere de la cooperación entre un gobierno comprometido y un sector de manufacturas eléctricas innovador”

Share

Tomar el pulso de la evolución de las tendencias tecnológicas en cada uno de los subsectores de la industria eléctrica es uno de los objetivos de la Cámara Nacional de Manufacturas Eléctricas, organización industrial en la cual Edgar Bañuelos colabora desde hace más de un lustro.

Rastrear lo que el mercado requiere en términos de tecnología, equipos, sistemas y la capacitación permanente del talento de la industria es otro de los objetivos de la cámara, así como darle seguimiento y contribuir cuando la situación lo requiere, en el diseño y mejoramiento de Normas Oficiales Mexicanas que el Estado propone para fortalecer a la industria.

Como Pv magazine México lo ha reiterado en diferentes ocasiones: El tema de Contenido Nacional es crucial en esta y todas las industrias. Lejos quedó aquel triste testimonio que fue pronunciado hace casi 30 años desde el entonces gobierno federal: ‘La mejor política industrial es la que no existe.’

Proveeduría local, la generación de energía fotovoltaica y el tema que nos ocupa no han estado ausente en nuestras ediciones.

En noviembre del 2018, el entonces presidente de la Asociación Mexicana de Energía Solar, la Asolmex, nos ofreció su punto de vista: “El Contenido Nacional es algo accesorio al edificio (industria fotovoltaica), no es parte de él. ¿Es deseable que cada país desarrolle sus propias cadenas de suministro en cualquier industria? pues claro que lo es. Y esto se debe a una política industrial que hay por sector. ¿Qué hacemos bien en México para apoyar a la industria solar? Pues eso es parte de lo que hay que desarrollar porque ya hay una base industria muy poderosa.”

Aquí la segunda entrega del texto de quien es Gerente del Centro de Competitividad e Innovación de CANAME.

¿Dónde nos quedamos?

Edgar Bañuelos, Gerente del Centro de Competitividad e Innovación de CANAME

Desarrollo de la Electromovilidad

La movilidad eléctrica o electromovilidad se puede definir como el conjunto de sistemas de transporte terrestre, cuya propulsión y funcionamiento se basa totalmente o de forma complementaria en la utilización de energía eléctrica. La cualidad principal asociada a estos tipos de transporte es que contribuyen a reducir o eliminar las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

La transición hacia vehículos eléctricos de transporte es una dinámica que, en menor o mayor grado de aceleración, se está llevando a cabo en todo el mundo. En México la Secretaría de Energía incluyó en el PRODESEN más reciente, la proyección de incremento de autos eléctricos reproducida en la figura 2. Es claro que el crecimiento en los próximos años será exponencial, esperando un consumo aproximado de 9,310 GWh para el 2034 con más de tres millones de vehículos en circulación, que utilizaran total o parcialmente energía eléctrica para funcionar en el transporte público y privado.

CANAME

Dicho desarrollo proyectado para la movilidad eléctrica en México tiene efectos que van más allá de sólo el incremento de la capacidad de oferta de energía eléctrica. Por el contrario, significa un cambio de paradigma en el modelo de transporte y en el desarrollo de infraestructura segura, eficiente y confiable para garantizar la recarga de los vehículos. Dicho cambio es difícil de concebir sin el sustento de la industria de manufacturas eléctricas existente, y sin el desarrollo gradual de capacidad nacional para diseñar y fabricar productos eléctricos, que forman parte medular de los vehículos, como son los motores y los sistemas de almacenamiento de energía.

Cargadores y autos eléctricos. Expo Hannover Messe, Alemania, 2018. Foto: Jorge Zarco

De la misma forma, fortalecer la cadena de proveeduría en torno a la Electromovilidad, se requiere de un marco normativo robusto, con el objetivo, por un lado, de delimitar las condiciones operativas y de seguridad de la nueva infraestructura que se integrará al sistema eléctrico. Y, por otro lado, establecer las directrices para una competencia en igualdad de condiciones dentro de un mercado incipiente, facilitando que las empresas respondan con estrategias para generar nuevos productos, procesos y modelos de negocio.

