Exponencial el crecimiento de la Generación Distribuida

Share

En México la capacidad de generación a través del esquema de Generación Distribuida ha llegado a niveles importantes.

Hasta el pasado mes de mayo operaban 94,839 techos solares en todo el país, lo que se traduce en una capacidad de 693 MW, lo que representa un crecimiento del 22 por ciento con respecto al cierre del 2018, en el cual se registraron 570 MW de capacidad de generación.

Este “boom”, así calificado por conocedores del tema, se debe a varios factores, uno de ellos y el principal: la GD hace descender la cuantiosa factura que pagaban de energía eléctrica los hoy usuarios de sistemas solares residenciales y de pequeñas y medianas empresas.

En días recientes, el Banco Interamericano de Desarrollo, el BID, dio a conocer un documento importante sobre el comportamiento del factoraje en 16 países de la región de América Latina.

“Implementación de políticas de medición neta en América Latina y el Caribe: diseño, incentivos y mejores prácticas”, publicado por el BID, señala que los esquemas de medición neta son muy heterogéneos entre los 16 países de la región; no obstante, su acción resulta exitosa en términos de desarrollo para nuevas capacidades.

Los autores de reporte, subrayan cómo la medición neta resulta particularmente importante para que los consumidores domésticos adopten la generación de energía bajo el esquema GD, en una región donde: “la irradiación es una gran ventaja para la viabilidad de la generación solar.”

El estudio hace énfasis sobre los esquemas de reembolso, los cuales son más atractivos para los usuarios que la cancelación de los créditos, agregando que la compensación de crédito a través de una tarifa minorista puede aumentar la remuneración de los prosumidores, pero al mismo tiempo puede traer limitaciones financieras para el servicio eléctrico: “Por otro lado, el precio mayorista puede reducir el atractivo de un proyecto fotovoltaico, pero disminuye el riesgo para el servicio eléctrico”.

Según los expertos del BID, un proyecto de energía solar con una tasa baja de rentabilidad seguiría siendo rentable en muchos casos en la región.