Retos y Oportunidades para la Industria Nacional de Manufacturas Eléctricas

Share

Uno de los ejes torales de toda industria es el fortalecimiento de la investigación, producción y puesta en el mercado de sus productos y servicios generados en el país, justo para motivar el crecimiento de sus empresas y el talento de quienes las integran o en otras palabras, fortalecer la industrial a través de sus cadenas de producción y proveeduría.

Pero ello no excluye retomar lo mejor que se produce en el mundo para enriquecer procesos y estrategias que aceleren el crecimiento, y sobre todo si esa actividad industrial se encuentra en pleno despegue como lo es las Energías Renovables en México.

Sí el país tiene las condiciones geográficas y climatológicas para ser una región con enormes potenciales en la generación de energía fotovoltaica y eólica, la pregunta salta a la vista: ¿Por qué no convertir a México, por qué no colocar los cimientos necesarios para la innovación tecnológica en territorio nacional?

En un mundo globalizado las contradicciones no cesan. Cada país y todas las regiones cuidan sus mercados, botones de muestra hay muchos: Las disputas comerciales entre Estados Unidos y China, por ejemplo. El país asiático intentó comprar una refinería en suelo estadounidense, pero la política energética de Washington bloqueó la operación. Lo mismo intentan hacer congresistas  al declararse en contra de la venta de la refinería Deer Park que busca concretar el gobierno mexicano. Hoy, las vacunas chinas contra el Covid-19 tienen una gran resistencia en mercados de Norte América y Europa.

Desmantelar una industria con el argumento de que es ‘mejor comprar lo ya producido en otras regiones y así evitar tiempos de espera’ tiene graves riesgos. En tiempos de pandemia el haber desmantelado los Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México, Birmex, durante el periodo 2006 a 20012, tuvo y tiene graves consecuencias y las estamos experimentando y padeciendo.

Hoy, Pv magazine México, presenta otro ángulo, una óptica muy atendible sobre la industria de las Energías Renovables: La importancia de la manufactura de equipos para los diversos procesos que posibilitan la generación de energía fotovoltaica y eólica, que conlleva el fortalecimiento del Contenido Nacional. Sí el objetivo es hacer crecer una industria, hagámoslo de manera integral desde todas sus aristas, la creación de mercado y empleos llegara por añadidura.

En esta ocasión presentamos la primera colaboración editorial de Edgar Bañuelos Velázquez, ingeniero electricista y maestro en Economía y Gestión del Cambio Tecnológico por la Universidad Autónoma Metropolitana. Edgar cursó el programa de Especialidad en Energías Renovables en la Renewables Academy AG de Alemania y la Universidad Earth de Costa Rica.

Se especializa en temas relacionados con la gestión de procesos de innovación a nivel empresarial y el análisis de capacidades en ciencia, tecnología e innovación (CTI) a nivel sectorial y regional. Ha colaborado en la planeación y ejecución de proyectos de modernización tecnológica para el sector eléctrico y ha participado en proyectos de evaluación para el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología el CONACYT, el Banco Interamericano de Desarrollo conocido como el BID, y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, la OCDE.

Aquí la primera de dos entregas editoriales que Edgar expone para los lectores de nuestra propuesta editorial.

Edgar Bañuelos, Gerente del Centro de Competitividad e Innovación de CANAME

Hoy más que nunca, las condiciones derivadas de la emergencia sanitaria que prevalecen a nivel mundial, obligan a enfrentar los retos para la reactivación económica mediante soluciones que privilegien el desarrollo tecnológico y la innovación. Como mecanismos clave para incrementar la productividad y la competitividad de los diversos sectores industriales, en un marco donde se privilegie el fortalecimiento del mercado interno.

En particular, la modernización del sector eléctrico, que de acuerdo con la Ley de la Industria Eléctrica contempla las actividades de generación, transmisión, distribución y comercialización de la energía eléctrica, la planeación y el control del Sistema Eléctrico Nacional, y la proveeduría de insumos primarios demandados por estás actividades. Resulta de vital importancia, toda vez que representa una condición necesaria para el crecimiento de todas las actividades industriales y comerciales del país.

En la figura 1, se presenta la proyección del crecimiento de consumo de energía eléctrica a nivel nacional plasmada en el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional 2020-2034 (PRODESEN). Como vemos en términos cuantitativos el desafío es importante, ya que considerando el escenario moderado de planeación en 15 años se consumirá alrededor de 45 por ciento más de la energía que se consume actualmente. Lo anterior, implica una respuesta ágil por parte de la industria de manufacturas eléctricas, para garantizar que sea cubierta la demanda de bienes para el incremento de la capacidad, y para el refaccionamiento y mantenimiento de una cantidad cada vez mayor de equipos en operación.

Asimismo, el fortalecimiento del sector eléctrico tiene un componente cualitativo, ya que demanda la sustitución de materiales y equipos obsoletos por aquellos con nuevas funcionalidades y mejor desempeño, que incorporan los avances tecnológicos en la materia.

