Plataforma Política, López Obrador y un Deseo Incumplido.

Asamblea Morena

Share

Quizá los pronunciamientos más relevantes dentro de la óptica política, económica, estratégica y sustentable, pero no son lo únicos.

Dentro de la cultura política electoral mexicana existe una costumbre, una disposición que pide a todos los partidos políticos o coaliciones electorales dar forma a una “Plataforma Política”, un conjunto de ideas y acciones a desarrollar a lo largo del ejercicio del poder por parte de quienes conquisten el sufragio popular.

Esa Plataforma Política en el caso de la Coalición Juntos Haremos Historia se dio a conocer, de manera genérica, el pasado 20 de noviembre durante la presentación del Plan de Desarrollo 2018-2024; en el contexto del IV Congreso Nacional del Movimiento de Regeneración Nacional, MORENA, que tuvo lugar en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México.

Estos son los 10 puntos torales en lo concerniente al tema energético haciendo énfasis en el sector hidrocarburos que, en principio, guiarían la nueva administración federal liderada a partir del próximo 1° de diciembre. No obstante, en este decálogo cargado por razones políticas e idiológicas hacia el sector petrolero, se dan “pinceladas” concernientes a las energías renovables.

Aquí un paréntesis. El ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, personaje emblemático de la vida pública-política de los últimos 50 años, y uno de los ideólogos de la izquierda mexicana, se pronunció que daría su respaldo público a aquel candidato presidencial que se manifestara por revertir la Reforma Energética del 2013. Andrés Manuel López Obrador, nunca se pronunció en ese sentido y quizá esa circunstancia lo alejo del apoyo de quien es uno de los defensores de la “industria” petrolera mexicana, de aquélla que conocimos hasta el 2013. Para el anecdotario: el futuro presidente siempre ha manifestado su respeto, admiración y estimación por quien es el hijo del general Lázaro Cárdenes del Río, el presidente de México que exporpió el sector petrolero en 1938.

AMLO y CCS
Andrés Manuel López Obrador y Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano

Fuente: Periódico Regeneración, órgano informativo de MORENA.

En las próximas entregas, Pv-magazine México, desmenuzará lo que el nuevo gobierno federal tiene en planes para cada una de las áreas de producción de la esfera energética, haciendo hincapié en el sector de las energías renovables y en particular en la energía que emana Tonatiuh o Tonatiuhtéotl, el Dios Mexica del Sol.

1. Disminuir la dependencia energética a través de: la flexibilización del mercado de gasolinas, hasta que existan verdaderas condiciones materiales para el establecimiento de un mercado de combustibles. Aumentar el esfuerzo de exploración y producción de gas natural para favorecer el impulso de la petroquímica nacional. Realizar las inversiones necesarias en Petróleos Mexicanos. Recuperar el proyecto de la Refinería Bicentenario en Tula, y analizar la construcción de otra refinería similar en el Golfo de México.

2. Administrar inteligentemente los declinantes recursos petroleros del país a través de: evaluar el desempeño de las licitaciones internacionales de contratos de exploración y explotación. Revisar los procesos de adjudicación y la legalidad de los contratos otorgados. Posponer, hasta que sea modificado su esquema, las alianzas (farmouts) de Petróleos Mexicanos.

3. Acelerar la transición hacia fuentes renovables de energía a través de: aprovechar las fuentes renovables de energía, como la geotérmica, la eólica, la solar y la pequeña hidráulica. Reemplazar combustibles fósiles en la generación de electricidad. Incentivar la autogeneración de electricidad con renovables de energía. Establecer cuotas obligatorias de producción y consumo de electricidad verde. Establecer una estrategia de investigación y desarrollo tecnológico con visión de largo plazo.

4. Racionalizar el consumo de energía a través de: ampliar y acelerar los programas de ahorro y uso eficiente de la energía. Atemperar el consumo de energía en la industria petrolera y la industria eléctrica mediante una mayor eficiencia en los procesos de transformación. Elevar las normas de eficiencia en el uso de petrolíferos en el sector transporte. Impulsar decididamente la cogeneración en todas las industrias. Avanzar en el desarrollo del concepto de ciudades inteligentes (de bajo consumo de energía). Desarrollar en la población una enraizada y comprometida cultura del ahorro de energía y agua.

