El Consejo Coordinador Empresarial y el Covid-19

Share

Suspensión de eventos, conferencias, foros y capacitaciones

En seguimiento a las recomendaciones de la Secretaría de Salud se recomienda suspender, reprogramar o hacer vía remota toda actividad no esencial que implique contacto de muchas personas, incluyendo eventos masivos, conferencias, foros, capacitaciones, cursos, etc.

Recomendaciones sobre reuniones cotidianas

Reagendar las reuniones no prioritarias. Realizarlas vía conferencia telefónica o de manera virtual cuando se pueda.
Evitar asistir a reuniones, foros, capacitaciones externas de más de 20 personas.
No saludar de mano ni beso.
No compartir alimentos ni utensilios

Recomendaciones de prevención para colaboradores y visitantes

Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón por al menos 20 segundos, o utilizar soluciones a base de alcohol gel al 70 por ciento. Colocar botes de alcohol en lugares accesibles del edificio.
Al toser o estornudar, utilizar el estornudo de etiqueta, que consiste en cubrirse la nariz y boca con un pañuelo desechable o con el ángulo interno del brazo. No escupir.
En caso de utilizar un pañuelo desechable, meterlo en una bolsa de plástico, anudarla y tirarla a la basura; después lavarse las manos.
Evitar tocarse la cara con las manos, sobre todo nariz, boca y ojos.
Limpiar y desinfectar superficies y objetos de uso común en cada escritorio o lugar de trabajo (teléfono, teclado, mouse, escritorio, manijas de puertas). Además de la limpieza diaria por el personal dedicado a ello, se les solicita mantener la higiene por parte de cada colaborador.
Mantener una distancia de 1 metro con cualquier persona que tosa o estornude.
No compartir teléfonos ni herramientas de trabajo; evitar usar escritorio u oficinas de otros compañeros.
Lavar vasos, platos y utensilios que se utilicen; no dejarlos acumular. Tirar apropiadamente servilletas y desechables.
Quedarse en casa si se presenta alguno de los síntomas (fiebre mayor a 38° C; tos seca; cansancio general), y permanecer por al menos 14 días. Avisar inmediatamente al área de Recursos Humanos.
Acudir al médico si se agravan los síntomas

Fortalecimiento de las tareas de higiene y prevención en las instalaciones.

Con el fin de fortalecer la higiene en los edificios, disponer de medidas de limpieza frecuente en las superficies más tocadas, como escritorios, mesas, sillas, manijas de puertas y baños.
Colocar alcohol en gel en la recepción, en cada piso y en las salas de juntas.
Colocar pañuelos desechables y toallitas desinfectantes en zonas accesibles de cada piso, para que los colaboradores puedan mantener la higiene inmediata de sus espacios de trabajo o limpiarlos antes de utilizarlos.
Colocar carteles de prevención en áreas comunes y baños.

Cancelación de viajes al extranjero.

Se recomienda cancelar todos los viajes institucionales al extranjero.
En caso de haber viajado en los últimos 15 días a uno de los países afectados, por favor tener en cuenta las siguientes recomendaciones:
Si viajaste a algún país con transmisión local de COVID-192 y a tu regreso a México presentas signos y síntomas de enfermedad respiratoria (fiebre, tos, estornudos, malestar general, dolor de cabeza, dificultad para respirar), solicita atención médica inmediata e indica tu antecedente de viaje. Avisa inmediatamente a la Dirección de Administración y no acudas a trabajar.
Inicia aislamiento en tu domicilio.
Vigila tu salud hasta dos semanas después de haber estado en algún país con transmisión local de COVID-19

Qué hacer en caso de síntomas

Recomiende a los colaboradores que tienen síntomas de enfermedad respiratoria aguda que se queden en casa y no vengan a trabajar por al menos 14 días.
Asegúrese de que sus políticas de licencia por enfermedad sean flexibles y consistentes con las recomendaciones de salud pública y que los empleados conozcan estas políticas.
Hable con las compañías que le brindan a su empresa empleados subcontratados o temporales sobre la importancia de que los empleados enfermos se queden en casa y aliéntelos a desarrollar políticas de licencia no punitivas.
No solicitar comprobante oficial de enfermedad a los empleados que presenten enfermedades respiratorias agudas para validar su condición o para su regreso al trabajo, ya que las instituciones de salud pueden estar saturadas y no ser capaces de emitir los justificantes de manera expedita.

