Necesarios 4,4 billones de dólares en promedio anual para alcanzar la meta del 1.5° C

Share

Días de publicaciones internacionales sobre inversión en energía para el futuro y las restricciones que tuvieron a nivel global en el 2020.

La Agencia Internacional de Energías Renovables, la ya necesaria agencia de consulta global IRENA, actualiza el tema de la generación de energía limpia y las inversiones en su reporte sobre perspectivas de la Transición Energética camino al 1.5° C.

En su texto que invita a la lectura del documento, IRENA estable que acelerar la Transición Energética en un camino hacia la seguridad climática puede hacer crecer la economía mundial en un 2,4 por ciento sobre el crecimiento esperado de los planes actuales dentro de la próxima década.

Una de las metas globales de la agencia es la marca del 1,5 ° C, con la cual se prevé la creación de hasta 122 millones de puestos de trabajo relacionados con la energía en 2050, más del doble de los 58 millones actuales. La energía renovable por sí sola representará más de un tercio de todos los empleos energéticos que emplean a 43 millones de personas en todo el mundo, lo que respaldará la recuperación posterior a Covid-19 y el crecimiento económico a largo plazo.

El nuevo estudio que se da a conocer hoy en la ciudad de Abu Dhabi, prevé que los sistemas de energía basados en Energías Renovables provocan cambios profundos que repercutirán en las economías y sociedades. Son necesarios, indica el reporte, ajustes drásticos en los flujos de capital y una reorientación de las inversiones para alinear la energía con una trayectoria económica y ambiental positiva. Las políticas prospectivas pueden acelerar la transición, mitigar las incertidumbres y garantizar los máximos beneficios de la Transición Energética. La inversión anual de 4,4 billones de dólares que se necesita en promedio es alta. Pero es factible y equivale a alrededor del cinco por ciento de la riqueza mundial registrada en 2019.

Francesco La Camera, Director General de IRENA

Francesco La Camera, Director General de IRENA: “Esta perspectiva representa una caja de herramientas concreta y práctica para la reorientación total del sistema energético global y escribe una narrativa energética nueva y positiva a medida que el sector atraviesa una transición dinámica. Existe consenso en que una transición basada en Energías Renovables y tecnologías eficientes es la única forma de darnos una oportunidad de luchar para limitar el calentamiento global para 2050 a 1,5 ° C. Como la única opción realista para un mundo seguro para el clima, la visión de IRENA se ha generalizado.”

“La transformación energética impulsará la transformación económica”, continuó La Camera: “La Transición Energética es una tarea abrumadora, pero puede brindar nuevas posibilidades sin precedentes para revitalizar las economías y sacar a las personas de la pobreza. La Perspectiva de IRENA aporta un valor único, ya que también describe los marcos de políticas y las estructuras de financiamiento necesarias para avanzar en una transición que sea justa e inclusiva. Cada país definirá lo que es mejor para ellos, pero colectivamente, debemos asegurarnos de que todos los países y regiones puedan obtener los beneficios de la Transición Energética global para un mundo resiliente y más equitativo. Tenemos los conocimientos técnicos, las herramientas, tenemos que actuar y hacerlo ahora «.

La eliminación gradual del carbón, la limitación de las inversiones en petróleo y gas para facilitar un rápido declive y una transición gestionada, así como la adopción de tecnologías, políticas y soluciones de mercado, encaminarán al sistema energético global hacia una ruta de 1,5 ° C. Para el 2050, se requiere un total de 33 billones de dólares de inversión adicional en Eficiencia Energética, Energías Renovables, Electrificación de uso final, Redes Eléctricas, flexibilidad, hidrógeno e innovaciones. Sin embargo, los beneficios superan con creces los costos de las inversiones.

Cuando se tienen en cuenta la contaminación del aire, la salud humana y las externalidades del Cambio Climático, la recuperación es aún mayor, ya que cada dólar gastado en la Transición Energética agrega beneficios valorados entre 2 y 5,5 dólares estadounidenses, en términos acumulados entre 61 billones y 164 billones de dólares por mediados de siglo.

La Perspectiva de IRENA ve la Transición Energética como una gran oportunidad de negocio para múltiples partes interesadas, incluido el sector privado, que cambia el financiamiento del capital social al capital de deuda privada. Este último crecerá del 44 por ciento en 2019 al 57 por ciento en 2050, un aumento de casi el 20 por ciento con respecto a las políticas planificadas.
A las tecnologías de Transición Energética les resultará más fácil obtener financiamiento de deuda a largo plazo asequible en los próximos años, mientras que los financiadores privados evitarán cada vez más los activos de combustibles fósiles y, por lo tanto, se verán obligados a depender de la financiación de capital procedente de utilidades retenidas y nuevas emisiones de capital.

Pero el financiamiento público seguirá siendo fundamental para una Transición Energética rápida, justa e inclusiva y para catalizar la financiación privada. En 2019, el sector público proporcionó unos 450 mil millones de dólares a través de capital público y préstamos de instituciones financieras de desarrollo. En el escenario de 1,5 ° C de IRENA, estas inversiones casi se duplicarán a unos 780 mil millones de dólares. El financiamiento de la deuda pública será un facilitador importante para otros prestamistas, especialmente en los mercados en desarrollo.

Dado que es poco probable que los mercados por sí solos se muevan con la suficiente rapidez, los responsables de la formulación de políticas deben incentivar, pero también tomar medidas para eliminar las distorsiones del mercado que favorecen a los combustibles fósiles y facilitar los cambios necesarios en las estructuras de financiamiento. Esto implicará eliminar gradualmente los subsidios a los combustibles fósiles y cambiar los sistemas fiscales para reflejar los costos ambientales, sanitarios y sociales negativos de los combustibles fósiles. Las políticas monetarias y fiscales, incluidas las políticas de fijación de precios del carbono, mejorarán la competitividad y nivelarán el campo de juego.

Una mayor cooperación internacional y un conjunto integral de políticas serán fundamentales para impulsar un cambio estructural más amplio hacia economías y sociedades resilientes. Si no se gestiona bien, la Transición Energética corre el riesgo de obtener resultados no equitativos, un desarrollo de doble vía y una desaceleración general del progreso. Las políticas justas e integradas seguirán siendo imperativas para aprovechar todo el potencial de la transición energética.

Las políticas, las finanzas y el análisis socioeconómico de hoy completan las avenidas tecnológicas descritas para una vía energética compatible con 1,5 ° C, proporcionando a los responsables de la formulación de políticas un manual de estrategias para lograr resultados óptimos de la transición.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.