Solar Power México inaugura una nueva época para la FV mexicana

Share

El evento Solar Power México, celebrado por primera vez la semana pasada en el Centro Citibanamex de la Ciudad de México, pertenece ya al club de las ferias de energía solar de todo el mundo que demuestran que esta fuente renovable puede encontrar su camino a pesar de factores como incertidumbre política, marcos regulatorios desfavorables u hostilidad declarada por parte de los gobiernos, en virtud de una tecnología madura y (casi) universalmente reconocida como una de las más baratas para generar electricidad.

Aunque el marco regulatorio mexicano siga siendo suficientemente favorable y el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no haya manifestado una hostilidad abierta en contra de las renovables, la incertidumbre creada por las primeras declaraciones de la administración AMLO en temas de energías limpias podría haber tenido un impacto muy negativo en la feria, que debutaba en el ya concurrido espacio de las ferias de las renovables mexicanas. Y esto no sólo no ocurrió, sino que la misma exposición se volvió en una prueba concluyente de la fuerza y de la confianza en sí mismo que tiene el sector fotovoltaico mexicano e internacional. “El impacto de la incertidumbre política fue limitado, ya que la inercia de crecimiento que trae el sector es tan fuerte que va a ser difícil no poner atención en las renovables y mucho menos en la solar,” dijo a pv magazine el Director del Proyecto Solar Power Mexico & Industrial Transformation Mexico, Eduardo López. “La gente puede verdaderamente reducir el costo de la electricidad a través de la fotovoltaica y detener eso va a ser muy difícil. Creemos que el mercado va a seguir creciendo,” agregó.

Las cifras del evento

Según informan en una nota post-exposición, los tres organizadores de la feria, Deutsche Messe, de Alemania; SNEC PV Power Expo, de China; así como Solar Power International (SPI), de EE. UU.; el número total de los expositores llegó a 78, de los cuales 40 fueron internacionales y el resto nacional. “De los expositores internacionales, 24 vinieron de China; 8 de EE. UU.; tres de España; así como empresas de Israel, Austria, Canadá, Guatemala y Brasil,” se puede leer en el comunicado.

Los organizadores, además, informan de que el número de profesionales de la industria que visitó la primera edición de Solar Power Mexico superó los 5.000 y que, en total, la exposición registró 5.540 m2 de exposición.

Según el mismo López, hay algunos expositores que ya quieren contratar el espacio para el año que viene. “Un expositor de nuestro socio estadounidense nos dijo que hizo más contactos en esta exposición en el primer día de nuestra feria que en otra ferias de renovables aquí en México, eso es más de lo esperado, definitivamente,” agregó.

Según él, además, el perfil de visitante se trata esencialmente de profesionales que tienen intereses específicos, lo cual es algo que permite también a las empresas hacer negocios. “El nivel de las conferencias es el mismo que estamos ofreciendo en el SolarPower International de EE.UU., obviamente el contenido es más tropicalizado, adaptado al mercado mexicano,” dijo también.

Comentando la presencia de muchas empresas chinas, López dijo que esta se debió a la posibilidad que tiene su socio chino de contactar directamente a las empresas en su país. “Pero hay también muchas empresas mexicanas. Excel Solar, el bien conocido distribuidor de productos fotovoltaicos, de hecho, compró uno de los stands más grandes de la feria,” explicó.

Los organizadores cuentan con atraer también a empresas más pequeñas en 2020, de manera que se puedan tener clusters de empresas menos conocidas. “Para la edición del 2020, tenemos la expectativa de crecer un 20% en cuanto al número de visitantes y hacer aún más conferencias y talleres. En este sentido este año fuimos un poco conservadores al no creer que tanta gente pudiera llegar a participar. Lo que queremos, además, es integrar más expositores para tecnologías de almacenamiento, ya que este va a jugar un papel muy importante en el mercado mexicano en los siguientes años,” dijo también López.

Según el registro de las entradas, además, el evento tuvo muy buena recepción en la parte de habla hispana del continente, ya que vinieron especialistas de la energía solar de El Salvador, Honduras, Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador y Argentina. “Nos ayudó mucho el ser reconocidos como SPI México, o sea la versión mexicana de una feria ya muy bien establecida en Estados Unidos,” reconoció también López.

