El explosivo crecimiento “silencioso” de las energías limpias. Climatescope 2018

Share

La multiplicación de grandes plantas fotovoltaicas y extensos parques eólicos en los cinco continentes está generando un incremento en la capacidad de generación de energía limpia que parece pasar inadvertido por la inmensa mayoría de la población mundial.

Esta semana se dio a un conocer en la ciudad china de Shanghai, un reporte revelador y por lo mismo sorprendente, sobre el desarrollo y el aporte que las tecnologías fotovoltaica y eólica están haciendo al mercado eléctrico global.

El documento es el resultado de un estudio amplio y vasto que realiza anualmente la entidad económica internacional Bloomberg NEF (BNEF), el cual este año lleva por título: “Naciones en desarrollo asumen el liderazgo en la generación de energía limpia en el mundo. Climatescope 2018”.

El reporte se realizó con la participación de 42 analistas de BNEF quienes visitaron 54 países. El estudio se enfocó en las naciones menos desarrolladas de acuerdo con criterios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), pero en el universo se incluyó a México, Chile y Turquía, tres naciones de “economías emergentes”, pero socios de la organización que aglutina a los países más desarrollados del planeta.

¿Por qué el crecimiento vertiginoso, pero silencioso de las tecnologías limpias en la generación de electricidad?

Son tres los factores decisivos:

• La creciente demanda de electricidad

• El sensible descenso en el costo de los equipos y sistemas de las energías renovables en particular, la fotovoltaica y eólica

• Y por los esquemas en la planeación (políticas públicas) para poner en marcha estos proyectos de infraestructura

Estas tres circunstancias, según el reporte, han provocado que las economías emergentes lideren la nueva capacidad de generación de energía limpia y atraigan los fondos de inversión desplegados durante el 2017; año en el cual agregaron 114 GW de capacidad, de este total 94 GW son producto del sol y el viento.

Estos nuevos GW son trascendentes y con un significado muy especial, aunque poco perceptibles entre la población abierta sí se considera la enorme cantidad de emisiones de CO2 que se dejan de emitir a la atmósfera.

El estudio también confronta datos con otras tecnologías generadoras de energía. En 2017, la producida por carbón disminuyó en 38 por ciento a 48 GW, lo cual representa la mitad de lo que se agregó en 2015, cuando se alcanzó un máximo de 97 GW.

Según datos de la organización Coalswarm, actualmente se están planeando la generación de 193 GW de carbón en países en desarrollo, de los cuales 86 por ciento serán generados en China, India, Indonesia y Sudáfrica.

Como en el México de hace algunos años cuando se decía que era muy cara, complicada y difícil de programar la generación de electricidad vía energías renovables, Dario Traum, socio principal de BNEF y gerente de proyectos de Climatescope, afirma que estos argumentos también fueron manifestados en países donde tuvo lugar la investigación: “Hace algunos años, algunos argumentaron que las naciones menos desarrolladas no podían o incluso no debían, expandir la generación de energía con fuentes de cero carbono porque eran demasiado caras. Hoy, estos países están liderando el despliegue, la inversión, la innovación de políticas y experimentando la reducción de costos”.

Otra de las conclusiones contundentes de la investigación es que los nuevos proyectos de energías renovables ahora superan, en promedio, a las nuevas plantas de energía convencional (hidrocarburos) en el precio, pero sin el beneficio de los subsidios que en muchos países les aplican en el mercado.

Climatescope 2018, también reveló que la inversión en energía limpia está fluyendo a más naciones que nunca. A finales del año pasado, unos 54 países en desarrollo habían registrado inversiones en al menos un parque eólico y 76 habrían recibido financiamiento para proyectos solares de 1,5 MW o más.

El financiamiento ha sido determinante en esta evolución. El reporte identifica tres fuentes:

• Bancos de desarrollo

• Agencias internacionales de crédito a la exportación

• Capital privado

Una planta fotovoltaica instalada en una estructura militar de Estados Unidos.

US Army

Ethan Zindler, director para las Américas de BNEF: “Las firmas europeas se han movido agresivamente para financiar proyectos, particularmente en América Latina.

“Naciones en desarrollo asumen el liderazgo en la generación de energía limpia en el mundo. Climatescope 2018”, es un reporte con recursos del Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido, estudio que además incluye un sistema de puntuación para medir cómo las naciones son propicias para la inversión en generación limpia. Cada año, la encuesta clasifica a las naciones sobre esta base y Chile fue el país que registro el mejor puntaje en esta ocasión.

En el 2018, la metodología de Climatescope se renovó para reflejar las realidades actuales del mercado, que han cambiado desde que BNEF lanzó el proyecto por vez primera en 2012, con el apoyo del Fondo Multilateral de Inversiones del Grupo Interamericano de Desarrollo. La metodología actual reconoce que la energía limpia ha alcanzado tal escala que ciertos países ahora son centros de fabricación, mientras que otros están mejor posicionados para beneficiarse como importadores de productos de bajo costo.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.