Mujeres en el trabajo

Share

Las mujeres proporcionan una perspectiva invaluable en la fuerza laboral de la industria fotovoltaica. Los estudios han demostrado que el número de mujeres calificadas en el liderazgo produce un mejor rendimiento, y que la representación femenina conduce a una mayor colaboración y equidad en el lugar de trabajo.

Sin embargo, todavía existe una gran división y una representación inadecuada. En la edición global del mes de agosto de nuestra versión impresa Pv- magazine se destacan las contribuciones significativas de las mujeres líderes en la industria solar en sus muchos segmentos, geografías, antecedentes y profesiones.

La industria de la energía solar ofrece una gran promesa.
• Una promesa de aire más limpio

• Costos fijos de electricidad

• Creación de empleo

• Crecimiento económico

• Seguridad energética

• Estructuras descentralizadas

• Acceso a la energía para quienes más lo necesitan

• Y la promesa de abordar lo que muchos consideran el mayor desafío de nuestro tiempo: El Cambio Climático

Un suministro de energía en transformación apoya la creación de un mundo más justo y sostenible, donde las futuras generaciones puedan continuar prosperando. Y la industria fotovoltaica solar está a la vanguardia de liderar esta transformación. De los 11 millones de empleos reportados en el sector de las Energías Renovables en 2018, se estima que 3.6 millones de puestos provienen de la industria fotovoltaica solar.

El sexto informe anual de la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA), publicado a principios de año, reveló que las mujeres representan actualmente el 32 por ciento de la fuerza laboral de energía limpia, significativamente más que el 22 por ciento reportado en la industria mundial del petróleo y el gas.

Del mismo modo, las encuestas nacionales de la Fundación Solar muestran que las mujeres representaban el 26 por ciento de la fuerza laboral de la industria solar de Estados Unidos en 2018, frente al 19 por ciento aproximado en 2013, y una representación mucho mayor que el 13 por ciento aproximado empleado por la industria de petróleo y gas de ese país.

Sin embargo, con solo asistir a una exposición mundial de energía solar es suficiente para identificar el desafío que enfrenta nuestra industria en relación con la equidad de género. En 2019, varios grupos de la industria han elaborado reportes sobre la disparidad que existe con los informes recientemente publicados en relación con el género y la igualdad.

La Energía Renovable de IRENA: Un programa de perspectiva de género encuestó a aproximadamente 1,500 hombres, mujeres y organizaciones de 144 países del sector.

Las respuestas mostraron que sólo el 40 por ciento de los hombres, en comparación con el 75 por ciento de las mujeres, percibían la existencia de barreras relacionadas con el género.

Al observar las barreras para la retención y el avance de las mujeres, los encuestados encontraron que el techo de cristal es el factor más importante.

Coincidentemente, los hombres representaban al menos el 75 por ciento de los miembros de la junta de gobierno en casi la mitad de todas las empresas privadas participantes.

La Fundación Solar y la Asociación de Industrias de Energía Solar (SEIA) lanzaron el Estudio de Diversidad de la Industria Solar en Estados Unidos en 2019, fue una encuesta de casi 300 empresas solares.

El estudio descubrió que casi todos los puestos de nivel ejecutivo están compuestos por hombres blancos (88 por ciento). El informe demostró además una gran discrepancia en los salarios con una brecha de pago de género del 26 por ciento.

El salario medio era de $ 29.19 para los hombres y solo $ 21.62 para las mujeres.

Cambios en marcha

Este año también ha marcado la acción de la industria para promover el género, la diversidad y la inclusión en la fuerza laboral. SEIA y La Fundación Solar lanzaron recientemente una guía de mejores prácticas de diversidad para la industria. La guía proporciona un enfoque estratégico con áreas clave para ayudar a las empresas a mejorar.

“Los líderes principales deben hablar sobre la diversidad, establecer objetivos medibles y hacer que el personal sea responsable de cumplir con estos objetivos”: Andrea Luecke, presidenta y directora ejecutiva de Fundación Solar quien añade: “Para una empresa solar es prioritario establecer objetivos y continuar desarrollando procesos inclusivos, desde el reclutamiento y la contratación hasta las evaluaciones de desempeño y el desarrollo de la fuerza laboral”.

Sunrun, cuyo CEO es Lynn Jurich, aparece en nuestra edición impresa, afirma ser la primera compañía solar en lograr una paridad salarial del 100 por ciento: “El pago justo e igual para todos los géneros y razas es un Derecho Humano fundamental e integral para el espíritu de Sunrun”.

La firma ha desarrollado otros programas para promover la diversidad y la inclusión en el lugar de trabajo, como grupos de afinidad y compromiso con la representación de grupos diversos en todos los niveles de la empresa.

En mayo, SEIA lanzó un desafío de diversidad para alentar a sus miembros y a la industria energética en general a hacer de la diversidad y la inclusión una parte central de la cultura de la empresa. El esfuerzo incluye la presencia en redes sociales mediante el uso del hashtag: #DiversityChallenge y también alienta a las empresas a tomar la promesa de Acción del CEO para la Diversidad e Inclusión.

“No podemos seguir excluyendo y limitando los talentos de grupos de personas extremadamente capaces en el lugar de trabajo profesional”: Abigail Ross Hopper, CEO de SEIA, quien agrega: “Tenemos la responsabilidad sobre nuestras propias acciones y preguntarnos: ¿Estamos haciendo lo suficiente?”

Si bien el progreso parece estar en el horizonte, todavía queda mucho trabajo por hacer para abordar la desigualdad de género y los desequilibrios dentro de la industria solar fotovoltaica. Se pueden implementar esfuerzos para mitigar las barreras de entrada y el techo de cristal para apoyar una fuerza laboral más representativa.

Las políticas y los objetivos de diversidad, las prácticas de contratación, las horas de trabajo flexibles, las oportunidades de tutoría y trabajo en red, y el acceso a la educación y la capacitación, pueden apoyar diversos esfuerzos en la fuerza laboral.

La transición hacia la igualdad de género representa una gran oportunidad para la industria. IRENA estima que los empleos en el sector podrían aumentar de 11 millones en 2018 a 29 millones en 2050, y la organización ha descubierto que el sector de las Energías Renovables atrae a las mujeres de una manera que la industria de los combustibles fósiles no lo hace.

La industria fotovoltaica continúa cuestionando las estructuras de poder globales que existen en el mundo de la energía. La integración de la perspectiva de género muestra una gran promesa para que el mercado continúe liderando la transformación.

Texto original de la colega Erica Johnson, de Pv magazine Group

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.