“No hay estrés con la Comisión Federal de Electricidad”: Paolo Romanacci, Director de Enel Green Power

Share

En reunión informativa en la Ciudad de México, el director de la firma italiana, al comentar que las Subastas de Largo Plazo (SLP) como mecanismo se están acabando en todo el mundo: “Éstas son una herramienta de planificación para los gobiernos y el mexicano podría continuar con ellas o plantear otro esquema que permita el crecimiento de las Energías Renovables”.

Paolo Romanacci, Director Enel Green Power México

Sobre la posible participación de Enel en los Concursos de Energía de Largo Plazo, esquema paralelo a las SLP, pero promovidos por la empresa privada Bravos Energía, Romanacci comentó que es una posibilidad que la están analizando.

La situación de inseguridad que se registra en los estados de la República en los que opera fue otro tema en su conferencia de prensa: “La situación impacta en los tiempos y costos de la construcción de los proyectos y eventualmente puede ser una barrera para nuevas inversiones”.

Guanajuato, Tamaulipas, Jalisco, Nuevo León, Oaxaca y San Luis Potosí son algunos de las entidades en las que opera la empresa italiana y en estas, señala Romanacci se han registrado situaciones de inseguridad que han afectado algunos de sus proyectos.

Un tema del cual también manifestó preocupación está relacionado con la lentitud que se ha registrado al realizar trámites con instituciones del Estado Mexicano.

Lentitud propia, reconoció el director de Enel, de un cambio de gobierno; sin embargo, esta situación es notoria al interior de la Comisión Reguladora de Energía por el retraso en emitir permisos de generación y contratos de interconexión.

Enel Green Power México opera en 13 entidades de la República Mexicana en las que tiene 19 centrales de Energías Renovables que en total tienen una capacidad de generación de dos mil 118 MW, a los cuales se les sumarán 564 MW de plantas que se encuentran en proceso de edificación siendo una de ellas el activo fotovoltaico Magdalena II, infraestructura que surge gracias a la demanda del mercado de energía eléctrica, pero fuera de los procesos de las SLP.