Los empleadores deben mantener políticas flexibles que permitan a los colaboradores quedarse en casa para cuidar a un familiar enfermo. Los empleadores deben ser conscientes de que es posible que más empleados de lo habitual deban quedarse en casa para cuidar a los niños u otros familiares enfermos.

Los principales síntomas son:
• Fiebre
• Tos, estornudos
• Malestar general
• Dolor de cabeza
• Dificultad para respirar

En caso de presentar síntomas, permanecer en casa por al menos 14 días y seguir las siguientes recomendaciones:
• No automedicarse
• Seguir las indicaciones del médico
• Mantener reposo en casa; acudir al médico si los síntomas se agravan o si perteneces a
uno de los grupos de riesgo.
• No saludar de mano, beso o abrazo
• Lavarse las manos frecuentemente o desinfectarlas con gel con base de alcohol al 70 por ciento
• Consumir diariamente verduras y frutas y, por lo menos ocho vasos de agua simple
• Lavar con agua, jabón y cloro los platos, vasos y cubiertos que utilice.
• Aislarse en lo posible de otros miembros de la familia; tratar de evitar compartir baños y
cocina.

Separar a los empleados enfermos

Se recomienda que los colaboradores que parecen tener síntomas agudos de enfermedad respiratoria (es decir, tos, falta de aire, fiebre) al llegar al trabajo o que se enfermen durante el día, sean separados de otros empleados y enviados a casa de inmediato. Los colaboradores enfermos deben cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo desechable al toser o estornudar (o con la parte interna del codo si no hay pañuelo disponible).

Trabajo flexible y a distancia

En todos los casos en los que sea posible, se recomienda establecer esquemas de trabajo flexible (por ejemplo, teletrabajo) y horarios de trabajo flexibles (por ejemplo, turnos escalonados), para aumentar la distancia física entre los empleados y entre los empleados y terceros.
Hay que asegurar que se tienen la tecnología e infraestructura necesarias para que múltiples empleados puedan trabajar desde casa.

Consideraciones de planificación para las empresas

Todos los empleadores deben considerar la mejor manera de disminuir la propagación de enfermedades respiratorias agudas y disminuir el impacto de COVID-19 en su lugar de trabajo.
Deben identificar y comunicar sus objetivos, que pueden incluir uno o más de los siguientes:
(a) reducir la transmisión entre el personal
(b) proteger a las personas con mayor riesgo de complicaciones de salud adversas,
(c) mantener las operaciones comerciales y
(d) minimizar los efectos adversos en otras entidades en sus cadenas de suministro.

Algunas de las consideraciones clave al tomar decisiones sobre las respuestas apropiadas son

• Intensidad de la enfermedad (es decir, número de personas enfermas, hospitalización y tasas de mortalidad) en la comunidad donde se ubica el negocio;
• Impacto de la enfermedad en los empleados que son vulnerables y pueden estar en mayor riesgo de complicaciones de salud adversas de COVID-19. Informe a los empleados que algunas personas pueden estar en mayor riesgo de enfermedades graves, como los adultos mayores y las personas con afecciones médicas crónicas.

Prepárese para un posible aumento en el número de ausencias de empleados debido a enfermedades en los empleados y sus familiares, suspensión de programas para la primera infancia y escuelas.

• Implemente planes para continuar con sus funciones comerciales esenciales en caso de que experimente un ausentismo superior al habitual.
• Capacite al personal para realizar funciones esenciales para que el lugar de trabajo pueda operar incluso si los miembros clave del personal están ausentes.
• Prepárese para la necesidad de distanciamiento social, turnos de trabajo escalonados, reducción de operaciones, prestación de servicios a distancia y otras medidas para reducir la exposición.
• Evaluar sus funciones esenciales y el nivel de dependencia que terceros y la comunidad tienen de sus productos o servicios. Prepararse para cambiar prácticas de negocio en caso necesario para mantener las operaciones críticas (identificar proveedores potenciales, priorizar clientes, o suspender temporalmente operaciones en caso necesario).
• Considere la posibilidad de cadenas de suministro interrumpidas o entregas retrasadas.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.