Pablo Mulás: La humildad que da la sabiduría

Share

El Dr. Pablo Mulás del Pozo era un hombre con una gran dosis de bonhomía; muchos lo supimos y nos lo hizo sentir. Mi profundo agradecimiento y cariño por ello.

Atento y Generoso al momento de compartir sus profundos conocimientos en temas de la energía en México y sus tendencias en el mundo.

Experto al explicar lo que, para el Consejo Mundial de la Energía, el famoso WEC, era “El Trilema Energético”, una estructura teórica sobre la cual se tejen argumentos sólidos para entender el mundo energético global, desde sus orígenes hasta sus proyecciones con base en tres grandes pilares.

El querido Dr. Mulás fue durante muchos años el líder del WEC en México y en América Latina; pero mucho antes de eso, quien es (difícil escribir en pretérito) un pilar de la investigación en el Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias, INEEL, fue Coordinador de Asesores de la Secretaría de Energía y miembro del Consejo del Sistema Nacional de Cambio Climático.

Nació en la región poblana de Atlixco. Sus estudios superiores los realizó en el área de la Química en la ciudad canadiense de Ottawa; sus conocimientos y habilidades académicas lo llevaron a la Universidad de Princeton, donde obtuvo su doctorado en Ingeniería, y casi al finalizar el Siglo XX, el centro de ciencias de la Universidad de Salford, del Reino Unido, lo distinguió y con su iniciativa la institución se distinguió, al otorgarle el Doctorado “Honoris Causa”.

La vida profesional del Dr Mulás, fue mucho más allá del prestigio que otorga ser parte de centros de investigación a nivel global.

Su compromiso con la escuela pública mexicana fue más que evidente.

Fue hombre relevante dentro del Claustro de investigadores y docentes no sólo del INEEL, sino también de nuestra Universidad Nacional Autónoma de México, del Instituto Politécnico Nacional y de la Universidad Autónoma Metropolitana; instituciones en las cuales se realiza la máxima investigación en México, y justo ahí, el Dr. quiso y pudo realizar algunas de sus propuestas innovadoras.

En días recientes, me enteré de su difícil situación de salud y desde entonces recordé algunas de las enseñanzas del Dr. Mulás y mis encuentros con él donde sus charlas que eran quizá breves, fueron infinitas en sus conocimientos compartidos. Paradójicamente sus conversaciones más que académicas y teóricas, se focalizaban hacia lo humano y de su amor por su país.

Fue asesor y contribuyó con su “Luz» intelectual energética en muchos proyectos editoriales. Sus consejos cuando arrancamos el proyecto “El mundo del Petróleo” (2003-2010), también cuando me ofreció sus orientaciones al iniciar “Pv-mgazine México” (2018), fueron definitivos. Espero haberlos aprehendido con firmeza.

Dentro del INEEL colaboró en otros tantos programas para la difusión de la energía y la cultura que inexorablemente genera.

Sus experiencias del Dr. quedaron plasmadas al dar forma a la revista electrónica “Transición Energética”, editada por un equipo de mujeres y hombres profesionales y conocedores del tema quienes me permitieron ser parte en el arranque de esa gran experiencia profesional. Desde entonces mi compromiso con las instituciones de enseñanza superior públicas es más fuerte y decidido.

Gracias a todos ellos y una vez más, el Dr. Mulás, que también ahí estuvo en esa experiencia editorial.

Hoy, el Dr. Pablo ha trascendido.

En esta ocasión replico una entrevista que Verónica García y Armando Moreno, integrantes del área de comunicación del INEEL le realizaron al Dr. y que fue publicada en la revista “Transición Energética” en su número 2, volumen 1.

Algo más.

Durante el 2016, cuando se me presentaba la oportunidad de saludarlo, me invitaba con insistencia y siempre acudí con entusiasmo: “No se le vaya a pasar la sesión del próximo jueves”, jamás, eran mi respuesta. Eran las sesiones que muchas y muchos esperábamos del Diplomado “Transición Energética” que él coordinaba y que era organizado desde el sector académico del WEC internacional.

Gracias Dr. Mulás.

