China y otra de sus grandes firmas globales en México

Share

Risen Energy anuncia el inicio de un nuevo proyecto de 117 MW en el municipio duranguense de Canatlán.

De acuerdo con un comunicado divulgado hace algunas horas por PRNewswire, en Ningbo, China, el ingreso formal del fabricante de paneles solares inicia su segundo gran proyecto en territorio mexicano.

La construcción de este parque solar en tierras duranguenses se debe a que la firma asiática tiene un alto reconocimiento por su eficiencia en la industria fotovoltaica internacional.

Con una capacidad instalada total al final del proyecto de 117 MW, se espera que la instalación suministre 269 mil 68 MWh de electricidad de forma anual. Después de un detallado análisis, la empresa china proveedora de módulos fotovoltaicos y contratista llave en mano para el proyecto, proveerá módulos de alta eficiencia con múltiples ventajas que incluyen alta velocidad de salida, alta velocidad de generación de energía y alta resistencia a la temperatura, lo que asegura que la instalación puede adaptarse efectivamente al complejo y cambiante entorno climático del área.

Durante el arranque de las obras de instalación, estuvieron presentes José Rosas Aispuro, gobernador de Durango; Dora Elena González, presidenta municipal de Canatlán, y Wang Hong, presidente de Risen Energy, quien en el acto inaugural manifestó: “Nuestra compañía está avanzando a paso firme en su expansión en México. Mediante su colaboración con numerosas otras empresas, aprenderemos activamente de nuestros socios y nuestra firma constantemente optimizará sus propias fortalezas, una medida para aportar energía renovable, sostenible y de alta calidad para México, Latinoamérica y el mundo, con lo que se creará un nuevo ecosistema saludable y sostenible”.

Impulsada por políticas favorables, Risen Energy ha cimentado una presencia bien establecida en el mercado. Entre los proyectos en que participa Risen figura uno previo correspondiente a una instalación planificada de 300 MW en el mismo estado de Durango, que ya se encuentra en la primera etapa de construcción. Una vez que esté totalmente terminada, la instalación será la estación de energía fotovoltaica con la capacidad instalada más alta no sólo en México sino en toda Latinoamérica.