Por uno… Por dos… O por tres meses. Desde 50 dólares el arrendamiento mensual

Share

Lo que puede ser un éxito en los modelos de negocios en un país no siempre es garantía de que puedan ser replicables con la misma suerte en otras regiones del planeta; pero atreverse al intento nunca está de más.

Hace casi 10 años, el arrendamiento para equipos solares conocido en el mundo de los negocios como el Solar Leasing, revolucionó los esquemas comerciales de las grandes empresas del sector dedicadas al mercado residencial en los Estados Unidos.

Los contratos de arrendamiento y compra de energía permitieron a compañías como Sunrun, SolarCity, Vivint y Sungevity a proporcionar energía fotovoltaica a grandes conjuntos habitacionales de una manera que eliminaba el problema de los grandes costos iniciales de los proyectos y las difíciles condiciones de financiamiento asociadas con la compra de una instalación de demandaba  inversiones de hasta 30 mil dólares.

En los primeros tiempos, este esquema se convirtió rápidamente en el modelo de negocio dominante.

Pero a medida que los préstamos se transformaron y Tesla vio a su filial SolarCity alejarse de su camino de ventas agresivas, el panorama cambio.

Actualmente, la mayoría de la energía solar residencial se vende a través de préstamos y compras directas, y los líderes del mercado son Sunrun y Vivint.

Como de costumbre, Tesla está trazando su propio camino, una vez más.

En una serie de tuits difundidos el pasado domingo, Elon Musk ejecutivo de la firma, reveló una nueva estrategia: ofrecer un renovado sistema fotovoltaico en alquiler.

La compañía ofrece a los propietarios de viviendas instalaciones con un precio de entre 50 y 195 dólares al mes, para sistemas que van desde 3.8 kW a 11.4 kW de potencia.

En Twitter, Musk se muestra optimista sobre la capacidad de la oferta que permitiría a sus potenciales clientes ahorrar hasta 500 dólares al año.

La opción del alquiler elimina cualquier contrato a largo plazo, pero introduce un costo adicional de 1,500 dólares por concepto de desmontar el sistema al final del período pactado.

Lo que puede explicar porque otras compañías aún no han intentado esta opción: un sistema fotovoltaico es un elemento semifijo, y no es fácil desarmarlo una vez instalado.

Actualmente, este tipo de alquiler solo se puede realizar en áreas de servicio bajo el dominio de 20 empresas en seis estados del país vecino, pero un detalle a considerar: la batería Powerwall, importante dentro del equipo, no está disponible en el contrato de alquiler.

El lanzamiento de esta oferta surge inmediatamente después de la decisión de Tesla de vender energía solar a través de su sitio web, y al igual que la opción de alquiler, la opción de compra por el ciberespacio muestra ahorros sustanciales al eliminar varios tipos de costos en la comercialización.

Si bien Tesla proporciona una calculadora para mostrar los ahorros a sus posibles clientes, queda por ver si el ahorro y la facilidad de la transacción por sí sola permitirán que estas opciones revolucionen la intervención de Tesla en el mercado solar residencial.

En el segundo trimestre de 2019, Tesla instaló solo 29 MW de energía solar, una fracción de su participación de mercado cuando SolarCity era responsable de aproximadamente un tercio del mercado solar residencial de los Estados Unidos.