El Dr. Mulás siempre atento a las convocatorias para analizar, contribuir y cuestionar el panorama energético nacional. Foto de un seminario en línea del INEEL.

Aquí el texto de la entrevista que Verónica García y Armando Moreno de INEEL, le hicieron a nuestro querido Dr. Pablo Mulás del Pozo.

El Trilema Energético

Ha sido Coordinador de Asesores del Secretario de Energía. Director del Programa Universitario de Energía de la UNAM. Asesor de la Rectoría General de la UAM. Coordinador Regional para América Latina y el Caribe del Consejo Mundial de Energía. Miembro del Consejo de Cambio Climático del Sistema Nacional de Cambio Climático. Director General del INEEL, ente otros importantes cargos.

El Trilema energético es un concepto que desarrolló el Consejo Mundial de Energía a partir de la década de 2010 y se refiere básicamente a que, si un sistema energético quiere llegar a ser sustentable, tiene que tomar en cuenta tres importantes vectores, los cuales están ligados entre ellos y deben encontrar un punto óptimo de su manejo, estos son: seguridad energética, equidad energética y el tema ambiental.

La seguridad energética consiste en garantizar que el sistema energético sea altamente confiable desde todos los puntos de vista, desde el suministro de los energéticos primarios hasta la entrega de la energía final al usuario; que sea resiliente a fenómenos climáticos y a ataques cibernéticos, etc. Por otro lado, la equidad energética se refiere a asegurar que toda la población tenga acceso físico a los energéticos comerciales, al igual que acceso económico; es decir, asegurar costos que permitan precios accesibles a toda la población. Y el tema ambiental es minimizar, hasta donde sea posible, las emisiones de gases de efecto invernadero y de gases que causen contaminación local.

Estos tres vectores hay que balancearlos, pues al mejorar uno, puede empeorar otro; hay que buscar la forma de encontrar el punto óptimo. Este es el concepto del Trilema.

Los países tienen diferentes características, por lo que el punto óptimo mencionado será diferente para cada país. Por ejemplo, Japón tiene muy pocos energéticos primarios; la mayoría los importa. Su problema es la seguridad energética porque, entre otros factores, tienen que garantizar que el suministro de energéticos sea confiable; la parte ambiental la manejan muy bien, lo mismo que la equidad energética. México es al revés, es productor de petróleo y gas. Entonces, nuestra dependencia de los combustibles fósiles es del 80% o más, por lo que nuestro problema es la parte ambiental y la seguridad energética, esta última por el tema de la confiabilidad de la producción nacional, pero se puede resolver si nos organizamos bien.

Por otro lado, el doctor Mulás plantea que el Trilema energético está vigente en el contexto del cambio climático, porque uno de los vectores más importantes es la emisión de gases de efecto invernadero. Es un factor que se tiene que tomar en consideración, pero también hay que balancearlo con los otros dos vectores, pues no pueden reducirse las emisiones a cualquier costo, porque entonces buena parte de la población ya no tendría acceso económico a la energía final.

Finalmente, el doctor Mulás comenta: respecto a la energía nuclear como una alternativa energética que puede contribuir a la mitigación del cambio climático. Hablamos de energías limpias como están definidas en la ley de la industria eléctrica: las energías fósiles con captura y secuestro de carbono, la energía nuclear, las energías renovables y la cogeneración eficiente. Estas cuatro tecnologías limpias para la generación eléctrica son las que realmente ayudan a que se reduzcan las emisiones de los gases de efecto invernadero. Entonces, cada país, tomando en cuenta sus características físicas, considera la aportación más adecuada de la energía nuclear a su canasta energética. Por ejemplo, México tiene energías renovables en cantidades muy importantes, de viento, sol, geotermia y biomasa. También tiene acceso a la energía nuclear y a sus propios combustibles fósiles, nada más que para estos últimos tenemos que desarrollar un sistema legal y comercial de captura y secuestro de carbono, y ahí recae la importancia de que el INEEL sea el líder del Centro Mexicano de Captura, Uso y Almacenamiento de Carbono (CEMCCUS).

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.