Los retos tecnológicos están a la vista

Schneider Electric Parque Solar Monterrey, México

Share

La empresa líder en transformación digital de la gestión de la energía y automatización señala que el inicio del nuevo año, trae incertidumbre respecto a lo que podemos esperar en el sector energético debido a su gestión, administración, descentralización y eficiencia, temas todos de interés para los integrantes de la industria en el mundo.

Almacenamiento prolongado de energía renovable

Schneider Electric señala que el almacenamiento de energía juega un papel importante en el balance entre la oferta y la demanda de energía. El Banco Mundial anunció el año pasado un nuevo programa para acelerar las inversiones en el almacenamiento de energía en baterías, de modo que este sistema pueda utilizarse a un costo asequible y a gran escala.

El almacenamiento permite utilizar la energía producida por el viento y el sol en una escala mucho mayor, ya que la electricidad se puede utilizar cuando se le requiera.

Con una creciente tendencia a la adopción de energías renovables, el desarrollo y las mejoras de nuevas formas de almacenamiento harán que los costos sean menores para el usuario final y ampliará el alcance de varias energías limpias.

El desarrollo de la energía fotovoltaica en Latinoamérica en los consumidores de servicios públicos, residencial y comercial se está beneficiando de este impulso.

Blockchain energético y el mundo digital

Para la empresa europea, indica que la descentralización que ofrece el blockchain mejora la eficiencia en el suministro de energía, empoderando a los usuarios a vender o comprar energía directamente de otros usuarios. El blockchain como una alternativa a la digitalización requiere que su acceso sea a través de aprovechamiento de productos completamente conectables.

En un comunicado de prensa de la firma francesa: “Se espera que alrededor de 50 mil millones de dispositivos estén conectados a Internet para 2020, y los datos continuarán creciendo a un ritmo de 50 veces entre 2010 y 2020. Estas estimaciones denotan el enorme potencial para un incremento de utilización del internet de las cosas y su aplicación al sector energético”.

La convergencia entre los dispositivos conectados a una estructura eléctrica y el aprovechamiento de los datos que generan para tomar decisiones estratégicas es una realidad. Monitorear la distribución, prever necesidades y maximizar la disponibilidad y eficiencia de sus redes, así como mejorar la confiabilidad de la energía generada, crea ahorros de costos operativos y energéticos.

El momento de implementar redes inteligentes es hoy

Una mega tendencia que Schneider Electric reconoce como determinante para 2019, y los años venideros es la industrialización, pero paradójicamente se necesita que las industrias reduzcan de manera importante su huella de carbón.

La creciente demanda de energía, la necesidad de reducir las emisiones de carbono y las restricciones en las redes existentes se han convertido en aceleradores de la adopción de redes eléctricas inteligentes; es decir, incorporar “inteligencia” a la operación de las redes eléctricas con el uso de nuevas tecnologías con un propósito: tener confiabilidad y eficiencia, tanto económica como técnica, además de mejorar el aprovechamiento de los recursos.

Cerca del 15 por ciento de la energía se pierde en la fase de transmisión por ineficiencias en las redes eléctricas locales, por lo que el flujo y cantidad de información que genera una red inteligente que permita capturar, mantener y analizar datos sobre el estado de la infraestructura resulta clave.