Eficiencia Energética y Energías Renovables, ejes torales de la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria

Share

Las relaciones entre países no sólo se construyen desde el ámbito gubernamental y diplomático también resulta fundamental la compleja red de instituciones, organismos y asociaciones civiles de diversa índole que se va tejiendo con enormes esfuerzos e iniciativas a largo de años, lustros y décadas.

Es el caso de diversos entes que se construyen desde comunidades específicas como suelen ser las cámaras de comercio e industria, instauradas en todos los países y que hoy son parte fundamental en el acercamiento, cooperación y engrane entre países y regiones diversas.

Es justo el caso de la Cámara Mexicano Alemana de Comercio e Industria, conocida en nuestro país por sus siglas como CAMEXA.

La cámara inició sus actividades en 1929 y es una asociación sin fines de lucro que tiene como objetivo principal: fomentar las relaciones de comercio, inversión y transferencia tecnológica entre México y Alemania.

Hoy cuenta con 800 socios en su membresía y forma parte de la red internacional de las Cámaras Alemanas con 130 oficinas en 90 países.

Bajo la marca “DEinternational” que garantiza altos estándares de calidad, la cámara ofrece servicios de apoyo a empresas de origen mexicano y alemán. Tiene sus oficinas centrales en la Ciudad de México y cuenta con tres representaciones: Puebla-Tlaxcala; Jalisco y Nuevo León-Coahuila, y una oficina en la región Bajío (Querétaro, Guanajuato, San Luis Potosí, Aguascalientes).

Entre los temas más importantes en los cuales trabaja CAMEXA destacan: Eficiencia Energética y Energías Renovables.

En el 2013, la cámara crea su área CAMEXA+Sustentabilidad con la finalidad de asesorar de forma constante y especializada a sus afiliados y a todas las empresas presentes en la República Mexicana en temas energéticos a través de servicios que van desde delegaciones empresariales en temas tecnológicos, comités en energía y sustentabilidad, asesoramiento personalizado a la industria, redes de aprendizaje, una gama de cursos especializados y un diplomado en eficiencia energética (EUREM) con un enfoque a sistemas de gestión, tecnologías y Energías Renovables.

CAMEXA, también apoya el proyecto SolarPayback a través de estudios, transferencia tecnológica y capacitación, y sus oficinas en la región del Bajío se ha especializado en temas energéticos y medioambientales siendo aquel estado uno de los que ha adquirido mayor relevancia por el número de centrales de generación de energía a través de tecnologías limpias, verdes.

Otro tema clave de la cámara México Alemana es su programa de formación dual, el cual apoya a organismos industriales y a empresas mexicanas en la transferencia de este exitoso modelo alemán de formación de técnicos especialistas.

La cámara es también una entidad de certificación y evaluación acreditada ante el Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales (CONOCER), que es una institución del Estado mexicano, sectorizada a la Secretaría de Educación Pública, que coordina y promueve el Sistema Nacional de Competencias para que el país cuente con empresarios, trabajadores, docentes, estudiantes y servidores públicos más competentes.

De forma anual y desde el 2010, a través de la iniciativa mundial para el fomento de exportación en energía para Pymes (Mittelstand Global Exportinitiative Energie, https://bit.ly/3bXyyvS) y Energy Solutions made in Germany», la CAMEXA organiza delegaciones empresariales tanto en Alemania como en la mayor parte en México, como han sido la delegación empresarial en Energía Solar Fotovoltaica, la delegación empresarial en Eficiencia Energética en el Sector Hoteles y la más reciente y de forma virtual, la delegación en Bioenergía: “Aprovechamiento Energético de Residuos Orgánicos”, organizada en conjunto con la Renewables Academy AG (RENEC, https://www.renac.de/) y con el apoyo del Ministro Federal de Economía y Energía de Alemania (BMWi) enfocada a las Pymes por su contribución al empleo.

 

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.