5. Elevar la eficiencia y la seguridad en la cadena de suministro de petrolíferos y gas natural a través de: concluir, lo más rápido posible, las reconfiguraciones y los proyectos de mejora de combustibles pendientes en el Sistema Nacional de Refinación. Equilibrar la balanza comercial de petrolíferos, privilegiando la reducción de la demanda. Ampliar y modernizar la infraestructura de almacenamiento, transporte y distribución de petrolíferos.

Discutir el nivel social, económico y ambientalmente óptimo de la fiscalidad en los combustibles, de tal manera que permita reflejar los costos ambientales y desmotivar el uso de los automóviles particulares. Mantener un fuerte nivel impositivo, a condición de que una parte substancial sirva para financiar el transporte público, la transición energética y la preservación del medio ambiente. Profundizar y coordinar todos los esfuerzos, hasta eliminar el robo y el Mercado Negro de productos petrolíferos. Ampliar las redes de gasoductos a las regiones que aún no tienen acceso al energético

6. Revalorar el papel de Petróleos Mexicanos en el desarrollo del sector energético a través de: eliminar las asimetrías regulatorias a las que está sujeta la empresa a lo largo de todas las cadenas de valor de los hidrocarburos. Abrogar las restricciones legales que le impiden competir eficazmente en los mercados energéticos dentro y fuera del país. Dotar a la empresa productiva de plena autonomía presupuestal y de gestión. Integrar a PEMEX en una sola empresa y modificar radicalmente su gobierno corporativo, para que pueda ejercer su autonomía.

7. Mejorar la transparencia y la rendición de cuentas en las actividades, las empresas y los reguladores a través de: garantizar la difusión y la consulta pública de autorizaciones, contratos, asignaciones, permisos, alianzas, sociedades, asociaciones, co-inversiones que el Estado conceda o suscriba con particulares. Hacer del dominio público las asignaciones que PEMEX reciba de la Secretaría de Energía. Poner a disposición del público, de manera sencilla y lo más desagregada posible, los resultados de la exploración y la extracción de hidrocarburos. Integrar de manera plural los órganos reguladores, para disminuir la posibilidad de una captura por parte de los intereses privados.

8. Democratizar la política energética, respetar las decisiones de las comunidades y propiciar el fortalecimiento del sindicalismo independiente a través de: diseñar una política energética por los ciudadanos y para los ciudadanos, mediante audiencias públicas y comités ciudadanos. Plasmar esa política ciudadana en un plan nacional energético. Establecer obligaciones de inversión en desarrollo social comunitario en todos los proyectos energéticos. Realizar, con transparencia, las consultas públicas, libres e informadas. Permitir y propiciar, la libertad de asociación sindical de los trabajadores del sector petrolero. Asociar indisolublemente la política energética a la política ambiental y a la política industrial.

9. Impulsar la investigación, el desarrollo tecnológico y la formación de recursos humanos en el sector a través de: establecer una política pública clara y consistente, que defina objetivos específicos y metas para la investigación, desarrollo e innovación tecnológica del sector. Dar a la política tecnológica del sector un seguimiento adecuado y del más alto nivel, por conducto del Consejo General de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación, como órgano responsable de la política y coordinación conforme a lo dispuesto en la Ley de Ciencia y Tecnología. Definir cuáles son las tecnologías críticas a las que se debe acceder, y cuáles son las áreas en las que todavía se puede ser competitivo.

Evaluar los instrumentos actuales, como los fondos sectoriales para la investigación y, conforme a la evaluación de su desempeño y de los resultados obtenidos, reestructurarlos y alinearlos a la política tecnológica del sector. Rescatar del abandono en que se tiene al Instituto Mexicano del Petróleo, al que se orilla a convertirse, en el mejor de los casos, en una empresa de ingeniería, cuando no en una simple empresa de servicios. Lograr que PEMEX se convierta en desarrollador y propietario de ciertas tecnologías, que sean claves para su mejor operación y desempeño.

10. Recuperar las nociones e instrumentos de geopolítica y seguridad nacional en el sector petrolero a través de: evaluar la participación de México en la Agencia Internacional de la Energía, creada para defender los intereses de los países industrializados frente a los productores de petróleo. Explorar la posibilidad de un mayor acercamiento y mejor coordinación con la OPEP.

Establecer que, en el caso de descubrimiento de eventuales yacimientos transfronterizos Pemex deberá ser el operador responsable del lado mexicano. Quitar a los operadores petroleros la posibilidad de establecer regiones sustraídas a la soberanía y control del Estado Mexicano.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.