Innovación de mexicanos en energía fotovoltaica

Share

Uno de ellos y quizá el que está produciendo mayores resultados, hasta ahora, es el Centro Mexicano de Innovación en Energía Solar, el CeMIESol.

Los CEMIEs son agrupaciones en los que participan centros de investigación públicos o privados, instituciones de educación superior, empresas y entidades gubernamentales que tienen el objetivo de trabajar en conjunto sobre proyectos dedicados a desarrollar tecnologías, productos y servicios, que permitan aprovechar su enorme potencial en las principales energías renovables.

Los CEMIEs son centros virtuales, ya que no tienen una sede o espacio físico determinado, pero las organizaciones participantes conjuntan los más especializados departamentos para la investigación aplicada y el desarrollo tecnológico en su área.

En total, estos centros conjuntan a más de 120 instituciones en distintas ramas de las energías renovables, coordinados cada uno por un grupo idrectivo propio y diversos comités de evaluación, monitoreo y seguimiento, tanto técnico como administrativo.

Dr. Rafael García Gutiérrez

El reporte que hoy nos ocupa se inscribe dentro del CEMIESol, un proyecto que es encabezado por Rafael García Gutiérrez, Doctor en física adscrito a la Universidad de Sonora.

El que proyecto que realiza está dentro de la esfera de la producción de electricidad solar mediante sistemas de disco parabólico a partir de fotoceldas de alta eficiencia y dispositivos termoiónicos avanzados.

El objetivo de su investigación es el desarrollar una tecnología limpia, de bajo costo, que permita hacer más eficiente la conversión de energía solar a energía eléctrica. Para ello, el proyecto busca crear nuevos equipos científicos que conjuntarán tres áreas: seguidores solares, óptica (espejos) y nuevos materiales o celdas solares.

Según el reporte que difunde el CEMIESol, al final del proyecto se obtendrán dos prototipos de concentradores solares: el primero, hará uso de celdas basadas en nitruros de galio-indio, las cuales se muestran más eficientes, estables y con poca o nula afectación hacia el medio ambiente en comparación con las basadas en CdTe, GaAs o plomo.

El segundo, utilizará celdas conocidas como PETE (por sus siglas en inglés Photon Enhanced Thermionic Emission) que tienen la peculiaridad de aprovechar tanto la luz solar (provocando el efecto fotoeléctrico) como el calor generado por esta (efecto fotónico). Las celdas tipo PETE tienen la ventaja de poder aprovechar el efecto térmico, sin ser dañadas (como ocurre con las primeras).

Con el segundo prototipo se podrán concentrar hasta 1000 soles en una celda de área aproximada a cuatro cm², provocando un aumento en la temperatura hasta llegar a los 600-700 °C, haciendo más eficiente la salida de electrones del material utilizado.

CEMIESol

El reporte de avanzada que da a conocer este centro es que esta investigación dará lugar a nuevas síntesis de materiales y nanoestructuras; la técnica se verá beneficiada con innovación y posteriores patentes nacionales con posible impacto internacional (en el año 2015 se hizo una solicitud de patente de un generador fototermoiónico, que hoy en día es nuevo a nivel mundial). Adicionalmente, se formarán recursos humanos de alto nivel en el área con conocimiento técnico y científico, que podrán ubicarse tanto en la industria local, nacional o internacional.

El producto de esta investigación se enfoca principalmente hacia los laboratorios de investigación, empresas (centros comerciales, casas habitación, etc.) e instancias gubernamentales que deseen producir y/o distribuir energía eléctrica.

En una próxima entrega habremos de reportar en voz del propio Dr. García Gutiérrez, sus avances de investigación.

Sin duda alguna, los aportes del investigador mexicano contribuirán a fortalecer el necesario Contenido Nacional en esta naciente industria de la energía fotovoltaica.