Inversión en infraestructura y empleos verdes

Share

Reuniones de Primavera del Fondo Monetario Internacional 2021

En una de las conferencias de prensa que se han generado a raíz de las Reuniones de Primavera y que concluye esta semana, Kristalina Georgieva, Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional manifestó su beneplácito de que, no obstante, los estragos provocados por la pandemia del Covid-19, las consecuencias que sigue generando el Cambio Climático no se están subestimando entre la comunidad internacional.

Georgieva reconoce que temas como la digitalización, la resiliencia climática, la transición a la nueva economía climática, más atención a la igualdad y equidad son asuntos por considerar y todos relacionadas con la industria de las Energías Renovables.

La Directora Gerente del FMI explicó el porque 2021, podría convertirse en el año de la Acción Climática a nivel global:

“Tenemos las estrellas alineadas. Tenemos de la Presidencia del G-7 haciendo de esto su prioridad, así como de la Presidencia del G-20. Acabamos de llegar de la reunión de ministros de Finanzas del G-20, lo que también convierte en una prioridad los trabajos hacía una Acción Climática. Tenemos para fin de año la realización del COP-26. Tenemos la ciencia hablando alto y claro de la necesidad de acción, y también tenemos un entorno multilateral en el que los países están intensificando sus compromisos con el cero neto en 2050; y en el caso de China, 2060. Utilizar esto para construir un impulso fuerte es lo que apoyamos firmemente desde el Fondo Monetario Internacional.”

Nacida en Bulgaria y quien fuera Directora Ejecutiva del Banco Mundial, Kristalina Georgieva, definió los cuatro elementos en la construcción para una Acción Climática global:

Uno, reconociendo que tenemos que avanzar en la definición colectiva de cómo el mundo puede alcanzar su objetivo de cero emisiones neto para 2050 con acciones en este decenio. Lo que hagamos en esta década, definirá si podemos alcanzar este objetivo.

Dos, y aquí es donde el FMI dio un paso adelante, identificando la base para hacer frente a la transición a la economía baja en carbono de una manera que sea beneficiosa en términos de crecimiento y empleos verdes, y analizamos cómo se puede lograr: en primer lugar, poner un precio al carbono; en segundo lugar, invertir masivamente en infraestructura verde; y, en tercer lugar, asegurarse de que aquellos que se ven afectados por los turnos se les da una opinión justa; que sólo hay transición.

Tres, hay un llamamiento para compartir la carga, y es algo que se ha acordado, 100 mil millones de dólares al año de ahora al 2030 para ir a los países en desarrollo. Obviamente eso tiene que hacerse.

Cuatro, y eso nos afecta a todos: “Manos a la obra”. Todo el mundo tiene que hacer lo que está en sus manos. Para el FMI, nuestra fortaleza comparativa, vigilancia, desarrollo de capacidades, integración de los riesgos climáticos en las evaluaciones de estabilidad financiera y datos. Todos estamos jugando con esta fuerza.»

Reuniones de Primavera del Fondo Monetario Internacional 2021

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.