En consecuencia, resulta claro que acelerar el ritmo de desarrollo de la Electromovilidad en México, depende de un conjunto de acciones cooperativas que deben ser lideradas por instancias públicas y privadas.

Mayor Eficiencia Energética en equipos eléctricos

Desde una perspectiva histórica, una de las tendencias más relevantes para incentivar la innovación en productos que generen, transformen, trasmiten o consuman energía, es la demanda del mercado por soluciones que garanticen una mayor eficiencia en su operación.

Los impactos positivos del incremento de la eficiencia inciden en todas las actividades del sector eléctrico. Dada su aportación en la atención del problema de perdidas, que aún sigue siendo importante para la Red Nacional de Transmisión y de las Redes Generales de Distribución. En el PRODESEN se considera un valor de perdidas totales tanto técnicas como no técnicas para el año 2020 del orden de 38,364 GWh.

En particular, las perdidas técnicas se pueden minimizar con la modernización de las redes, incorporando equipos que han ido alcanzando gradualmente niveles superiores de Eficiencia Energética. A manera de ejemplo, tenemos el caso de los más de un millón y medio de trasformadores de distribución instalados en la red, entre los que existen equipos recién adquiridos que cumplen con los más altos estándares de eficiencia, y aquellos con más de 30 años de operación que contribuyen de forma significativa con las perdidas técnicas de las Redes Generales de Distribución, cuantificadas por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para el año 2019 en 17,260 GWh, equivalentes a 22,285 millones de pesos.

Foto: PV magazine México

Dada la magnitud del problema la Secretaría de Energía en conjunto con la CFE, implementan como parte del PRODESEN el Programa de Ampliación y Modernización de las Redes Generales de Distribución, que contempla en un plazo de cinco años los siguientes objetivos:

1. Satisfacer la demanda de energía eléctrica en las RGD
2. Incrementar la eficiencia en la distribución de energía eléctrica
3. Incrementar la Calidad, Confiabilidad y seguridad en las RGD y en el suministro eléctrico
4. Cumplir con los requisitos del mercado eléctrico para las RGD
5. Transitar hacia una Red Eléctrica Inteligente (REI) a fin de optimizar la operación de las RGD

Evidentemente, garantizar el suministro nacional de productos y materiales eléctricos, tales como: conductores, equipos de medición, transformadores, aisladores, apartarrayos y restauradores, etc. que cumplan las normas actuales de eficiencia y seguridad, resulta esencial para el cumplimiento de dichos objetivos. De aquí la importancia de contar con información oportuna y detallada del programa de adquisiciones contemplado para los próximos cinco años.

Como vemos los desafíos que conllevan las tendencias tecnológicas identificadas a nivel mundial en el sector eléctrico, requieren de la cooperación entre un gobierno comprometido con el fortalecimiento de la industria y un sector de manufacturas eléctricas innovador. Con el objeto de sumar esfuerzos en acciones concretas en los siguientes tres horizontes temporales:

Corto plazo: Lograr una mayor participación de productos que ya se fabrican en el país, fundamentales para modernizar y fortalecer el sistema eléctrico nacional.

Mediano plazo: Desarrollar productos factibles de fabricar con la capacidad actual o con adecuaciones menores, definiendo una ruta crítica para la transferencia de tecnología y subsanando los vacíos en materia de normalización y estandarización.

Largo plazo: Trabajar en el diseño de soluciones integrales basadas en investigación y desarrollo tecnológico, considerando las señales del mercado, las tendencias tecnológicas y capitalizando los beneficios de la vinculación efectiva entre academia e industria.

Las empresas afiliadas a la CANAME son representativas de un sector, que durante 65 años ha participado activamente para fortalecer la industria nacional, y sin lugar a duda, están preparadas para acometer los retos y aprovechar las oportunidades vislumbradas en beneficio del país.

 

3 Ver Grauers, A., Sarasini, S., y Karlström, M. (2013). Why Electromobility and What It Is? En Systems Perspectives on Electromobility.

 

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.