CANAME

A nivel mundial, existen un conjunto de tendencias tecnológicas que marcan la ruta de desarrollo y modernización del sector eléctrico, y que independientemente del enfoque de las políticas nacionales de desarrollo industrial y energético, representan un marco de referencia para establecer planes y metas acordes a la dinámica de cambio tecnológico generalizada. Para el caso de México, resultan de particular interés las siguientes:

• Incorporación de Energías Renovables en las redes eléctricas
• Digitalización de procesos y aplicaciones de big data en el sector eléctrico
• Desarrollo de la Electromovilidad
• Mayor Eficiencia Energética en equipos eléctricos

Estas tendencias comprenden, una serie de retos y oportunidades para las empresas de manufacturas eléctricas. Las cuales, al formar parte de un sector industrial esencial para la modernización del sistema eléctrico, deben desarrollar de manera continua productos, procesos, servicios y modelos de negocios innovadores.

A continuación, discutiremos de forma sintética las condiciones e implicaciones de cada una de las tendencias enunciadas.

Imagen: PIRO4D, pixabay

Incorporación de Energías Renovables en las redes eléctricas

Al margen de la actual discusión en torno a la participación estatal y privada en proyectos de generación de energía eléctrica, existen un conjunto de elementos que justifican la impostergable necesidad, de que la matriz de generación de energía eléctrica del país incorpore una mayor cantidad de energía mediante el uso de tecnologías renovables.

En primer lugar, están los compromisos vigentes que como Nación hemos signado, plasmados en la Ley General de Cambio Climático que establece el incremento gradual del porcentaje de generación vía energías limpias, hasta alcanzar el 35 por ciento para el año 2024. Si bien en dichos acuerdos, subyace el objetivo central de reducir los Gases de Efecto Invernadero, contribuyendo así a mitigar los impactos en el Cambio Climático, existe una gama más amplia de cobeneficios que se deben incorporar en la evaluación de los proyectos de energía limpia.

En la promoción de las Energías Renovables ha predominado el argumento de reducción de costos en tecnologías de generación como lo son la solar fotovoltaica y la eólica, lo que las hace cada vez más rentables. Este hecho es irrefutable, pero un desarrollo sustentable de largo plazo debe incluir en la discusión aspectos que resalten otros beneficios. Tal es el caso del desarrollo de la capacidad industrial del país, que este tipo de iniciativas puede representar. Por ello, revierte importancia discutir el beneficio que implica establecer porcentajes de Contenido Nacional, como parte del análisis de proyectos de Energías Renovables, a la par de definir estrategias viables para que este porcentaje se incremente gradualmente.

Lo anterior, permitirá sustentar un plan de desarrollo tecnológico local en torno a las Energías Renovables, que se complemente con procesos de trasferencia tecnológica efectivos, que involucren una derrama de conocimientos y no sólo una relación de proveedor-usuario que a la postre genere una mayor dependencia a las tecnologías dominantes.

Sin lugar a duda, la industria de manufacturas eléctricas en México cuenta con una base de capacidades productivas y tecnológicas, que hacen viable un modelo de desarrollo integral en torno a las Energías Renovables.

Imagen: Siemens

Digitalización de procesos y aplicaciones de big data en el sector eléctrico

La operación de las redes eléctricas modernas requiere capacidad de generar y procesar una gran cantidad de datos, en ciclos de tiempo cada vez más cortos. Para lo cual, es necesario que los equipos que operan en las diferentes actividades del sector eléctrico sean capaces, tanto de generar su propia información, como de recibir información para realizar acciones concretas, lo anterior dentro de una plataforma de comunicación que permita la coordinación y operación del sistema en su conjunto.

La operación segura y confiable de las redes como un sistema optimizado, es una tarea que se hace cada vez más compleja, entre otras cosas por: el incremento de recursos de Generación Eléctrica Distribuida, incorporación de elementos de conmutación basados en electrónica de potencia, conexión de sistemas de almacenamiento, desarrollo de infraestructura de recarga de vehículos eléctricos, etc.

De esta forma, avanzar en la digitalización de los procesos en los que se integran los equipos eléctricos demanda la innovación de productos, incorporando nuevas funciones para pasar de ser elementos pasivos, a representar nodos generadores de información fundamental para la operación óptima de las redes eléctricas, en condiciones normales y ante la ocurrencia de fallas.

Es evidente que la digitalización y la aplicación de soluciones de big data en el sector eléctrico abarca tanto el modelo de oferta, es decir, la producción y suministro de energía, como el modelo de demanda que define los patrones de utilización y consumo de energía. Cabe señalar que en ambos modelos la base tecnológica está soportada en gran parte por manufacturas eléctricas, de aquí que la estrategia de desarrollo tecnológico debe observar las diferentes aplicaciones de big data , por ejemplo:

• Modelos de simulación de incremento de infraestructura en redes eléctricas
• Pronóstico de generación mediante Energías Renovables
• Análisis de fallas y restauración pos-disturbios
• Gestión de activos y optimización de mantenimiento
• Toma de decisiones operativas con información en tiempo real
• Reducción de perdidas técnicas y no técnicas
• Consumo inteligente de energía

1 El concepto de cobeneficios o beneficios colaterales, hace referencia a los efectos positivos asociados con las políticas de mitigación de Cambio Climático en diferentes ámbitos: energético, económico, social, etc. para una mayor referencia ver Helgenberger, S., Jänicke, M. (2017); Mobilizing the co-benefits of climate change mitigation Connecting opportunities with interests in the new energy world of renewables, disponible en línea: https://www.iass-potsdam.de/sites/default/files/files/iass_working_paper_co_benefits.pdf

2 Para una mayor referencia consultar: Gürcan, Ömer Faruk & Yazici, İbrahim. (2017). Big data and energy-A review . https://www.researchgate.net/publication/322570871_Big_data_and_energy-A_review

 

 

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.