Fotovoltaica, eólica e hidráulica energías resistentes frente al Covid-19

Share

Un estudio realizado por la Agencia Internacional de Energía (AIE) sobre el efecto de la pandemia Covid-19 y las Energías Renovables: “La única fuente de energía que probablemente experimente un crecimiento de la demanda para el resto de 2020, es la solar”.

De la revista pv global

“La energía renovable siempre se quedará corta frente a los combustibles fósiles y nucleares porque la producción solar y eólica no se puede configurar fácilmente para satisfacer la demanda”: Este es un argumento frecuentemente dirigido a la industria de la energía limpia a pesar de los avances registrados en el almacenamiento de energía generada por tecnologías limpias.

Fatih Birol, Agencia Internacional de la Energía. Banco de imágenes del OIEA / Flickr

Banco de imágenes del OIEA / Flickr

Sin embargo, el informe publicado hoy por la AIE, que examina las implicaciones de la pandemia de Covid-19 en los sistemas energéticos mundiales, señala que la naturaleza de la no sincronia de la generación y la demanda de Energías Renovables ha demostrado ser una fortaleza durante la crisis.

El Global Energy Review 2020 también socava la queja frecuente que se escucha en el lobby de las Energías Renovables de que la energía limpia no goza de suficiente apoyo político. Los autores del informe señalan que el despacho prioritario otorgado a las Energías Renovables es una razón clave por la que la energía solar, hidráulica y eólica han demostrado ser resistentes frente a una caída sin precedentes en la demanda de energía.

Una caída inimaginable

Dado que la AIE pronostica que la demanda mundial de energía caerá un seis por ciento este año, las fuentes de generación de electricidad más estrechamente vinculadas a los patrones de consumo están programadas para un momento crítico, según los autores del informe, y se espera que las energías limpias sean los únicos ganadores.

Sobre la base de una recuperación económica gradual “en forma de U” de la pandemia, la AIE estima que la generación de electricidad a carbón caerá más del 10 por ciento este año, como parte de una caída de la demanda del ocho por ciento.

El consumo de gas experimentará su mayor caída en la historia: cinco por ciento, a pesar de que los precios bajos lo redujeron solo un dos por ciento en el primer trimestre, y la demanda de petróleo caerá un nueve por ciento este año debido a la caída de la movilidad y la aviación.

Dado que la electricidad de energía nuclear disminuirá un tres por ciento respecto del nivel récord del año pasado y los biocombustibles afectados por las restricciones de movilidad, se espera que las Energías Renovables sean la única fuente de electricidad que crecerá durante 2020.

La AIE informó que la participación de la energía solar y eólica en la combinación de generación aumentó al nueve por ciento en el primer trimestre, en comparación con el ocho por ciento en el mismo período del año pasado. Ese aumento se produjo a raíz de más de 100 GW de capacidad de generación solar que se agregó en 2019 junto con alrededor de 60 GW de instalaciones eólicas.

El despacho prioritario en parte impulsado por los bajos costos operativos de las plantas de Energías Renovables, como reconoció la AIE, ha sido clave para esa resistencia de Covid-19. La acumulación de energía hidroeléctrica y las Energías Renovables representaron casi el 28 por ciento de la generación de electricidad en los primeros tres meses del 2020.

Recuperación económica

La AIE señala la incertidumbre sobre la producción de energía hidroeléctrica para 2020, dada su dependencia de los niveles de lluvia y temperatura: “La energía fotovoltaica será la que incremente su generación de una manera más rápida de todas las fuentes de Energía Renovable en 2020”.

Sin embargo, el informe mencionó la incertidumbre material que afecta al sector solar a pequeña escala, ya que las instalaciones se “detuvieron o disminuyeron drásticamente” a medida que se introdujeron las restricciones de cierre. Se espera que la incertidumbre económica descarrile o por lo menos retrase los planes de muchos para instalar sistemas fotovoltaicos en techos de viviendas.

El informe de la AIE señala que una recuperación económica más rápida amortiguara el golpe a la demanda de petróleo, carbón y gas; mientras que una recesión prolongada aceleraría aún más el incremento en la participación de las Energías Renovables.

De las varias declaraciones contundentes del informe una de ellas es la que destaca: “Las Energías Renovables son la única fuente de generación que probablemente experimente un crecimiento de su demanda durante el resto de 2020, independientemente de la duración del bloqueo o la fuerza de la recuperación. ”

Emisiones de carbón

La caída en la demanda de energía llevó a la AIE a predecir que el mundo vería la mayor caída en las emisiones de CO2 registrada en ocho por ciento, casi 2.6 gigatoneladas. Sin embargo, el organismo internacional advirte que el repunte de las emisiones podría ser aún mayor, como fue el caso después de la crisis financiera mundial de 2008, a menos que los paquetes de estímulo económico introducidos por los gobiernos fijen la recuperación a condiciones bajas en carbono.

En el informe se hace poca mención al almacenamiento de energía y, sobre el tema de la movilidad eléctrica, la AIE informa que aunque las ventas de vehículos eléctricos (EV) se han mantenido en Europa hasta ahora durante la crisis, han caído aún más que el total de las compras de automóviles en China, el mercado de vehículos eléctricos más grande del mundo.

Sin embargo, independientemente del desglose sector por sector, es poco lo que niega la afirmación del director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol: “La matriz de la industria energética que emerge de esta crisis será significativamente diferente de la anterior”.

 

 

 

 

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.