Expertos y su visión sobre los Certificados de Energías Limpias

Share

La industria energética es uno de los sectores con mayor correlación al desarrollo económico de un país. En cuestión a las Energías Renovables y de acuerdo con el ámbito en el cual se encuentra México, la Reforma Energética, hasta hace días, contaba con un mecanismo de incentivo para que estas jugaran un papel importante en la matriz energética y que, a su vez, contribuyeran de manera positiva al medio ambiente, aprovechando los recursos naturales por la posición geográfica privilegiada que tiene México. Esto se hacía a través de los Certificados de Energía Limpia (CELs).

La decisión tomada sobre asignación de CELs a todas las hidroeléctricas antiguas de CFE y la central nuclear de Laguna Verde llevan implicaciones importantes hacia el futuro de México.

Los CELs se definían con un cierto rango de valor en el mercado, regido por la oferta y la demanda. Este valor se contempló en el financiamiento de los proyectos de energías renovables. Al incrementar tan fuertemente la oferta, disminuyen su valor considerablemente y las corridas financieras proyectadas por inversión privada ya no tendrían sentido en muchos casos. Esto desincentiva la inversión en el país hacía el futuro y podría incrementar costos de energía y potencia para mitigar las pérdidas.

México requiere una inversión de más de cien mil millones de dólares en los próximos 15 años para satisfacer la demanda creciente de energía eléctrica, para la cual el gobierno y CFE requieren y requerirán apoyo. Este cambio en asignación de CELs desincentiva el apoyo en el futuro.

Un freno en desarrollo de proyectos de energías renovables perjudicará principalmente las zonas donde no hay abastecimiento de gas natural disponible. En lugar de que los consumidores acudan a las renovables, tendrán que seguir dependiendo de generación más ineficiente y contaminante.

De acuerdo con fuentes en Estados Unidos, el 29 por ciento de las emisiones que impactan al calentamiento global en nuestro país vecino, provienen del sector electricidad.

La asignación de CELs debe ser un tema estratégico que ayude a impulsar el desarrollo del país, su medio ambiente y su sustentabilidad futura. Para que México se reposicione como un país atractivo, en crecimiento y con gran potencial, es necesario la autosuficiencia energética y el cumplimiento de tratados y acuerdos internacionales de protección al medio ambiente.

También se tiene que ser económicamente competitivo para que los negocios florezcan, la planta productiva nacional atienda las oportunidades que da el mercado interno y también compita en exportaciones aprovechando sus tratados y buenas relaciones comerciales con las principales economías del mundo.

Para que todo esto suceda, las políticas públicas deben planearse estratégicamente para el bien de los consumidores y, por ende, para el bien del país. Con los recursos naturales disponibles, mecanismos de mercado estructurados para incentivar y proporcionar certidumbre, y tecnologías que mantengan a México a la vanguardia, podremos atender la demanda energética creciente, proteger al medio ambiente y asegurar el bienestar de las generaciones futuras.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.