Una reflexión sobre la suspensión de la Primera Subasta de Largo Plazo 2018

Share

Con esta primera entrega, presentamos algunas opiniones que pv-magazine México, difunde a propósito del comunicado del Centro Nacional de Control de Energía, el CENACE, en relación a la suspensión de la Subasta de Largo Plazo – 1/2018, dado a conocer el pasado tres de diciembre.

Aquí la pluma de Daniel Chacón. Iniciativa Climática México, ICM.

“Recientemente se anunció lo que supone una postergación de la cuarta subasta de largo plazo de energías limpias. Esta postergación se justificó por la necesidad de la nueva administración de revisar y, posiblemente, familiarizarse con estos instrumentos resultantes de la Transición Energética que permiten a la CFE Suministro Básico cumplir con el mandato de la Ley de Transición Energética (LTE).

En efecto, la LTE dispone que todos los suministradores y usuarios calificados, deberán incorporar en sus matrices eléctricas crecientes porcentajes de energía procedente de fuentes limpias, so pena de fuertes multas.

Los porcentajes tienen fechas de cumplimiento, así, para 2018 el porcentaje deberá ser de 25 por ciento, en 2021 será de 30 por ciento, y en 2024 de 35 por ciento.

CFE Suministro Básico es una subsidiaria de CFE que distribuye la electricidad a cerca de 38 millones de usuarios en el país y es, por mucho, el principal obligado a incorporar energías limpias. La mejor manera que ha tenido CFE de ir cumpliendo estas obligaciones ha sido a través de las subastas de largo plazo.

En efecto, en tres subastas realizadas a la fecha, CFE ha logrado adquirir la energía necesaria a precios cada vez más reducidos: en la primera subasta, CFE puso un tope de 79 dólares el megawatt-hora (USD/MWh); la oferta promedio de parte de generadores de energía limpia fue de 47 USD/MWh.

En la segunda subasta el precio promedio fue de 35 USD/MWh, y en la tercera se ofreció la energía a 20 USD/MWh.

Puede verse que CFE está adquiriendo energía mucho más barata que la propia energía que esa empresa produce.

Difícilmente CFE puede igualar estos precios quemando combustibles fósiles en plantas mayormente viejas e ineficientes. Las subastas deben realizarse oportunamente porque construir proyectos de generación limpia puede tomar hasta tres años. Por eso se programó inicialmente la 4ª subasta para este año a fin de que los proyectos ganadores tengan tres años para construirse y estar listos para operar en 2022.

Si CFE no está listo con la energía limpia que requiere pudiera enfrentarse a las multas impuestas por las leyes.

Es entendible que la nueva administración se dé una pausa para revisar y entender el mecanismo de las subastas, pero no debe tomarse demasiado tiempo porque se retrasaría el cumplimiento de las metas de energías limpias.

Estas subastas también son esenciales para cumplir las metas de reducción de emisiones que el país comprometió dentro del Acuerdo de París. Este acuerdo debe cumplirse porque tiene la jerarquía equivalente a un mandato constitucional, y porque, además, quedó remachado en las modificaciones que se hicieron recientemente a la Ley General de Cambio Climático, donde se mandatan estos mismos compromisos. Las subastas han sido el mecanismo más ágil y eficiente para limpiar la matriz eléctrica del país”.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.