Expositores y visitantes con un alto nivel de profesionalización

La presencia de todos los mayores productores internacionales y asiáticos de paneles fotovoltaicos e inversores es en sí la prueba de que la feria, que fue de hecho el primer evento B2B para la solar de México, atrajo el interés de un espectro muy amplio de empresas solares. Con la sola excepción de Longi, todos los mayores productores de módulos FV del mundo estaban presentes: las chinas Jinko, Trina, GCL, JA Solar, Talesun, Suntech, Jolywood, Canadian Solar, HT Saae, Astronergy y Znshine Solar; la alemana AE Solar, la coreana Hanwha Q Cells y la estadounidense SunPower, que produce también paneles en México en dos fábricas y con más de 1 GW de capacidad de producción. En cuanto a los mayores productores de inversores figuraban entre los expositores empresas como el grupo suizo ABB, la israelí Solaredge, las españolas Jema, Ingeteam y Power Electronics, las chinas Growatt, Sungrow y Ginlong, así como las alemanas Fronius y Siemens, que adquirió el productor Kaco en las últimas semanas.

En cuanto a SPI México, desde nuestro punto de vista, fue una agradable sorpresa, mucho más concurrida de lo que se esperaba, a pesar de que la situación no fue particularmente favorable debido a la cancelación de la subasta,” dijo a pv magazine Alberto Cuter, Gerente General de América Latina de Jinko. “Sin duda, el nivel profesional de la industria solar en México ha crecido mucho y las empresas mexicanas en el mercado son cada vez más competentes tanto para la parte de desarrollo, como para la parte de EPC, así como los instaladores y, obviamente, las distribuidoras de productos,” agregó. Cuter dijo, además, que muchos proyectos de C&I están comenzando a ver un fuerte desarrollo a través de PPAs privados y que esta será la tendencia en los próximos años. “En cuanto a Jinko, presentamos nuestros productos en los que nos centramos en particular en el módulo bifacial Cheetah con 158 celdas que creemos que será el producto más vendido en los próximos años,” concluyó.

Álvaro García-Maltrás, director general para América Latina y el Caribe de Trina Solar, expresó una opinión muy parecida en cuanto al futuro de los paneles bifaciales en México. “Creemos que a partir de 2020 la mayoría de los nuevos proyectos FV a gran escala utilizará módulos bifaciales en México,” dijo a pv magazine. “Nosotros hemos apostado fuerte por esta feria, de la cual somos patrocinador platino, y sinceramente hemos quedado muy satisfechos con el nivel y la calidad de los asistentes, así que seguramente repetiremos”. Según él, fue decisivo el haber participado durante muchos años en el SolarPower International de Estados Unidos. “Esa fue la garantía que nos animó a probar en México y creo que hemos acertado,” comentó. Maltrás cree, por otra parte, que las condiciones estructurales del país de algún modo garantizan que no tendría mucho sentido renunciar a las ventajas de la energía solar. “Seguimos convecidos de que seguirá siendo el mayor mercado fotovoltaico de Latinoamérica,” dijo también.

“La feria ha sido un éxito,” dijo también Armando Negrete, ejecutivo de ABB México. “Tuvimos una cantidad de gente muy importante, pero lo más importante fue la calidad de las personas en conocimientos que estuvieron. Además, todas nuestras soluciones de inversores han tenido muy buena aceptación y los clientes ha reaccionado muy positivamente”. Añadió que el grupo suizo participará seguramente a la edición del evento de 2020.

Ricardo Morales de Fronius México coincidió con ese juicio apreciando sobre todo el nivel de especialización de la feria. “La gente que está viniendo sabe lo que quiere. Hacen preguntas muy específicas. Hay también personas que quieren aprender pero es más bien el gran número de personas especializadas que nos sorprendió mucho,” comentó.

“Nosotros estamos muy felices, ya que llevabamos muchos años luchando para que hubiera una feria enteramente dedicada a la energía solar,” dijo a pv magazine Yusef Kanchi director comercial de la distribuidora alemana Baywa re. “Aquí se reunieron grandes jugadores del sector y vino gente muy especializada, que es lo que nos interesa. Hablo de gente que ya ha avanzado en estos temas o que viene por algo muy concreto. Además, la feria nos ha mostrado que hay una industria fuerte y que va avanzando”, agregó. Según él, además, el sector crecerá en los próximos años sobre todo en la generación distribuida. “A la gente en México le sigue llegando el recibo de la luz siempre más caro y en generación distribuida no tenemos ningún riesgo, ya que el producto fotovoltaico es cada vez más accessible, así como la forma en que tú lo puedes conseguir, o sea prácticamente con un click. Para los clientes comerciales los precios de la energía eléctrica subieron aproximadamente un 60% en 2018. En el segmento comercial el retorno de inversión se calcula ahora en seis y siete años,” explicó.

Pero no fueron solo las empresas internacionales en dar una opinión positiva del evento. “Esta feria está siendo un éxito,” dijo el director comercial de la distribuidora mexicana Exel Solar, Luís González. “Hay una afluencia considerable de dos segmentos muy claros, la parte residencial y la parte comercial e industrial. Una grata sorpesa es que la segunda en particular está creciendo mucho. La gente está muy entusiasmada y muchos que se están metiendo ahora en este negocio. Ha sido bastante interesante la cantidad de gente, así como la calidad y el perfil altamente profesional de las personas que vinieron a nuestro stand,” dijo.

Otra sorpresa positiva fue la presencia de una integradora brasileña, la empresa Sices Solar especializada en proyectos de generación distribuida. “Estamos muy entusiasmados con el mercado mexicano,” dijo a pv magazine el director de la empresa Lucas Troia. “Vendremos el año que viene y con un stand más grande. Queremos replicar aquí nuestro modelo de Brasil para educar a los clientes sobre la calidad, no solo sobre los precios. Estamos llegando con nuevos socios y estamos seguros de que podemos tener éxito en este mercado,” dijo.

Las perspectivas del mercado mexicano

Solar Power México, en definitiva, ha mostrado que los factores fundamentales del mercado solar del país siguen siendo muy buenos a pesar de la incertidumbre política, y en todo los segmentos.

En cuanto a los grandes proyectos, a pesar de la cancelación de la cuarta subasta de largo plazo y de la decisión del gobierno de no convocar nuevos certámenes por los menos para los próximos años, el futuro parece menos sombrío de lo que se podría esperar, ya que mucha confianza han despertado los PPAs bilaterales anunciados en los últimos meses. Este tipo de negocio, además, según explicaron varios observadores, puede asegurar precios más altos que los de las subastas y al mismo tiempo un contrato de suministro estable y a largo plazo.

La generación distribuida es, sin embargo, el segmento candidato a liderar el sector en los próximos meses y años, por lo menos en términos de visibilidad. Los precios de la energía eléctrica para consumidores comerciales e industriales han subido de manera muy rápida en el último año y esta tendencia podría confirmarse en la próxima década, a condición de que no se cambien las reglas actuales, que ya están dando muy buenos resultados en cuanto a volúmenes de crecimiento.

La sorpresa más grata de la feria fue descubrir que las tecnologías de almacenamiento podrían dar lugar a proyectos ya bancables en México dentro de dos o tres años, según dijo el presidente de la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex), Héctor Olea, en una conferencia de la estadounidense Solartracker moderada por pv magazine. “Según la región y el tipo de proyecto, el almacenamiento representará una opción concreta para las renovables en este país muy pronto,” comentó él. Aunque otros observadores indicaron un plazo de viabilidad de tres a cinco años, se puede dar por descontado que el almacenamiento tendrá un papel enorme en el sistema eléctrico mexicano en las próximas décadas sobre todo en virtud de la falta de capacidad transmisión. “Contamos con que los precios de los sistemas de almacenamiento puedan llegar a reducirse a la mitad en los próximos dos o tres años,” concluyó Olea.

En definitiva, la energía solar tiene un futuro asegurado en México, pero tendrá que seguir luchando mucho y en muchos frentes, incluido el de la política, para que no se le pongan trabas de cualquier tipo a su desarrollo. Por otra parte, muchos de los observadores con los que pudimos hablar están convencidos de que AMLO, a pesar de su afición por el petróleo y de sus anuncios de que quiere seguir utilizando el carbón, se convencerá muy pronto de las ventajas económicas ofrecidas por la fuente de energía más barata de todas.